Ultimos Articulos

lunes, 25 de febrero de 2013

Vacuna contra el neumococo

EL NEUMOCOCO ES EL RESPONSABLE DE ENFERMEDADES GRAVES | PERO AFORTUNADAMENTE EN BOLIVIA YA SE CUENTA CON VACUNAS CONJUGADAS QUE HAN DADO EXCELENTES RESULTADOS AL REDEDOR DEL MUNDO.

Los neumococos son bacterias habitantes normales de las vías respiratorias altas, sobre todo en menores de 5 años. Sin embargo, es una de las bacterias que puede causar infecciones graves como neumonía, septicemia o meningitis. Se estima que es responsable de aproximadamente 1.600,000 muertes al año, siendo la mayoría de estas en países subdesarrollados. Se calcula que en Latinoamérica es responsable de la muerte de dos niños cada minuto, de 11 millones de casos de otitis media aguda, de más de 200.000 casos de neumonía, de más de 100.000 casos de bacteriemia y de más de 15.000 casos de meningitis.

“Es de vital importancia hablar sobre las “nuevas” vacunas contra el neumococo en Bolivia, justamente para evitar las enfermedades mencionadas, que son potencialmente peligrosas para la vida”, dice Moisés Ismael, pediatra y cirujano pediatra de CLINIMED y quien ha escrito un artículo sobre esta bacteria y sobre la evolución de las vacunas contra el neumococo.

VACUNAS CONTRA NEUMOCOCO EN BOLIVIA

Las vacunas son medicamentos biológicos que se aplican a personas sanas para que el propio organismo genere defensas (anticuerpos) que actúan protegiéndolas contra futuros contactos con los agentes infecciosos contra los que se vacunó, evitando de esa forma que la persona enferme.

“Hasta hace poco la única vacuna contra neumococo disponible en Bolivia era la Pneumo 23, que es una vacuna polisacárida que protege contra 23 serotipos de neumococo, entre ellos, el 90 por ciento de los que causan infecciones graves. Esta vacuna resulta efectiva en la mayoría de los adultos sanos dos a tres semanas después de su administración, pero tiene el inconveniente de no ser efectiva en niños menores de dos años. Además personas muy ancianas o pacientes con enfermedades crónicas prolongadas o con deficiencias en su sistema inmunológico pueden no responder adecuadamente a la vacuna”, dice el especialista.

Recientemente se introdujo en Bolivia la vacuna Prevenar 13 primero y luego la vacuna Synflorix. Ambas son vacunas contra neumococo, pero a diferencia de la Pneumo 23, son vacunas conjugadas.

“Estas vacunas tienen la ventaja de lograr una excelente respuesta inmune, que también es duradera en la población infantil. La vacuna Prevenar 13 protege contra 13 serotipos de neumococo, con una eficacia de hasta 97 por ciento en la prevención de meningitis, bacteriemia, septicemia y parte de las neumonías, además de brindar una protección moderada contra otitis media aguda causada por neumococo”, asegura Ismael.

La protección no es sólo es para población pediátrica, también se está aplicando a adultos mayores de 50 años con determinadas enfermedades crónicas.

“Debo aclarar que no es una vacuna nueva, ya que en el mundo se está utilizando desde el 2000, inicialmente como Prevenar 7, luego como Prevenar 10 (que cubrían contra 7 y 10 serotipos de neumococo respectivamente), antes de ampliarse la cobertura con la Prevenar 13” dice el especialista.

Antes del 2000 salieron otras vacunas antineumocócicas pero con la eficacia de la penicilina para controlar infecciones por neumococo, cayeron en desuso; fue al notarse la resistencia a los antibióticos cuando resurgió el interés por estas vacunas.

En varios países de Europa y en Norteamérica forman parte del esquema nacional de vacunación, siendo su aplicación gratuita en varios de estos países. El costo de cada dosis en Bolivia oscila por los 100 dólares o más.

La vacuna Synflorix, también conjugada, cubre 10 serotipos de neumococo. Es igualmente eficaz para controlar enfermedades graves por neumococo y tiene un costo ligeramente menor que la Prevenar 13.





INDICACIONES

Las indicaciones para la aplicación de las vacunas conjugadas contra el neumococo son:

• A niños sanos entre las 6 semanas y los 5 años de vida.

• A todo mayor de 6 semanas de vida que padezca enfermedades crónicas como enfermedades cardíacas, anemia de células falciformes, enfermedades pulmonares, diabetes, enfermedades hepáticas.

• También está indicado en todo mayor de 6 semanas con enfermedades que causen una disminución de las defensas inmunológicas como problemas renales, pacientes trasplantados, pacientes a los que se les va a quitar el bazo (por accidente o por mal funcionamiento), pacientes con enfermedad de Hodgkin, linfoma, leucemia, mieloma, VIH o SIDA.

• Pacientes que tengan que recibir algún tratamiento prolongado con corticoides, medicamentos inmunosupresores (como pacientes en tratamiento contra el cáncer o que estén recibiendo radioterapia).

• Adultos de más de 50 años con enfermedades crónicas o tratamiento con corticoides por tiempo prolongado.

• En general, a todo adulto mayor de 65 años.

• Según explica Ismael, el número de dosis requeridas de vacuna conjugada es entre los 2 y los 6 meses de vida, 3 dosis con un intervalo de dos meses entre cada dosis y un refuerzo entre los 12 y 15 meses de vida.

• A partir de los 7 meses hasta el año de edad, 3 dosis.

• Entre el año y los dos años de vida, dos dosis.

• Mayores de 2 años una sola dosis.

• Mayores de 50 años una sola dosis.

Las vacunas pueden encontrarse en Bancos de Vacuna o en los centros donde se las aplican, sin embargo recuerde que para vacunar a su hijo o usted mismo, debe visitar previamente a su pediatra o médico, respectivamente.

“Este es el esquema recomendado en países subdesarrollados, donde la incidencia de complicaciones y fallecimientos por infecciones de neumococo son mayores que en países desarrollados (donde disminuyen el número de dosis)”, concluye Ismael.