lunes, 16 de noviembre de 2015

Cardiopatía reumática

La cardiopatía reumática está causada por la lesión de las válvulas cardiacas y el miocardio derivada de la inflamación y la deformación cicatrizal ocasionada por la fiebre reumática. Es es generada por una respuesta anormal del organismo ante una infección con bacterias estreptocócicas, que suele manifestarse en forma de dolor de garganta o amigdalitis en los niños.

La fiebre reumática afecta principalmente a los niños en los países en desarrollo, especialmente donde la pobreza está generalizada. En todo el mundo, casi 2% de las defunciones por enfermedades cardiovasculares (ECV) están relacionadas con la cardiopatía reumática.

Síntomas de cardiopatía reumática:

- Dificultad para respirar, fatiga, latidos cardiacos irregulares, dolor torácico y desmayos.
Síntomas de la fiebre reumática:
- Fiebre, dolor y tumefacción articulares, cólicos abdominales y vómitos.

A diferencia de la población de países de ingresos altos, en los de ingresos bajos y medios a menudo la gente no se beneficia de programas de atención primaria integrados para la detección precoz y el tratamiento temprano de personas expuestas a factores de riesgo.

En los países de ingresos bajos y medios, las personas aquejadas de ECV y otras enfermedades no transmisibles tienen un menor acceso a servicios de asistencia sanitaria eficientes y equitativos que respondan a sus necesidades. Como consecuencia, mucha gente muere más joven, en la edad más productiva, a causa de las ECV y otras enfermedades no transmisibles.

Los más afectados son los más pobres de los países de ingresos bajos y medios. Se están obteniendo pruebas para concluir que las ECV y otras enfermedades no transmisibles contribuyen a la pobreza debido a los gastos sanitarios catastróficos y a los elevados gastos por pagos directos.

Para las personas con ECV o con alto riesgo cardiovascular (debido a la presencia de uno o más factores de riesgo, como la hipertensión arterial, la cardiopatía reumática, la diabetes, la hiperlipidemia o alguna ECV ya confirmada), son fundamentales la detección precoz y el tratamiento temprano, por medio de servicios de orientación o la administración de fármacos. La OMS identificó una serie "inversiones óptimas" o intervenciones muy costo eficaces para prevenir y controlar las ECV, cuya aplicación es viable incluso en entornos con escasos recursos.

A nivel individual, las intervenciones sanitarias de prevención de los primeros ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares deben centrarse primordialmente en las personas que, si se tienen en cuenta todos los factores, presentan un riesgo cardiovascular medio a alto o en los individuos que presentan un solo factor de riesgo —por ejemplo, diabetes, hipertensión o hipercolesterolemia— con niveles superiores a los umbrales de tratamiento recomendados. La primera intervención (basada en un enfoque integral que tiene en cuenta todos los riesgos) es más rentable que la segunda y tiene el potencial de reducir sustancialmente los episodios cardiovasculares. Se trata de un enfoque viable dentro de los servicios de atención primaria en entornos de escasos recursos que puede ser puesto en práctica incluso por trabajadores sanitarios que no son médicos.
Fuente: http://www.intramed.net

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada