lunes, 11 de junio de 2012

Quemadura (CAPÍTULO 5)

La quemadura es la destrucción total o parcial de tejidos. Se clasifican en:

- Quemaduras térmicas: Estas se producen por el contacto directo con líquido hirviendo, metales calientes, fuego o vapor. Pueden ocasionar la carbonización de las células e incluso la muerte.

- Quemaduras químicas: Son aquellas quemaduras producidas por la exposición con detergentes, disolventes, ácidos, etcétera.

- Quemaduras eléctricas: Son aquellas quemaduras ocasionadas por el contacto con corriente eléctrica, ya sea continua o alterna.

- Quemaduras por radiación: Estas quemaduras se producen por la exposición a radiaciones como los rayos X o ultravioletas.

Las quemaduras se pueden evaluar tanto por su extensión y por su profundidad.

POR SU EXTENSIÓN (regla de los nueves):

Cabeza y cuello 9 %, tórax y abdomen 18 %, toda la espalda 18 %, cada extremidad superior 9 %, cada extremidad inferior 18 % y los genitales 1 %.

POR SU PROFUNDIDAD

- Primer grado, cuando la quemadura sólo afecta a la epidermis (quemaduras de sol por ejemplo).

- Segundo grado, la epidermis está totalmente destruida y la dermis estará dañada (presencia de ampollas).

- Tercer grado, la epidermis y la dermis están totalmente quemadas pudiendo afectar músculos, nervios, vasos sanguíneos e, incluso, tejido óseo.

CUIDADO

Cuidado inicial de las quemaduras:

- Enfriar la zona afectada.

- Aplicar un apósito humedecido sobre la región afectada.

- Fijar los apósitos con un vendaje.

- En quemaduras extensas (con una superficie corporal total quemada mayor o igual al 20 % de extensión corporal) cubrir el cuerpo con sábanas limpias.

- Si hay lesión en los ojos aplicar agua durante 20 minutos.

- Retirar objetos calientes de la víctima (reloj, anillos, etc.)

- No reventar las ampollas.

- No aplicar ningún tipo de ungüentos o pomadas sobre la quemadura.

- Verifique periódicamente signos vitales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada