viernes, 29 de junio de 2012

Vacuna anticigarro se acerca más

Dejar de fumar cuesta. La nicotina que entra en el organismo se encarga de crear adicción, porque da placer. Pero acabar con la nicotina, y en consecuencia con la adicción al tabaco, con solo una inyección puede ser una realidad en el futuro inmediato. Es lo que han creado científicos del Weill Cornell Medical College de Nueva York (EEUU): una terapia génica, que administrada como vacuna proporcionaría una protección permanente contra la nicotina y las ganas de fumar. De momento, lo han logrado en ratones. Esta misma técnica ya se ha usado para tumores y enfermedades de los ojos. Con el tabaco el problema es la nicotina, que crea una sensación de placer cuando llega al cerebro. Tanta adicción crea que entre el 70% y el 80% de los fumadores que lo dejan vuelven a caer en el tabaco en el plazo de seis meses. Las vacunas clásicas inyectan un virus para que el sistema inmunológico reaccione y cree anticuerpos. Con la molécula de la nicotina ocurre que el sistema defensivo del organismo no la identifica dado su pequeño tamaño

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada