jueves, 14 de enero de 2016

LA ACUPUNTURA ES UNA MEDICINA LENTA, PERO SEGURA. QUIEN QUIERA ATENDERSE TENDRÁ QUE SOMETERSE A VARIAS SESIONES

La acupuntura va ganando puntos en nuestros días, además de ayudar a curar la depresión, un reciente estudio indica que reduce la frecuencia y gravedad de los sofocos, según el meta-análisis publicado en la revista Menopause.

La acupuntura es una metodología de la medicina tradicional china que se practica desde hace al menos 2.500 años.

Consiste en la colocación de agujas finas en las partes del cuerpo conocido como “meridianos” que están determinados por el estado de salud específico a tratar. En los últimos años, la investigación por los científicos occidentales confirmaron los beneficios de la acupuntura para numerosas condiciones de salud, sobre todo el dolor.

Esta técnica de la medicina tradicional china, reconocida por la OMS y el Minsal, constituye una de las más contundentes maneras para preservar la salud y mantener el bienestar físico y emocional del ser humano.

Su efecto

Las agujas actúan sobre el cuerpo físico y mental regulando la energía anómala que se aloja en las distintas zonas del organismo producto de una incorrecta alimentación; estados emocionales alterados como la ira, el miedo, el estrés o la exposición a las inclemencias del tiempo. El sistema inmune se verá sometido a prueba ante la avalancha de microorganismos que aprovecharán la oportunidad para afectar los sistemas de energía que éste posee y que se llaman meridianos, una suerte de mapa de nosotros mismos donde se pueden intervenir, con la inserción de agujas, la energía de los órganos que pudieran estar afectados.

Para diagnosticar la salud o enfermedad de los meridianos, el terapeuta puede leer en la lengua, mediante la toma del pulso, entre otras, junto a síntomas de cada paciente, ciertas claves que lo orientarán para implementar fórmulas de agujas.

Para ello utilizará precisas herramientas de análisis originarias del Taoísmo cuya principal es el análisis del Yin Yang.

Entendiendo el Yin Yang

El Yin Yang es un principio que explica los fenómenos del universo que se presentan en apariencia, contrarios entre sí, pero indisolublemente unidos, como el día y la noche, el invierno y la primavera, lo masculino y lo femenino. No existe el uno sin el otro. Tal principio se aplica también al estado de salud o enfermedad que un organismo tal puede estar experimentando.

En esta correspondencia el Yin representa al frío, la noche, el invierno y el yan al calor, verano, al día.
Vacío de Yin de riñón

Por ejemplo, cuando alguien presenta síntomas de vértigos, acufenos (silbidos en los oídos) calor en las manos, dolor lumbar y la lengua enrojecida, el terapeuta en acupuntura, basándose en la medicina tradicional china, puede diagnosticar basándose en la teoría del yin y el yang, y aseverar que el paciente experimenta un vacío de Yin de Riñón. Es decir, tiene un exceso de yang que es necesario neutralizar. Para ello se prescribe una fórmula de agujas que serán insertadas en los canales o meridianos para nutrir con energía Yin el organismo del paciente y de esta manera, los síntomas, dolores y molestias, irán desapareciendo paulatinamente. Sin embargo, como en toda atención, el diagnóstico definitivo, se debe hacer personalmente atendiendo otros factores y análisis que deben incorporarse para mayor exactitud.

A decir de muchos, la acupuntura es una medicina lenta, pero segura. Quien quiera atenderse tendrá que someterse a varias sesiones, lo que significa disciplina para asistir regularmente a éstas. Así disfrutará de los avances en la disminución de los dolores y en la experiencia de obtener un alto nivel de bienestar y satisfacción por resolver los procesos dolorosos que se experimentaron y neutralizaron mediante la inserción de las agujas.

Todas las formas de acupuntura ayudan

Los sofocos es uno de los síntomas más comunes de la menopausia, reportado por el 85 por ciento de las mujeres estadounidenses. Éstos pueden comenzar tan temprano como tres años antes de la última menstruación de la mujer, y continuar hasta por 15 años después. Aunque la gravedad de las olas de calor varía de mujer a mujer, a menudo son extremadamente incómodos. Algunas mujeres pueden sufrir hasta 20 sofocos por día, y los sofocos durante la noche, incluso pueden causar insomnio crónico.

Para el nuevo estudio, los investigadores compararon los resultados de 12 ensayos aleatorios controlados por separado sobre un total de 869 mujeres que experimentaban la menopausia natural entre las edades de 40 y 60 años. Las participantes habían utilizado diversas formas de acupuntura, incluyendo no sólo la forma tradicional sino también la acupresión, la acupuntura auricular, la acupuntura láser, la electroacupuntura y la acupuntura simulada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada