lunes, 30 de noviembre de 2015

Quejas por fármacos en la seguridad social

Las quejas en los seguros de salud pública no acaban en las largas filas para conseguir una ficha de atención, sino que en muchos casos se prolonga hasta después de la atención médica: cuando llega la hora de acceder a los medicamentos.

Por lo menos eso es lo que se pudo recoger de un recorrido que realizó este medio de comunicación por diferentes centros de salud de la seguridad social, donde los pacientes y asegurados mostraron su disconformidad por la dotación de alimentos que reciben.

No obstante, afirman que deben cubrir los gastos de recetas debido a que el seguro social no cuenta con los mismos.

Disconformes. "Imagino que es por eso que mucha gente no usa su seguro. Es una lástima que al trabajador se le descuente para recibir una atención de mala calidad y lo peor que ni siquiera se le dote el medicamento que necesita. Si no hay buena atención ni te dan medicamentos qué sentido tiene venir a sufrir las colas?", dijo molesto Alexander Chávez en la Caja Nacional de Salud, quien manifestó su molestia luego de ver la dotación de medicamentos que solo contenía viadil y paracetamol.

"Creo que es lo único que dan a los pacientes, tengan la enfermedad que tengan", señaló el hombre.

Por su parte, otra mujer que evitó identificarse y que llegó fatigada por la alteración de triglicéridos, expresó su malestar porque según señaló, lo único que le dieron fue una tableta sublingual.

"Uno viene con la intención de mejorar y convencido de que estará mejor pero no siempre es así, ante todo en las emergencias uno debe correr con los gastos de las recetas porque siempre dicen que no tienen o que no pueden", manifestó la mujer quien fue atendida en las emergencias de la Caja Nacional, ubicada en la zona de la Villa Primero de Mayo.

Asimismo, en el Hospital Obrero, de este mismo seguro social, varios pacientes destacaron los cambios que se han hecho en esta institución. Sin embargo, coincidieron en afirmar que en el mayor de los casos, solo se les receta paracetamol e ibuprofeno.

"En la última consulta que tuve hace unos meses me dijeron que debían operarme por una fractura en el dedo, pero ahora me dicen que solo preciso de paracetamol e ibuprofeno pese al dolor", señaló Camilo Lozada, quien cuestionó que no le hayan dado otros fármacos para su dolencia.

Detrás de él, salía Carlos Chávez, quien también fue dotado de los mismos calmantes "Vengo de Yapacaní para que me receten estos calmantes que puedo encontrar en cualquier venta", dijo el hombre quien tenía el dedo dañado debido a un accidente de tránsito y no ocultó su malestar por la receta recibida.

Sin embargo, este no es el único seguro donde hay malestar en los pacientes, es el caso de Aleida Sandóval, asegurada de la Caja Petrolera de Salud, quien dice estar acostumbrada a este tipo de situaciones. "Hubo un tiempo en el que daban medicamentos hindúes, y además no es raro que no hayan medicamentos y uno tenga que comprarlos", señaló la mujer.

"Yo voy de frente con los médicos y les digo que me receten fármacos efectivos, que yo correré con los gastos, es así que algunos optan por sugerirme otros medicamentos que no hay en el seguro donde siempre existe la tendencia de dar a los niños paracetamol pese a que los malestares son diferentes", manifiesta la señora.

Autoridades de salud evitan hablar del tema. El Día buscó la versión de autoridades departamentales y nacionales del Instituto Nacional de Seguros de Salud, sin embargo, los responsables evadieron el tema argumentando falta de tiempo y de competencias para hablar del mismo.

De igual forma, se buscó la versión de autoridades de salud de los diferentes seguros mencionados sin lograr una respuesta sobre el tema. No obstante, en la Caja Nacional de Salud, la responsable regional de Farmacias, Rosario Quisbert, se limitó a decir que ese tema tendría que ser consultado con el personal médico ya que su instancia se limita a dotar los medicamentos que ellos recomiendan o sugieren a los pacientes.

De igual forma se intentó la versión de la responsable de Medicamentos del Ministerio de Salud, quien tampoco pudo ser contactada por este medio.

Desde el departamento de Comunicación indicaron que la dotación de medicamentos cumplía con las disposiciones internacionales y que no se podía dotar a los pacientes fármacos más fuertes que los que les dan para no crear adicciones.

Consultado al respecto, el presidente del Colegio de Bioquímica y Farmacia de Santa Cruz, Orlando Barrios, admitió que en el país no existe una dotación integral de medicamentos. Según manifestó este es un problema muy complejo donde las limitaciones no pasan por un tema de prevención de adicciones o evitar irregularidades en los seguros, sino por el contrario, por una falta de inversión y hasta un tema legal.

"No hay una dotación integral de medicamentos, generalmente los listados que manejan son listas incompletas y no hablamos de patologías graves. En general, la lista no es completa en base a medicamentos y los médicos tienen que basarse a ellas, incluso en algunos prohíben indicar medicamentos de afuera para evitar quejas", dijo el profesional que lamentó que este problema afecte a los pacientes toda vez que el incorrecto tratamiento de las patologías puede prolongar las enfermedades o hacer el organismo resistente a los antibióticos, entre otros problemas.

Medida
Ministerio de Salud justifica nueva lista para mejorar dotación

El Ministerio de Salud hizo público el nombre de al menos 237 fármacos que conforma la nueva Lista Nacional de Medicamentos Esenciales 2014-2016 (LINAME), para su implementación en todo el territorio nacional.

Según la Jefe de la Unidad Nacional de Medicamentos y Tecnología en Salud, Erika Toledo, la diferencia de la anterior lista está en la inclusión de 37 nuevos medicamentos y la exclusión de 18. Entre los grupos terapéuticos de medicamentos comprendidos en la LINAME están: antihipertensivos, relajantes musculares, antihemorrágicos, diuréticos, antibióticos, antihistamínicos, antimicóticos, vitaminas, antivirales, laxantes, vacunas y otros.

Cabe aclarar que esta lista no es una certificación de seguridad, sino "que permite identificar qué medicamentos esenciales van a ser usados en el país. Se retiran algunos y se incluyen otros en función del perfil epidemiológico de las regiones”, recalcó la autoridad de Salud.

"Muchas personas evitan venir a los seguros porque no vale la pena los esfuerzos para conseguir atención.
Los medicamentos no son suficientes y en pocas ocasiones son efectivos a los males que uno presenta”.

Alicia Roca
Asegurada

La regulación de precios

Entre tanto en Santa Cruz, el presidente del Colegio de Bioquímica y Farmacia, Orlando Barrios, indicó que otro de los problemas por los que la dotación de medicamentos no es completa en el país son las leyes que regulan las licitaciones de fármacos y que según manifiesta, priorizan la cantidad en lugar de la calidad.
Cabe destacar que hace unos meses, el Ministerio de Salud reguló por normativa los precios máximos para al menos 600 medicamentos esenciales que se comercializan en las farmacias. El objetivo es que el usuario tenga costos accesibles y que la variación de los fármacos no sea excesiva.

“Con la norma, el Ministerio de Salud fija el precio máximo y mínimo de los medicamentos esenciales. Con esto se busca que ya no haya un incremento de precios por temporadas o de una farmacia a otra”, dijo Claudia Paredes, presidente de la Asociación de Profesionales Propietarios de Farmacias (Asprofar).

Según la Circular 33/2014 del Ministerio del área, los nuevos costos incluyen los impuestos de ley, el transporte y la distribución, “por tanto no debe contemplarse ningún incremento ni cambio de precios”.

Los medicamentos esenciales son aquellos que tratan las enfermedades más recurrentes de la población, como las diarreas, resfríos, tos, diabetes, entre otros. Autoridades del Ministerio de Salud y representantes de Asprofar se reunirán hoy para consensuar la lista oficial de los fármacos.

En su momento, Ericka Toledo, jefa nacional de la Unidad de Medicamentos (Unimed), dependiente del Ministerio de Salud, indicó que se establecerá un precio referencial para el paciente. “Por ejemplo, una amoxicilina puede costar de 0,50 a 2 bolivianos, pero con el precio referencial el paciente escogerá el laboratorio y el precio del medicamento”, sostuvo.
FUENTE: El Día- Internet.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada