sábado, 2 de abril de 2011

Crece el riesgo de contraer Chagas en 17 municipios

ENFERMEDAD: Son 4 millones de personas que, desde hace poco, cohabitan con la vinchuca.

Más de un cuarto de la población boliviana que habita en 50 municipios, de seis departamentos, está en riesgo de contraer el Chagas, debido a la infestación de la vinchuca, informó el Ministerio de Salud. En 17 de ellos, el riesgo aumentó los anteriores dos años.

El responsable del Programa Nacional de Chagas, Max Enríquez, informó que en el país hay 4.000.000 de personas que corren el peligro de contraer el mal. Seis departamentos del país, Chuquisaca, La Paz, Cochabamba, Potosí, Tarija y Santa Cruz, están infestados con la vinchuca, vector transmisor del parásito Trypanosoma cruzi, que ocasiona la enfermedad.

Enríquez informó que, de acuerdo con un estudio realizado en 2010, en el 70 por ciento de los municipios del país se detectó el incremento de la infestación de la vinchuca. “En 2009, el nivel de infestación fue de 2,4 por ciento, pero en 2010 llegó a 2,6”.

El informe denota que en 2009 se registraron 33 municipios con infestación superior al tres por ciento, cantidad “aceptable” según los parámetros de la Organización Panamericana de la Salud (OPS); sin embargo, para 2010, el número de municipios con presencia del vector, mayor al 3 por ciento, llegó a 50.

INCREMENTO. Enríquez dijo que la propagación de la vinchuca se registró básicamente en tres departamentos. “En Santa Cruz subió de 3,7 a 4,8 por ciento, en Tarija se incrementó de 3,4 a 4,6 por ciento, y en Chuquisaca, de 3 a 4,8 por ciento”.

Según el experto, ese aumento alarmó a la unidad porque significa que en esas regiones necesitan intervención y fumigación. Operativo que se iniciará el 15 de abril.

“Se priorizará el Chaco boliviano, pero la intervención se hará en todos los departamentos con población vulnerable a contraer la enfermedad”.

Manifestó que para eliminar a la vinchuca, se trabaja en coordinación con el Viceministerio de Vivienda, ya que parte de la estrategia es mejorar las casas de esas regiones. “Hay que hacer arreglos en las paredes, los pisos y los techos, ya que las vinchucas viven especialmente en paredes de adobe”.

REDUCCIÓN. Pese a la propagación, el registro también destacó que hay departamentos en los que disminuyó el índice en 2010 respecto de los datos que se obtuvo en 2009.

En el departamento de Cochabamba, la presencia del vector bajó de 2,8 a 2,2 por ciento; Potosí, de 2,4 a 1,2 por ciento y La Paz aumentó de uno a 1,3 por ciento, menor al límite aceptable.

Por ello, el Ministerio, a través del Programa, busca que la Organización Mundial de la Salud (OMS) certifique a la sede del Gobierno como libre de transmisión vectorial para el Trypanosoma cruzi. “Quizá hasta julio, La Paz podría recibir su certificación”.

30 de cada 100 tiene Chagas

De cada 100 personas bolivianas, 30 tienen Chagas, informó el jefe del Programa de Chagas del Ministerio de Salud, Max Enríquez.

Esos datos, manifestó Enríquez, están estratificados, vale decir que la cifra recopilada indica que el 29,8 por ciento de los mayores de 15 años tiene el mal. Por cada 100 personas de ese grupo etario, hay 30 individuos que tienen la enfermedad.

Entre los niños menores de 15 años, el 7,4 por ciento de la población tiene el Chagas; entre los niños de uno a cinco años, la cifra alcanza al tres por ciento.

Aclaró que el Chagas congénito tiene tratamiento, y mientras más rápido se lo realice, será más efectivo.

Asimismo, aclaró que es una enfermedad ocasionada por la picadura de la vinchuca, vector que transmite el Trypanosoma cruzi, y que, aparentemente, Bolivia fue la zona de dispersión del mal ya que el origen sería la ciudad de Cochabamba.

Para destacar

Algunos de los síntomas del Chagas son: fiebre, dolor de cabeza y dolor en otros órganos.

Muchas veces, el mal es asintomático y las primeras manifestaciones se dan después de años.

El Chagas se puede transmitir también por la transfusión de sangre o de algún órgano.


Verónica Zapana

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada