miércoles, 6 de abril de 2011

Venta de la pastilla en la calle y en farmacias es irrestricta

Comprar una pastilla de misopostrol en farmacias, en laboratorios clínicos o de personas particulares que se dedican a la venta de este medicamento es muy fácil.

El misopostrol es un fármaco utilizado para la prevención de úlceras gástricas y, en obstetricia, para la maduración del cuello uterino. En Bolivia, la venta de ese medicamento está permitida solamente en farmacias y con receta médica retenida.

Según la jefa de Control de Farmacias del Servicio Departamental de Salud (Sedes), Dra. Aleida Camacho, la venta de este medicamento se realiza de manera indiscriminada en Cochabamba, incluso existe misopostrol que entra al país de contrabando y sin registro sanitario, que se comercializa fuera de las farmacias.

Camacho informó que en los operativos realizados a farmacias del centro de la ciudad, en las áreas periféricas y en provincias se ha decomisado un número incalculable de estas pastillas.

“Lastimosamente hay profesionales que se prestan a estas cosas, para ganar unos centavos más. Nosotros hemos sacado botes, cajas y pastillas sueltas de farmacias que comercializaban misopostrol de contrabando o que lo hacen sin receta medica”, dijo.

La venta de misopostrol sin receta médica tiene una sanción económica. Según Camacho, las farmacias que se dedican a hacer negocio con este medicamento y no tienen un registro de recetas médicas, son pasibles a una multa de Bs 3.000 por mala praxis de dispensación de receta, además del decomiso de sus medicamentos.

Si el misopostrol que comercializan en las farmacias es de contrabando, se emite otra sanción por Bs 3.000.

La jefa de Farmacias del Sedes indicó que los bioquímicos deben vender las pastillas por tratamientos completos y no de manera fraccionada.

EN LA CALLE El nombre comercial de misoprostol es conocido por algunos jóvenes y adolescentes de Cochabamba. El precio por cuatro unidades oscila entre Bs 200 y Bs 900.

Las personas que comercializan esta pastilla incluso han creado un foro en internet donde se dan números de celulares de las personas que venden este fármaco.

OPINIÓN  llamó a uno de estos celulares, una mujer contestó y dijo que las pastillas tenían un costo de Bs 200 y que podían ser vendidas a cualquier hora.

“La entrega es personal, nos podemos encontrar en algún lugar. En la bolsita de las pastillas existe un manual de indicaciones para el procedimiento del aborto”, indicó una mujer que contestó el celular.

La información que está en la red es enorme. Hay innumerables páginas que abundan sobre el medicamento, su uso y venta.

Además del internet, existen anuncios que se publican en diarios locales donde se oferta la pastilla de una manera camuflada con mensajes como; “¿Tienes problemas por embarazo? Nosotros solucionamos tu problema”.

USO DE LA PASTILLA El misopostrol es un medicamento que tiene bondades para proteger la mucosa gástrica, para el tratamiento de prevención de úlceras gástricas, erosiones inducidas por drogas y para úlceras activas, duodenales y gástricas.

Para todas estas afecciones, el misopostrol debe ser usado en su tratamiento completo, que comprende entre 26 y 28 pastillas.

En las contraindicaciones de este fármaco está el uso de parte de mujeres embarazadas y en etapa de lactancia.

Camacho explicó que el mal uso de este medicamento en mujeres embarazadas provoca contracciones en el útero para que el feto se desprenda del cuerpo de la madre y salga expulsado.

“El uso de este medicamento con este fin es un delito, pero las jovencitas se dan modos para conseguir el fármaco. Una de las amigas le dice a la otra y la voz se va pasando de una a una, hasta dar con la persona que pueda venderles el misopostrol”, señaló.

PÍLDORA DEL DÍA DESPUÉS La píldora del día después que se comenzó a comercializar en Bolivia hace seis años no es un medicamento que provoca un aborto.

El ginecólogo del maternológico German Urquidi, Antonio Pardo, explicó que esta hormona es un método de prevención del embarazo, que retrasa la ovulación si la paciente está en un día fértil para embarazarse.

“Al retrasar la ovulación se evita que se dé el embarazo, pero si la paciente lo toma cuando ya ha ovulado, la pastilla no evitará el embarazo”, dijo.

NOTA En toda la investigación no se utilizó el nombre comercial de la pastilla de misopostrol para evitar su mayor comercialización en el medio y su uso de parte de las adolescentes embarazadas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada