Ultimos Articulos

sábado, 5 de mayo de 2012

Halitosis, ¿qué la produce?

Llámelo mal aliento o halitosis, es una condición desagradable que causa vergüenza. Algunas personas con mal aliento ni se han dado cuenta del problema. Si le preocupa el mal aliento, consulte a su dentista. Él o ella le pueden ayudar a identificar la causa y, si se debe a una condición dental, puede desarrollar un plan de tratamiento para ayudar a eliminar el problema.

Lo que usted come afecta el aire que exhala. Ciertos alimentos, como el ajo y la cebolla, contribuyen al desagradable mal aliento. Una vez se han absorbido los alimentos al torrente sanguíneo, sus productos metabolizados se transfieren a los pulmones, donde se expulsan. Cepillarse, usar el hilo dental y los enjuagues bucales solamente ocultarán el olor temporalmente. Los olores continuarán hasta que el cuerpo elimine el alimento. Los que están a dieta pueden desarrollar aliento desagradable por comer con poca frecuencia.

Si no se cepilla ni usa el hilo dental diariamente, se le quedarán partículas de alimentos en la boca que acumularán bacterias que causan el mal aliento. Los alimentos que se acumulan entre los dientes, en la lengua y alrededor de las encías se pueden descomponer y dejar un olor desagradable.

El mal aliento también puede ser causado por el problema de la boca seca (xerostomía) que ocurre cuando el flujo de saliva disminuye. La saliva es necesaria para limpiar la boca y remover las partículas que pueden causar olor. La boca seca puede ser causada por varios medicamentos, problemas de las glándulas salivares o por respirar continuamente por la boca. Si sufre de boca seca, su dentista le puede recetar una saliva artificial, o sugerirle usar dulces sin azúcar y aumentar la cantidad de agua que consume. Los productos de tabaco causan mal aliento. Si usa tabaco, pídale a su dentista sugerencias para dejar el hábito.

El mal aliento puede ser signo de algún problema médico, como una infección localizada en las vías respiratorias, sinusitis crónica, drenaje postnasal, bronquitis crónica, diabetes, disturbios gastrointestinales, o enfermedad del hígado o de los riñones. Si su dentista determina que tiene la boca saludable, podría referirlo a su médico de cabecera o a un especialista para determinar la causa del mal aliento.

Es esencial mantener una buena salud oral para reducir el mal aliento. Programe visitas regulares al dentista para recibir limpiezas profesionales y chequeos. Si cree que tiene mal aliento constantemente, anote los alimentos que come y haga una lista de los medicamentos que toma. Algunos medicamentos pueden jugar un papel en la creación de los olores en la boca. Déjele saber a su dentista si ha tenido alguna cirugía o enfermedad desde su última consulta. Cepíllese dos veces al día con una pasta dental con fluoruro para remover las partículas de comida y la placa dental. Una vez al día, use el hilo dental o un limpiador interdental para limpiar entre los dientes.

Los enjuagues bucales generalmente tienen efecto cosmético no duradero sobre el mal aliento. Si tiene que usar constantemente algo para refrescar el aliento y disimular el olor desagradable en la boca, visite a su dentista. Si necesita más ayuda para controlar la placa dental, su dentista le puede recomendar un enjuague bucal especial antimicrobiano. El enjuague bucal con fluoruro, usado en conjunto con el cepillado y el hilo dental, puede ayudar a prevenir las caries dentales.