Ultimos Articulos

lunes, 22 de junio de 2009

Cuidado con la influenza AH1N1

¡Cuidado! con la fiebre porcina ahora conocida como AH1N1 porque se ha propagado a varios países del mundo y mucha gente está temerosa. Por eso en este número te ofrecemos algunas referencias de esta enfermedad y la forma de evitarla para no contagiarse.

¿Qué es la influenza porcina?

La influenza porcina (gripa porcina) es una enfermedad respiratoria de los cerdos causada por el virus de la influenza tipo A, el cual provoca brotes comunes de influenza entre estos animales.

¿Qué es lo que se conoce como la “gripe porcina”?

La información que hay hasta el momento no es abundante. Parece tratarse de un virus de origen porcino que se transmitió a los humanos.

¿Cómo se propaga la gripa porcina?

Se cree que esta transmisión es igual a la de la influenza (gripa) estacional en las personas, es decir principalmente de persona a persona cuando las personas infectadas por el virus de la influenza tosen o estornudan. Las personas pueden infectarse al tocar algo que tenga el virus de la influenza y luego llevarse las manos a la boca o la nariz.

¿Las personas pueden contraer gripe porcina por comer carne de cerdo?

No. Los virus de la influenza porcina no se transmiten por los alimentos. Usted no puede contraer influenza porcina por comer carne de cerdo o sus productos derivados. Si se cocina la carne de cerdo a una temperatura interna de aproximadamente 71° C (160° F), se eliminan los virus de la influenza porcina, como también otras bacterias y virus.

Síntomas

Los principales síntomas son muy similares a los de la influenza normal, con mucha presencia de fiebre, estornudos, letargo, falta de apetito y tos. Algunas personas con influenza porcina han reportado secreciones nasales, dolor de garganta, náuseas, vómitos y diarrea.

¿Cómo se transmite entre los seres humanos?

Puede realizarse por contacto a través de tos, estornudo y descargas nasales.

Si los enfermos son niños, es grave cuando constantemente respiran muy rápidamente, su tono de piel es azulado, se resisten a beber líquidos, tienen fiebre con erupción, su estado gripal mejora repentinamente pero casi enseguida regresa con más fiebre y peor tos y, si son bebés, están tan irritables que no quieren ni que los sostengan en brazos. Cualquiera de estos síntomas amerita una visita a la clínica.

Prevensión

Lo más importante es lavarse las manos casi hasta el cansancio.

Extremar el cuidado de su higiene personal lavándose frecuentemente las manos con agua y jabón.

Cubrirse la nariz y boca al toser o estornudar con un pañuelo.

Evitar tocarse los ojos, la nariz o la boca.

Lavarse las manos, alejarse de personas que tosen o estornudan y usar mascarillas que cubran boca y nariz si se está en posibles fuentes de transmisión del virus son las maneras de prevenir el contagio de la enfermedad.