jueves, 10 de diciembre de 2015

Precauciones ante la rubéola en niños

La Organización Mundial de la Salud (OMS) indica que la rubéola es una infección vírica contagiosa, pero es generalmente benigna en los niños. Los expertos de la revista “Kids Health” recomiendan que los padres respeten el calendario de vacunación para que su hijo esté inmunizado contra el virus de la rubéola. Si el menor presenta algún síntoma de la enfermedad, deben llevarlo al médico para que reciba un tratamiento adecuado.

Es también relevante destacar que la rubéola puede acarrear severas complicaciones durante el embarazo, provocando el fallecimiento del bebé o malformaciones congénitas. Según la OMS, aproximadamente 100 000 niños por año nacen con el síndrome de rubéola congénita (SRC). Por eso, es fundamental que los menores que contraigan la rubéola no se acerquen a mujeres embarazadas, debido a que es altamente contagiosa. De hecho, se transmite por vía aérea mediante la tos o estornudos.

SEÑALES, PREVENCIÓN Y REPERCUSIONES

Manifestaciones

Los principales síntomas de la rubéola son erupciones cutáneas rojas con un poco de relieve, las cuales aparecen generalmente en el rostro y busto del pequeño. Asimismo, el niño afectado suele presentar fiebre moderada y ganglios en el cuello. Acude a Emergencias si tu hijo se queja de cefaleas o dolores en las articulaciones y tiene una temperatura corporal que sobrepasa los 40°C. También debes ir a Urgencias cuando las erupciones cutáneas se propagan en la totalidad del cuerpo del menor.

Consecuencias

Aunque la rubéola es benigna en la niñez, es posible que el menor sufra una inflamación de las articulaciones, la cual puede afectar a las meninges. Por otra parte, el contagio de la rubéola durante el embarazo es altamente peligroso, ya que el bebé puede nacer con lesiones cerebrales, sordera, ceguera, anomalías cardíacas u otras discapacidades. Se observa también una probabilidad elevada de aborto o nacimiento prematuro.

MÉDICO

Si tu hijo presenta los síntomas de la rubéola, debes llevarlo al médico para que lo ausculte. No es necesario que el doctor le prescriba antibióticos, ya que se trata de una enfermedad vírica. Generalmente, solo administra medicamentos antipiréticos al niño para reducir su fiebre y brinda algunas recomendaciones a los papás para evitar que su hijo contagie a otras personas.

VACUNA

La mejor forma de prevenir la rubéola consiste en vacunar a tu hijo. La Organización Mundial de la Salud (OMS) indica que la vacuna contra la rubéola permite tener una inmunidad durable casi de por vida. En Bolivia, el Programa Ampliado de Inmunizaciones (PAI) informa que se administra la vacuna triple vírica (SRP) a los menores de dos años. Esta vacuna protege contra el sarampión, rubéola y parotiditis. En cuanto a las futuras madres, deben realizarse análisis sanguíneos para observar si están inmunizadas contra el virus de la rubéola.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada