martes, 1 de diciembre de 2015

Síndrome de Asperger Talentosos, pero con dificultad para socializar

El perfil. Según el psicólogo Jorge Alex Pedraza, el Síndrome de Asperger es un trastorno del desarrollo neurológico, que está presente desde la infancia pero no es detectado hasta más tarde, debido a mínimas demandas sociales y al apoyo de los padres en sus primeros años. Se destaca el poco interés en desarrollar amistades y comunicación, como también prestar poca atención a un tema específico y los comportamientos repetitivos.

Las causas. No existe una en particular. Este síndrome puede deberse a factores genéticos, aunque también se ha detectado que existen desequilibrios en las células embrionarias durante el desarrollo fetal que afectan la estructura mental en áreas como las del pensamiento y el comportamiento.
Otros estudios revelaron la existencia de niveles anormales de proteínas específicas que se correlacionan con comportamientos obsesivos y repetitivos. “Sin embargo, el cuadro clínico necesita de un diagnóstico diferencial único, pues cada caso puede estar influenciado por diversos factores, y no por una causa única identificable”, explicó Pedraza.

Tratamientos. A la hora de desarrollar un tratamiento, el especialista debe tomar en cuenta las escasas habilidades de comunicación, las rutinas obsesivas o repetitivas y la torpeza física. Se debe brindar apoyo con terapia individual, con otra cognitivo conductual, en algunos casos será necesario medicamentos y en otros recreación física o deportiva. La buena noticia es que si se lleva a cabo una terapia con un profesional competente, unido al apoyo familiar y social, estas personas pueden llevar una vida agradable y productiva.

Principales características del Síndrome de Asperger

Interacción social y afectividad. Egocentrismo inusual, con muy poca preocupación por los demás y falta de conciencia del punto de vista de otros.

Falta de empatía y sensibilidad hacia los demás.

No sabe demostrar cuánto le interesa una persona.

Relaciones sociales muy limitadas en los niños y adolescentes. Torpe interacción con sus compañeros.

Lenguaje y discurso

Lenguaje formal, pomposo o pedante con dificultades para captar un significado que no sea literal.

Problemas de comunicación con los demás, poca preocupación por la respuesta del otro.

Falta de comunicación no verbal, impasividad, evita mirar a los ojos del interlocutor.

Habla con una voz extraña, monótona, o de volumen no usual.

Falta de conocimiento de las límites y las normas sociales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada