martes, 12 de junio de 2012

Expertos dicen que el café o los energizantes no son recomendables antes de los 12 años.

Son bebidas de moda, su consumo es alto por los efectos que prometen. Jóvenes, mayores y ancianos las beben y son productos que podemos conseguir con facilidad. Estamos hablando de la Coca Cola, el café y los energizantes. Se pueden encontrar en cualquier lugar, ya sea en el colegio, el cine, entre otros. Pero, ¿es bueno que los niños de 9 a 12 años la ingieran? Consultado al respecto, el pediatra Juan Sandoval Vargas señala que el consumo de estas bebidas en los niños es innecesario y que más bien pueden ser perjudiciales para su organismo. "Los niños de por sí son hiperactivos, porque su metabolismo está más acelerado", dice.

Efectos. Ante ello, el profesional explica que si las beben estarán más exaltados, "alterando de esta manera los nervios". No obstante, reconoce que son bebidas que aumentan las energías; sin embargo, no aconseja su consumo, puesto que el organismo se acostumbra y se habitúa a la sustancia y no es bueno a tan temprana edad.

Peligroso para la salud. Además, tienen bastante azúcar y gas, entonces pueden producir gastritis. "No es recomendable para el aparato digestivo", recalca el pediatra. En cuanto al café, dice que en exceso no es recomendable, si bien los niños pueden tomar, tienen que hacerlo de vez en cuando y como mate, "no cargado".

Supervisión. Según la nutricionista Jeannete Calatayud, entre estas tres bebidas los energizantes son los más preocupantes, puesto que tienen sustancias como la cafeína y abundante azúcar, que producen en el cuerpo un "estado de alerta mayor".

Daños. "El cuerpo de un menor que no está todavía preparado para resistir estos tipos de productos puede sufrir severos daños en el hígado, el riñón y el corazón. Dejando así una posibilidad de tener un futuro problema hepático, debido a los conservantes que contienen estas bebidas", indica la especialista.

De estimuladores a depresores. La profesional señala que son estimulantes que brindan vitalidad. "No obstante, su consumo excesivo tiende a deprimir", precisa. Calatayud recomienda a los padres no comprar con frecuencia estas bebidas y sugiere sustituirlas con agua o jugos de frutas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada