lunes, 8 de agosto de 2011

Banco de leche materna, una opción para salvar a cientos de niños

La leche materna donada tiene una serie de importantes beneficios demostrados, sobre todo para ayudar a niños prematuros o de bajo peso, así como en lactantes con enfermedades como enterocolitis necrotizante, displasia broncopulmonar, u otras infecciones

Marcela Guzmán, de 28 años, tiene una hija de ocho años. Cuando recién nació, la niña no recibió leche materna debido a que su mamá no tenía y debieron recurrir a la mamadera. A los pocos meses la bebé comenzó a padecer cólicos y problemas gastrointestinales porque desarrolló una alergia a la lactosa. Los médicos explicaron que una de las razones fue la falta de leche materna en la pequeña.


“En los primeros meses sufrí mucho al ver llorar a mi hija por los fuertes cólicos que le daban cuando ella tomaba leche en polvo o ingería algún alimento que contenía lactosa. Por eso celebro esta iniciativa de la creación de un Banco de Leche Materna que servirá de mucho a las mujeres que, como yo, por algún motivo no producimos este alimento esencial para nuestros bebés”, indica Marcela.

Testimonios
Sandra Abasto tiene tres hijos y a todos les dio su leche materna hasta el año, aproximadamente. “Creo que es lo mejor que las madres solo le demos pecho a nuestros hijos por lo menos en los primeros meses de vida, ya que aparte de ser el mejor alimento para el bebé, se genera una unión y un nexo indescriptible entre la madre y el niño. Es un momento muy hermoso, yo lo disfruté muchísimo”, afirma.


A su vez Marianela Romero tiene tres hijos y a todos les dio su leche materna hasta el año y medio y considera que a través de este alimento se crea un vínculo indisoluble entre la madre y el bebé. “Gracias a Dios tenía mucha leche y pude amamantar a mis pequeños durante más de un año. Esta iniciativa del Banco de Leche Materna es excelente para ayudar a los bebés que nacen prematuramente y la madre no puede dar de mamar a su niño”, indica.

El emprendimiento
Frente a los incontables casos de bebés prematuros cuya existencia se vio truncada debido a que la mamá carecía de la posibilidad de brindarle su leche, el Rotary Club Grigotá asumió el compromiso de buscar los mecanismos para instalar en Santa Cruz un Banco de Leche Materna (BLM). Como base para el emprendimiento contaba con la experiencia que existe en países como Argentina y Brasil, donde se redujo la mortalidad de criaturas con la instalación de este tipo de centros asistenciales.


Pedro Sevilla, en su condición de presidente del Rotary Club Grigotá, cuyo cargo acaba de entregar a la nueva directiva, y el comité de damas rotarias dirigido por la señora Mercy de Sevilla, impulsaron la iniciativa. Establecieron contacto con las autoridades de su institución a nivel regional y nacional, y también en el plano internacional. Una vez asegurada la dotación de los equipos, coordinaron con la Maternidad Percy Boland y la Gobernación departamental para materializar el proyecto.

¿Cómo es un Banco de Leche Materna?
Se toma como analogía lo que es un Banco de Sangre (BS), que sirve de auxilio a quienes lo precisan en tantos casos de emergencias que se presentan.
Este tipo de banco, explica el médico Pedro Sevilla, es un centro donde se recolecta y se conserva la leche de madres donantes.
Esa leche se ofrece a bebés que la necesitan y que no pueden obtenerla de sus propias mamás.

Experiencias
En algunos países, como Brasil (con cerca de 200 bancos), existe una red nacional que cubre prácticamente a todos los bebés que lo necesitan.
En Europa el número es más reducido, pero va en aumento en Francia, Alemania e Inglaterra.

¿Quién puede donar?
Cualquier mujer que esté dando de mamar a su hijo y que tenga un buen estado de salud que le permita someterse a la actividad extra de sacarse leche para donarla.
Se descarta a las fumadoras, las que toman ciertas drogas o fármacos sin control médico, las que consumen alcohol, las que padecen enfermedades crónicas o infecciosas y las que han tenido algún riesgo de contraer enfermedades de transmisión sexual.

¿Cuántas veces se puede donar?
Mercy de Sevilla explica que la mujer que tenga leche y esté dando de mamar a su hijo, puede donar todas las veces que quiera durante el tiempo de amamantamiento.
Agrega que no se admite a ninguna madre que se extraiga la leche con la única finalidad de donarla.

¿Qué trámites se van a seguir?
El doctor Pedro Sevilla expresa que la mujer deberá tomar contacto con el banco, donde se le harán los análisis de salud si es necesario, para corroborar el buen estado físico y asegurarse, por el futuro de la criatura, de que la donante no es portadora de algún tipo de enfermedad o infección.

¿Cómo se reúne la leche?
La leche materna se la saca a través de un extractor, con todos los cuidados higiénicos y laboratoriales necesarios. De ahí pasa al recipiente de conservación. Para entenderlo mejor, se siguen los mismos pasos y procedimientos que con la donación de sangre, solo que en este caso es la leche de la madre.
Todas las donaciones se etiquetan en función de los días que han pasado desde el parto, la fecha de entrega y la edad del hijo de la que hace el obsequio de su leche. Así, después se puede elegir el alimento más adecuado a las necesidades nutricionales e inmunológicas de los bebés receptores.

¿Dónde se guarda?
Una vez pasteurizada, la leche materna se almacena en recipientes de diferentes tamaños y se congela hasta su distribución.

¿Tiene algún costo?
La donación de leche materna es voluntaria y completamente altruista. La recepción por parte de los bebés es también gratuita y son los neonatólogos y pediatras quienes se hacen cargo de supervisar este proceso.
Los datos sobre las donantes, la fecha de entrega y las fichas de los receptores se tratan de forma confidencial, de la misma forma como se lo hace en los bancos de sangre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada