jueves, 19 de noviembre de 2015

Verrugas, enemigas de nuestros hijos

Las verrugas son excrecencias o protuberancias cutáneas que resultan de una infección causada por gérmenes virales. El virus se introduce bajo la piel, particularmente en los pies y manos. El artículo “Warts” publicado en la Revista Kids Health afirma que las verrugas son provocadas por el virus del papiloma humano (VPH). El VPH se transmite por contacto directo. Por lo tanto, las verrugas suelen ser frecuentes en los niños y jóvenes, ya que el contagio es más alto en la escuela y durante las actividades deportivas (principalmente, en la piscina).

Las verrugas no ocasionan dolores, excepto cuando se ubican en la planta de los pies. En la mayoría de los casos, no presentan gravedad. Es esencial destacar que no son cancerosas y no acarrean complicaciones en el estado de salud. Toma en cuenta que suelen desaparecer espontáneamente luego de unos meses. Cuando son resistentes, es necesario acudir a un médico.

CIRCUNSTANCIAS Y TRATAMIENTOS

Factores

psicolÓgicos

La ansiedad y el estrés suelen acrecentar la aparición de verrugas, las cuales consisten en infecciones virales que afectan preferencialmente a los niños y jóvenes que tienen un sistema inmunitario débil. Generalmente, los factores psicológicos como el estrés debilitan las defensas inmunológicas. En estos casos, es necesario tranquilizar al menor y reducir las fuentes de tensión. Puede ser también importante acudir a un médico si notas que tu hijo está estresado de forma continua.

CURACIÓN

Generalmente, las verrugas no requieren un tratamiento médico, ya que desaparecen espontáneamente, luego de 5 o 6 meses. Sin embargo, debes acudir a un dermatólogo si la protuberancia persiste por más de un año. Asimismo, cuando es dolorosa, deforma una uña o sangra. Se recomienda también efectuar una consulta médica si la verruga se ubica en la planta de los pies, ya que puede impedir que tu hijo camine correctamente.

FITOTERAPIA

La celidonia es una planta comúnmente usada para tratar las verrugas. Se consigue en farmacias y se utiliza de forma externa. En ningún caso debes consumirla, ya que sus hojas y jugo son tóxicos para el organismo. Se recomienda aplicar un producto a base de la misma sobre la verruga tres veces por día. No dudes en pedir consejos adicionales al farmacéutico. Si cultivas esta planta en casa, debes extraer el jugo contenido en sus ramas y aplicarlo directamente sobre la verruga del menor.

FÁRMACOS

Cuando la verruga no desaparece espontáneamente o perturba al paciente en sus movimientos, el dermatólogo puede decidir utilizar fármacos. Sin embargo, son soluciones que suelen ser un poco dolorosas. Es posible utilizar ácido láctico, salicílico o podofilina y aplicar estos productos directamente sobre la verruga. Generalmente, se requieren varias sesiones para curarla. Asimismo, el médico puede cauterizar la protuberancia, colocando nitrógeno líquido o mediante un electrobisturí.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada