lunes, 16 de noviembre de 2015

Gastritis, un mal usual en nuestra sociedad

Se produce por la inflamación de la mucosa estomacal. Las lesiones pueden tener un cuadro agudo o crónico y son frecuentemente ocasionadas por malos hábitos a la hora de comer, automedicación, estrés o bacteria.
ESPECIFICACIONES SOBRE ESTA PATOLOGÍA

La gastritis consiste en la inflamación de la mucosa estomacal. Su particular sintomatología permite reconocerla sencillamente, pero muchas personas desconocen las complicaciones que genera y las maneras que existen para tratarla.

Manifestaciones

Las personas que sufren gastritis presentan dolores abdominales, principalmente en la parte superior del abdomen. Asimismo, quemaduras estomacales, las cuales se agravan con la ingesta de ciertos alimentos (productos alimenticios grasosos y condimentados). También se observan dificultades para digerir, flatulencias, náuseas y vómitos. Los pacientes suelen tener una pérdida del apetito y sangre en los vómitos o heces. Es necesario destacar que la presencia e intensidad de estas manifestaciones varían según las personas afectadas.

DIAGNÓSTICO

Para diagnosticar la gastritis, el médico efectúa una anamnesis para conocer los síntomas del paciente. Asimismo, realiza un examen físico para detectar la presencia de un dolor debajo del esternón. También puede ser necesario hacer una endoscopia para evaluar el estado de las mucosas y detectar eventuales lesiones. En este caso, se introduce un tubo flexible en la garganta, esófago y estómago del paciente para explorarlos. Finalmente, el médico prescribe análisis sanguíneos para buscar la presencia de la bacteria Helicobacter pylori.

TRATAMIENTO

En los casos de gastritis leve, los dolores disminuyen espontáneamente sin que sea necesario tomar medicamentos. Sin embargo, el paciente debe efectuar cambios en sus hábitos alimentarios y limitar los factores de riesgo (tabaquismo, ingesta de alcohol, comidas irritables y reducción de las fuentes de estrés). Cuando la afección es más seria, el médico puede prescribir fármacos para atenuar los síntomas y bloquear la secreción de ácido. Si los análisis sanguíneos han permitido detectar la presencia de la bacteria Helicobacter pylori, es necesario iniciar un tratamiento antibiótico.

REPERCUSIONES

La gastritis crónica requiere un seguimiento médico, ya que se pueden observar úlceras (estomacales o duodenales) que ocasionan una hemorragia gástrica y digestiva. Asimismo, existen riesgos de desarrollar cáncer de estómago cuando la mucosa gástrica está muy dañada. Se debe tomar en cuenta que los pacientes que sufren una gastritis acarreada por la bacteria Helicobacter pylori, la cual no es tratada con antibióticos, tienen mayores probabilidades de padecer cáncer.

PARA PREVENIR LAS COMPLICACIONES

Se debe mejorar el bienestar del paciente y asegurarle un aporte alimenticio adecuado para limitar las consecuencias serias que puede provocar la gastritis.

FIBRAS

Un amplio estudio científico (Prospetive study of diet and the risk of duodenal ulcer in men) se realizó en la Universidad de Harvard y ha demostrado que un régimen alimenticio rico en fibras solubles se asocia a un menor riesgo de desarrollar úlceras en casos de gastritis. Las principales fuentes de fibras solubles son las verduras, leguminosas, pan completo y cereales. Asimismo, las frutas y frutos secos. Por eso, las personas que sufren gastritis no deben dudar en incluir estos víveres en sus comidas diarias.

ANTIOXIDANTES

Los alimentos que contienen antioxidantes (principalmente flavonoides) pueden frenar la proliferación de la bacteria Helicobacter pylori. Por lo tanto, se reducen los riesgos de sufrir las severas complicaciones de la gastritis. Las fuentes ricas en flavonoides son las frutas (manzanas, plátanos, duraznos, melones, arándanos, entre otras), verduras (tomates, lechuga, espárragos, espinacas y brócoli, por ejemplo), plantas aromáticas (perejil, tomillo y eneldo) y legumbres de todo tipo.

VITAMINA A

Los aportes elevados en vitamina A tienen efectos benéficos en los pacientes que sufren gastritis, ya que esta vitamina reduce los riesgos de desarrollar úlceras. Las mejores fuentes de vitamina A son las menudencias, zanahorias, camotes y espinacas. Asimismo, coles, calabaza, lechuga, pimentón rojo y hojas de remolacha. También se recomienda consumir arenque, zumo de tomate y hojas de nabo.

EVITAR

Los pacientes que padecen gastritis deben evitar consumir alimentos ricos en materia grasa, ya que aumentan la inflamación de la mucosa estomacal. Entre éstos, encontramos las carnes grasosas, queso, mantequilla, leche entera, crema, pasteles y frituras. Asimismo, se sugiere limitar la ingesta de víveres pobres en fibras. Finalmente, es importante reducir el consumo de bebidas irritantes (café, alcohol, gaseosas y zumos ricos en ácido cítrico), debido a que aumentan la producción de ácido gástrico.

Los irritantes de la mucosa gástrica que debes suprimir del régimen alimenticio

//

Rolando Herrera Gutiérrez

Presidente Sociedad Boliviana de Medicina Familiar

Presidente Comité Científico del Colegio Médico

de Cochabamba

Director Enfoque a la Salud

En mi experiencia cotidiana como médico de familia de la Caja Nacional de Salud (CNS), es frecuente que el paciente mencione que su motivo de consulta es “gastritis”, identificando a cualquier dolor abdominal con tan famoso denominativo.

Refiriéndonos a la teoría científica y a la correcta utilización del lenguaje técnico médico, conceptualizamos a la gastritis como una inflamación de la mucosa gástrica, la cual puede ser ocasionada por varios factores como malos hábitos alimentarios, abuso de analgésicos o antiinflamatorios, estrés (psicológico o físico), consumo de alcohol o infección por la bacteria Helicobacter pylori.

En 1979, dos científicos australianos desempolvaron un viejo concepto, aislando una bacteria que sobrevivía al agresivo medio ácido del estómago y la llamaron en primera instancia Campylobacter pylori. Lo interesante de este descubrimiento fue que este hallazgo desmoronó que la gastritis era causada solamente por el temperamento y las comidas picantes y ácidas. En realidad, esta resistente bacteria en forma de hélice enrollada es una gran causante de la gastritis, úlceras gástricas e inclusive el cáncer gástrico. Asimismo, los alimentos juegan un papel importante en la prevención, tratamiento y el desarrollo de las enfermedades, sobre todo las que están relacionadas con el tracto gastrointestinal. Como primer paso, tenemos que identificar los víveres causantes de irritación, ardor o molestias y, por ende, eliminarlos de la dieta diaria. Eso es muy difícil en nuestra hermosa Cochabamba, capital gastronómica del país, porque a las características de los platillos típicos abundantes en picantes y condimentos grasos, debemos sumar la falta casi absoluta de higiene, debido a que lo más rico se vende y come con la mano, lo que contamina los alimentos en una escala mayor.

Para prevenir la gastritis, es esencial suprimir los irritantes de la mucosa gástrica como los alimentos picantes o muy condimentados, las frutas cítricas o ácidas (naranja, limón, fresa, piña), los víveres o bebidas que contengan cafeína (chocolate, gaseosas, café, té), el alcohol, tabaco y aspirina. Asimismo, es recomendado ingerir entre 5 a 6 comidas pequeñas durante el día. Se deben respetar los horarios, es decir, tratar de comer siempre a la misma hora. También beber los líquidos 30 minutos antes o después de los alimentos sólidos, comer despacio y masticar adecuadamente los productos alimenticios. Además, evitar los alimentos con temperaturas extremas. Por otra parte, se recomienda eliminar o minimizar las porciones de víveres altos en grasa como crema ácida (natilla), mantequilla, tocineta, quesos amarillos o maduros, repostería, comida chatarra, entre otros. La grasa hace que la digestión sea más lenta, estimulando la secreción de ácidos gástricos y provocando dolor. No se aconseja acostarse inmediatamente después de comer, por lo que se debe esperar al menos 30 minutos. Finalmente, es indispensable incluir en la dieta alimentos ricos en fibras como medida preventiva para las enfermedades gastrointestinales y el cáncer de estómago o colon.

El enfrentar la gastritis no se resume a la medicación, es un problema social, educativo y cultural que debemos contrarrestar integralmente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada