lunes, 16 de noviembre de 2015

Cuida a tus hijos de la neumonía

La neumonía es una infección de los pulmones ocasionada por virus, bacterias u hongos. Los síntomas son variables según los niños afectados y suele desarrollarse en los menores que tienen entre 2 meses y 7 años de edad. La enfermedad dura aproximadamente 2 semanas cuando el paciente recibe un tratamiento adecuado. De lo contrario, la afección puede complicarse. Entre las repercusiones más serias, observamos la infección sanguínea (el agente patógeno responsable de la neumonía se transmite en la sangre y afecta a otros órganos), absceso del pulmón y derrame pleural (acumulación de líquidos en la pleura).

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la neumonía es la principal causa infecciosa de mortalidad en los niños, ya que es responsable del 15 por ciento de los fallecimientos de los menores de 5 años en el mundo. Afortunadamente, es posible prevenirla y curarla sin que el pequeño sufra complicaciones graves.

Reconoce y trata esta AFECCIÓN

SÍNTOMAS

Los padres deben vigilar los síntomas de su hijo para saber si padece una neumonía. Esta afección inicia con una infección prolongada de las vías respiratorias. Asimismo, el niño presenta fiebre alta, tos intensa, escalofríos y respiración rápida o dificultada. Además, siente un cansancio importante. Si el menor tiene estos signos clínicos, debes acudir a un médico. Toma en cuenta que es esencial ir a Emergencias cuando el pequeño sufre una aceleración respiratoria inhabitual o se oscurecen sus uñas y labios.

CAUSAS

La Organización Mundial de la Salud (OMS) indica que la neumonía es causada por diferentes agentes infecciosos (virus, bacterias y hongos). Los más comunes son el estreptococo y la haemophilus influenzae tipo b, los cuales causan neumonía bacteriana. Asimismo, el virus sincicial respiratorio es el factor más frecuente de infección pulmonar vírica. Finalmente, la neumonía puede ser acarreada por tres hongos distintos: el histoplasma capsulatum, coccidioides immitis y blastomyces dermatitidis.

Transmisión

La neumonía se transmite de diferentes maneras. Los agentes patógenos se contraen por vía aérea, a través de microgotas emitidas por la tos o los estornudos. Asimismo, están presentes en las secreciones nasales, por lo que se transmiten por contacto directo cuando el niño toca mucosidades contaminadas. Toma en cuenta que es también posible infectarse por vía sanguínea.

MEDICACIÓN

Es primordial acudir al médico para que realice una serie de análisis a tu hijo y pueda detectar el agente patógeno causante de la neumonía. De lo contrario, no es posible recetar un tratamiento adecuado. Si es una afección bacteriana o fúngica, el doctor prescribe antibióticos. En cuanto a la neumonía viral, se administran medicamentos para reducir las molestias. Es fundamental respetar la posología y dosis prescritas por el médico para evitar que el niño padezca complicaciones. En algunos casos, puede ser necesario hospitalizar al menor (cuando tiene dificultades para respirar y requiere un tratamiento intravenoso).


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada