lunes, 22 de agosto de 2011

1 DE CADA 4 BOLIVIANOS TIENE SOBREPESO

Un estudio realizado el 2010 detectó a 35.315 personas con signos de obesidad y sobrepeso en el país, según Esbenca Mauri, epidemióloga del Programa de enfermedades no transmisibles del Ministerio de Salud.

Los departamentos con mayor número de personas con sobrepeso, según ese trabajo, son: La Paz, donde se llegó a identificar a 13.400 personas, Cochabamba con 9.026 y Santa Cruz con 5.405. “Sin embargo, la información de Santa Cruz no parece muy correcta”, advirtió Mauri. Lo que fue corroborado por Roxana Barbero, responsable del Programa de Enfermedades no

Transmisibles del Sedes (Servicio Departamental de Salud) Santa Cruz. Esta funcionaria informó que alrededor del 30% de la población cruceña padece de la enfermedad de obesidad y cerca del 26% presenta problemas de sobrepeso; es decir, tres de cada 10 personas mayores de 25 años padece el problema.

En el departamento de La Paz, la ciudad de El Alto muestra un mayor número de personas con sobrepeso. Según Mauri, esto se debe a que en esa urbe hay muchas personas dedicadas al comercio, lo que implica una forma de vida sedentaria: están sentadas gran parte del día en un puesto de venta, comen allí mismo platos ricos en carbohidratos (fideos, papa, arroz) y casi nada de ensaladas. Casi “no se mueven”, es decir, no hacen ejercicios.

Para el endocrinólogo Javier Córdoba, existe una causa para la obesidad y es el “exceso en la comida y el sedentarismo, lo que genera una serie de disfunciones hormonales”. La mala alimentación hace que “suba la insulina”, lo que predispone a otra enfermedad: la diabetes.

En Bolivia, según Mauri, el 95% de las personas que padecen problemas de peso se lo deben al “estilo de vida”. El restante 5%, claramente minoritario, presenta alguna enfermedad por factores de disfunción hormonal (causas endógenas).

Masa corporal

La OMS (Organización Mundial de la Salud) define como obesidad el estado en el que el índice de masa corporal o IMC (cociente entre el peso del individuo y la estatura elevada al cuadrado) es igual o superior a 30 kg/m². Y el sobrepeso se presenta cuando el IMC es mayor o igual a 25 kg/m².

Entre los jóvenes, un factor que determina la presencia de obesidad es la vida sedentaria y los malos hábitos alimenticios. La dependencia de los juegos electrónicos, la adicción a programas de televisión, el chat y la escasa actividad física son una realidad en muchas personas de corta edad. Si a ello se suma el consumo excesivo de la comida “chatarra” (hamburguesas, lomitos, chorizos, pollo frito, papas fritas, pizza y gaseosas), el resultado es el surgimiento de lo que se reconoce ya como “una epidemia del siglo XXI”.

Según Mauri, el número de niños con obesidad en América Latina y en Bolivia es alarmante. “En el país, un 25% de los niños presenta obesidad en algún grado”.

La Razón presentó el 16 de septiembre del 2010 la historia de Manuela Jiménez, una mujer de 43 años que residía en Santa Cruz. Ella, debido a una depresión a consecuencia de la violencia psicológica de la que era víctima por parte de su esposo, empezó a comer descontroladamente, al grado de haber llegado a pesar 200 kilogramos. Manuela pidió ayuda para adelgazar, pues su vida se complicó: no podía moverse por sí misma y menos trabajar. La gente aportó para su tratamiento. La mujer bajó de peso, pero finalmente falleció el 15 de julio.

Queda el testimonio de Manuela: “Mi esposo me decía: ‘Estás gorda, hedionda’ Y yo callada veía cómo se iba con otras mujeres. Para no renegar, seguía comiendo de todo”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada