viernes, 1 de abril de 2011

Un “ojo biónico” ofrece esperanzas a los ciegos

Un artefacto que permite ver destellos de luz le ha devuelto a un hombre, cuya vista se fue apagando lentamente en los últimos 30 años, la esperanza de ver algún día el rostro de su nieto.

Un electricista profesional que nació en Grecia y emigró a Estados Unidos cuando era joven, Elias Konstantopoulos, se dio cuenta a los 43 años de que su visión se deterioraba cuando distraídamente se probó las gafas de un familiar y percibió que veía mejor con ellas que sin ellas.

Inmediatamente consultó con un médico, que descubrió que su visión periférica se estaba deteriorando.

Fue diagnosticado de una enfermedad incurable conocida como retinitis pigmentosa, que afecta a cerca de 100 mil personas (una de cada 3.000) en Estados Unidos.

Diez años después ya no podía ver lo suficiente como para seguir trabajando. Cuando en 2009 su médico le pregunto si quería sumarse a un tratamiento con una tecnología futurista que incluía un dispositivo de electrodos en su ojo y una cámara inalámbrica, Konstantopoulos no lo dudó.

Ahora, cada mañana se pone las gafas, se sujeta el artefacto inalámbrico en su cintura y se para frente a la ventana o en el patio a escuchar el sonido de un coche. Cuando pasa uno, dice que puede ver pasar un bloque de luz.

También puede distinguir objetos luminosos de colores contra fondos negros, y que puede orientarse solo en una habitación al distinguir una ventana abierta o una puerta que deja entrar la luz.

El dispositivo, conocido como Argus II, está fabricado por la empresa californiana Second Sight. Fue recientemente aprobado en Europa, y en Estados Unidos es motivo de esperanza para pacientes como Konstantopoulos. “Sin este sistema, no puedo ver nada; con este sistema, existe alguna forma de esperanza”, dijo.

El artefacto es parte de un cada vez más amplio campo de conocimiento conocido como neuromodulación, que ayuda a la personas a recuperar capacidades perdidas como la vista, el oído o el movimiento por estimulación del cerebro, la espina dorsal o los nervios.

Otros “ojos biónicos” disponen de una minicámara, colocada sobre una lente, que captura imágenes y las envía a un procesador que puede guardarse en el bolsillo. El dispositivo transmite una señal a la unidad dentro de la retina que estimula las neuronas, que a su vez mandan las imágenes al cerebro.

Los invidentes por lo menos tendrán un acercamiento mínimo de la realidad con pequeños rayos de luz que el cerebro podrá reconstruir en imágenes imperfectas ya que esta invención no es del todo perfecta y naturalmente no existe ciencia alguna que supere o iguale la creación humana.

Los avances de la tecnología
# Ciencia La ciencia está a punto de lograr un milagro donde tecnología y medicina se unen para decirle adiós a un mundo de tinieblas.


# Biónica La biónica es la aplicación de los conocimientos biológicos al diseño y fabricación de dispositivos electrónicos y mécanicos, y parte de la base de que el cuerpo humano tiene una carga eléctrica natural: las células son microbaterías con la vigésima parte de la carga de una pila de 1,5 voltio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada