martes, 16 de agosto de 2011

Piedritas que dañan el riñón

Son como piedritas que se forman en los riñones y provocan fuertes dolores. Los cálculos renales son acumulaciones similares a piedras que se forman a partir de sales minerales, y pueden llegar a alojarse en el riñón o en el conducto renal. Si no se tratan, aquellos que bloquean el flujo de orina pueden dar lugar a complicaciones serias, incluyendo infecciones recurrentes y lesión renal.


En muchos casos se puede prevenir la recurrencia de los cálculos renales con cambios simples en el estilo de vida, como beber más agua o cambiar la dieta personal, especifica el nefrólogo Juan Pablo Mérida "Los cálculos urinarios se forman más frecuentemente en los riñones y por esta razón a veces se los llama cálculos renales. Sin embargo, estas piedras urinarias (o cálculos) son clasificadas con mayor precisión de acuerdo a dónde se descubren primero, en los riñones, los uréteres (conductos renales), o la vejiga", añade.

DISTINTAS FORMAS. La formación de cálculos renales es una enfermedad llamada nefroliatiasis o urolitiasis y es muy molesta y dolorosa para quienes la padecen, es muy común de las vías urinarias. "Los cálculos renales pueden ser de diversos tamaños, tan pequeños como un grano de arena, lo que hace que puedan ser eliminados por la orina sin ser notados o tan grandes como una pelota de golf, pueden ser lisos o de forma irregular y generalmente son amarillos o marrones", explica el experto.


Dependiendo del material o de las combinaciones de químicos que los formen, se pueden identificar cuatro tipos principales de cálculos: Los de calcio, los de estruvita, los de ácido úrico y los de cistina.

PARA RECONOCER. Los síntomas, generalmente aparecen súbitamente. Estos incluyen: fuerte dolor de espalda; náuseas y vómito ocasional; imposibilidad de estar parado, sentado o acostado cómodo; y sensación de ardor intenso durante la micción o sangre en la orina.

FACTORES DE RIESGO. Según una estimación, 1 de cada 10 personas desarrollará cálculos urinarios alguna vez en su vida. Los factores de riesgo incluyen:


Género: Por lo general, los cálculos se desarrollan en hombres, quienes son 2 a 3 veces más propensos que las mujeres a desarrollar este problema. Edad: La mayoría de los cálculos ocurren en hombres de entre 40 y 60 años. Estilo de vida: Los factores incluyen sedentarismo, hacer una dieta rica en proteínas animales; y no beber suficiente agua. Antecedentes familiares; e infección crónica de las vías urinarias.

SOLUCIÓN Y CUIDADOS. La mayoría de los cálculos se descubren después de que causan los síntomas, por lo que es importante acudir al médico para que realice el tratamiento adecuado, este varía de acuerdo con la localización, el tamaño, y la composición química del cálculo. Dependiendo el tipo de cálculo, los cambios en el estilo de vida pueden ayudar a evitar la recurrencia. A la mayoría de los pacientes se les aconseja beber grandes cantidades de agua: más de 14 vasos al día, también se puede recomendar una dieta con bajo contenido de proteína animal. Recuerde que es mejor consultar con un profesional.

MÁS AFECTADOS

Por los cálculos renales son los hombres, a partir de los 20 años.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada