miércoles, 18 de abril de 2012

Tatuajes que salvan vidas

IDENTIFICADORES | SON MUY ÚTILES EN CASOS DE EMERGENCIA Y AYUDAN TANTO AL PACIENTE COMO A LOS MÉDICOS.

Una pulsera, un collar y hasta un tatuaje pueden salvar una vida. Parece exagerado, pero las personas que padecen una enfermedad crónica, alergias o los familiares quienes sufren algún tipo de demencia, como el alzhéimer, saben que estos accesorios cumplen una función vital.

A simple vista parecen solo adornos, pero orientan a los servicios de emergencia médica para identificar una dolencia y les indican el tratamiento adecuado que deben realizar. En otros casos permiten reconocer la identidad de la persona que los porta, llamar a sus familiares o ayudarlos a regresar a su hogar.

El caso de los diabéticos es paradigmático. Se recomienda que siempre carguen una identificación (puede ser un carné, pulsera o medalla) que indique que sufren de la enfermedad, porque en los casos de hipoglicemia más graves pueden desmayarse y hasta entrar en coma. La hipoglicemia es frecuente en las personas diabéticas que toman insulina y es una dolencia que provoca que baje el azúcar en la sangre a niveles extremos.

“Personalmente utilizo varias formas para identificarme, algunas veces llevo conmigo el dog tag (medalla que usan los militares), que está marcado con mi nombre, el tipo de diabetes y el tipo de sangre; y en mi billetera tengo un carné que indica mi condición de diabética”, cuenta la bloguera colombiana Carolina Zárate (31) en blogdiabeticotipo1.blogspot.com, sitio en el que relata su convivencia con la enfermedad desde que se la diagnosticaron en 2004. Zárate dice que en la misma cédula con sus datos personales tiene incluida una nota que dice: ‘Soy diabética tipo 1. No estoy ebria ni drogada, si estoy inconsciente o tengo un comportamiento extraño puede ser causa de una reacción asociada a mi diabetes tipo 1. Por favor, si puedo tragar denme azúcar disuelta en agua u otras bebidas azucaradas y llévenme inmediatamente al hospital’”.

Un recurso novedoso y que tiene cada vez más adeptos en Estados Unidos es el uso de tatuajes como forma de identificación. Es muy popular, sobre todo entre los diabéticos que utilizan diseños creativos.

Estos accesorios les pueden salvar la vida en caso de quedar inconscientes “Son especialmente prácticos para aquellos que trabajan en lugares en los que no está permitido portar colgantes”, comenta Barb Wagstaff, fundadora de la asociación canadiense Diabetes Advocacy a BBC Mundo.

Los tatuajes informativos tienen además la ventaja de que no se rompen o pierden como puede ocurrir con los otros identificadores.

Algunos endocrinólogos sugieren que para darles más utilidad, los tatuajes médicos deberían establecer algunos estándares, como la ubicación en el cuerpo donde es mejor colocárselos y la información que pueda ayudar a los paramédicos en las emergencias.

Otros especialistas advierten que si un diabético quiere hacerse un tatuaje de este tipo, lo primero que debe hacer es consultarlo con su médico para evitar infecciones, realizar los cuidados adecuados y evitar otro tipo de problemas.

PARA UN MEJOR CONTROL

Los que definitivamente no pueden optar por el tatuaje son las personas con trastornos de coagulación, es decir aquellos cuya sangre no se puede coagular para evitar el sangrado (como es el caso de hemofílicos) porque los pinchazos les provocarían hemorragias, pero sí les son útiles las pulseras, cadenas y tarjetas. Actualmente la Federación Boliviana de Hemofilia (FBH) está trabajando junto con el Ministerio de Salud en un proyecto de carnetización de las personas que padecen esta enfermedad en el país.

“El gran problema que tenemos es que en Bolivia no contamos con laboratorios que permitan diagnosticar con precisión si el trastorno de coagulación que sufre la persona es leve, moderado o severo, lo que nos permitiría saber qué tratamiento es el más adecuado y las dosis de medicamentos que requiere. El objetivo de este proyecto, que esperamos concretar este año, es que contemos con esa información para realizar los carnés que incluyan ese dato y otros personales que les será muy útil cuando, por ejemplo, tengan que ir a un odontólogo, se les tenga que realizar alguna cirugía o sufran algún accidente”, explica Víctor Manuel Ponce, presidente de la FHB.

Esta entidad sin fines de lucro cumplió el mes pasado tres años y ya es parte de la Federación Mundial de Hemofilia (WFH) y ha establecido vínculos con entidades similares de Estados Unidos, que los están colaborando para el diseño de las cédulas y para que sirvan fuera y dentro del país. Las personas y familiares de aquellos que sufran de algún trastorno de coagulación de su sangre pueden visitar la página electrónica www.hemofiliabolivia.com, recibir información y dejar sus datos.

NECESARIAS

La neuropsicóloga Ninoska Ocampo, del directorio de la Asociación de Alzheimer de Bolivia (AAB), explica que para las personas que sufren esta enfermedad es indispensable que se cuente con algún tipo de identificador, ya que la desorientación y el olvido son recurrentes en la sintomatología de esta afección. “En la primera fase la persona tiene olvidos recurrentes, en la segunda sufre de olvidos y una desorientación muy profunda y en la tercera hay la pérdida del lenguaje y de muchas otras actividades cognitivas. Entonces la utilización de algún recurso que pueda identificar a esa persona, saber dónde se puede ubicar a la familia o al cuidador es fundamental, porque pierde la noción de tiempo y de espacio y muchas veces distrae a sus familiares y sale de su casa sin rumbo”, afirma Ocampo.

Es por eso que la AAB desarrolló un programa que se llama “Retorno Seguro”, que capacita a los oficiales de Policía y suboficiales para atender estos casos. A ellos también les sería más fácil trabajar si la persona cuenta con un identificador visible de que indique que padece de la enfermedad.

La neuropsicóloga comenta también que se han utilizado carnés, medallas y pulseras con los datos de los pacientes, pero sin buenos resultados, ya que es frecuente que las personas en su inconsciencia se los saquen. Hasta ahora el identificador más exitoso es una pulsera, similar a la que se utiliza actualmente para ingresar a las fiestas o eventos, pero es de un material mucho más resistente, que permite introducir en la parte central de ella un papel con los datos de la persona. A través de la AAB se ha tramitado que una institución similar de Suiza les done una partida de las mencionadas pulseras. Ocampo indica que esperan contar con ellas hasta mediados de este año y que serán entregadas de forma gratuita a los familiares de personas que sufren esta enfermedad. Lo único que deben hacer para ello es ponerse en contacto con la asociación, que cuenta con representantes en casi todos los departamentos y a través del blog: asociacionalzheimerbolivia.blogspot.com.

La especialista indica que este tipo de recursos es también útil en personas que sufren otros tipos de demencias o en enfermedades como el Parkinson que puede derivar en una especie de demencia y que recursos como las manillas, pulseras y otros identificadores, pueden evitar una tragedia.



1. Un modelo de tatuaje que utilizan algunos diabéticos para dar cuenta de su enfermedad y llamar la atención de los paramédicos en casos de emergencia.

2. Existen diseños de medallas y esclavas realizadas con buena calidad y cómodas para llevarlas en cualquier ocasión.

3. Estas pulseras incluyen un USB, en el que se puede incluir hasta la historia clínica de la persona.

4.Una original pulsera de silicona para niños alérgicos ya sea al maní, el huevo, leche o cualquier otro alimento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada