martes, 23 de agosto de 2011

7 de cada 10 pacientes que sufren quemaduras son menores de 15

El diagnóstico corresponde a Javier Velásquez, de la FundAcción Pro Centro del Quemado, quien explica que las quemaduras son un problema de salud pública, cuyas causas y efectos estan relacionados a factores socioeconómicos y culturales.

En ese marco, uno de los segmentos más desfavorecidos es el de los pobres, dado la precariedad de sus condiciones de vida; por ejemplo usan vela en lugar de energía eléctrica y las conexiones de electricidad son precarias en sus viviendas, dos factores desencadenantes de incendios.

“Se ha hecho un diagnóstico epidemiológico retrospectivo del 2006, ahí se vio que normalmente las quemaduras son por la mala manipulación de la garrafa (mucha gente usa velas para “aprovechar” al máximo el rendimiento del envase), por el derrame de líquidos calientes, por diversos castigos que infligen a los niños sus progenitores o curaciones caseras”, dice.

Johanne de Champlain, enfermera voluntaria de Canadá que apoya en el Hospital del Niño de La Paz, cita como ejemplo los castigos con que algunos padres queman a los niños con plancha u otros objetos calientes “para escarmentarlos”. Sobre las curaciones caseras, dice que hay quienes obligan a los niños a sentarse sobre ladrillo caliente para, supuestamente, evitar que orinen en la cama. A ello se suma que muchos niños se quedan solos en casa, sin la supervisión de un adulto.

Velásquez aclara que si bien la incidencia de personas que sufren quemaduras no es alta, respecto a otros males, el impacto es mayor, no sólo por el costo que demanda tratar una quemadura, sino por el tiempo que demanda recuperarse de una. “Son casos en los que se necesita tiempo y recursos económicos. Por cada cirugía se gastan al menos Bs 8.000 a 10.000 y las intervenciones pueden ser varias y durante años; luego corresponde un proceso de fisioterapia que puede llevar dos años, siempre que el paciente no haya sufrido una infección”, dijo.

Otro impacto en el paciente, aún más difícil de tratar, es el social, debido a que por su aspecto la persona pierde autoestima, más aún cuando está impedida de desempeñar una labor.

Expertos invitados

Al evento asistirán dos expertos de EEUU, cuatro de Chile, tres de Bolivia y a uno de Canadá y Brasil.

Expertos en la materia perfilarán un protocolo

Del 25 al 27 de agosto, expertos de cinco países se reunirán en la ciudad de La Paz en el Primer Congreso Boliviano de Quemaduras para elaborar normas de protocolo para el manejo y traslado de pacientes, informó Javier Velásquez, de FundAcción Pro Centro del Quemado.

“El objetivo es contribuir a la validación de normas de rehabilitación en primer, segundo y tercer nivel de la salud con enfoque preventivo. Se tendrá la presencia de profesionales extranjeros”, dice.

Explica que en el encuentro se tocarán temas como el tratamiento integral del paciente quemado, el ambulatorio, anestesia y tratamiento del dolor, fisioterapia y rehabilitación integral, cirugía reconstructiva de secuelas, cubierta cutánea, manejo psicológico, contexto socioeconómico, manejo de enfermería y el aporte de privados en el tratamiento en niños.

El evento de tres días se realizará en el auditorio de la Universidad Privada Franz Tamayo.

22 niños para una sala con 15 camas

El pabellón Quemados del hospital infantil Manuel Ascencio Villarroel de Cochabamba colapsó ayer. Las 15 camas que posee son insuficientes para atender la gran cantidad de pacientes que llegó al nosocomio, informó el director de la unidad médica, Óscar Romero.

Sólo durante el fin de semana, 10 menores que sufrieron quemaduras requirieron internación y ayer la cifra seguía en aumento mientras el personal habilitaba espacios y camillas para atenderlos. “Es una etapa muy difícil, porque requerimos personal, pero no hay, ahora estamos colapsados, son 15 camas y tenemos 22 pacientes, ¿qué vamos a hacer?, no sabemos”, dijo el galeno

Cinco menores aguardaban una cama y los pacientes seguían llegando. Adriana Villarroel (5) arribó de emergencia desde Punata. “Cuarenta por ciento de su cuerpo está quemado, cara y brazos, pero está estable”, informó Romero.

Gasolina derramada en el piso de la cocina provocó las quemaduras; su padre, Andrés, no la vio. No me explico qué hacía ahí, tal vez entró por curiosidad y se metió al fuego, yo me metí para sacarla”, contó el padre que también resultó con heridas.

Una vez que Adriana fue curada, él intentó llevársela, “no querían internarla, los amenacé con hacerlos llevar a la Policía”, dijo el médico, ya que estos casos son muy delicados y requieren de seguimiento para evitar infecciones.

¿Qué son las quemaduras?
Son heridas producidas por calor extremo, productos químicos, electricidad u objetos muy calientes. La quemadura es una descomposición del tejido orgánico producida por el contacto del fuego o de una sustancia cáustica o corrosiva que provoca una llaga, ampolla o impresión; es decir, son agresiones graves de la piel que pueden afectar no sólo a este órgano sino a los tejidos y a otros órganos que se encuentran debajo de la epidermis.

Hay tres tipos de lesiones
Se clasifican en tres: las de primer grado lesionan la epidermis (capa externa de la piel) y pueden deberse a exposiciones prolongadas al sol o contacto con objetos calientes. De segundo grado afectan a la epidermis y a la dermis (las capas superficial e intermedia de la piel) y el dolor depende del grado de afectación. En las de tercer grado, la piel se quema en su totalidad, llegando incluso a la grasa, músculos, tendones, vasos sanguíneos o huesos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada