miércoles, 24 de febrero de 2016

Alerta en San Lorenzo por casos de bocio en niños

La dirigencia de la Federación Sindical Única de Comunidades Campesinas de Tarija (FSUCCT) lanzó ayer la voz de alerta por el bocio, enfermedad que está presente en comunidades de los valles altos del río Pilaya del municipio de San Lorenzo y la patología aparece principalmente en niños menores de cinco años y también en adolecentes.
El ejecutivo de la FSUCCT, Santos Valdez, originario de la zona, informó que la enfermedad patológica desde hace más de 50 años está vigente en varios pobladores que habitan la zona alta de San Lorenzo y que nuevamente está volviendo a reaparecer el bocio en los niños de temprana edad.
Según el dirigente, con la patología del bocio viven desde hace años varias personas de la tercera edad y también jóvenes, principalmente en las zonas, de San Pedro de Las Peñas, Chamata, Trancas, El Valle y la zona del río Pilaya.
El ex ejecutivo de la central provincial de San Lorenzo, Jesús Miranda, argumentó que según los estudios y los análisis a la patología, realizados a las personas que tienen actualmente esta enfermedad, se debe al consumo excesivo de agua con salitre y de sal sin yodo.
Asimismo el dirigente de la primera sección de Méndez dijo que otros de los factores que impulsa la reaparición del bocio en los niños y niñas de temprana edad, es la extrema pobreza en la que viven centenares de familias de la zona de los valles altos del Pilaya.
Según Miranda en la zona no existe aún un sistema de agua potable, las familias se abastecen del líquido elemento de pozos y de vertientes de agua, los servicios de energía eléctrica aun no llegan y tampoco existe la atención médica necesaria como en otras zonas rurales del departamento.
El director del Servicio Departamental de Salud (SEDES), Paul Castellanos, informó que uno de los factores que provoca el bocio en las personas es la falta de consumo de sal yodada y el consumo de agua sin tratamiento o con excesivo salitre, principalmente de los vertientes y pozos de agua.
Sin embargo la autoridad sanitaria informó que junto al Ministerio de Salud están trabajando en la ejecución del programa nacional de prevención a la falta de yodo, que busca concientizar a la población sobre el consumo de alimentos con yodo, tanto en la zona alta de San Lorenzo como en algunas comunidades del valle central de Tarija.

Bocio
El bocio es una glándula de secreción interna, debido a que las hormonas que secreta se vierten a la circulación sanguínea. Desde el punto de vista de su morfología es una de las de mayor tamaño del sistema endócrino, situada en la cara anterior del cuello. Su peso estimado es de 15 a 20 gramos. Tiene forma de mariposa y está formada por dos lóbulos unidos.
Los expertos en salud aseguran que el bocio endémico se debe a la insuficiente ingestión de yodo en la alimentación, es una patología que se ha descrito prácticamente en los cinco continentes del planeta. Se calcula que más de 2.200 millones de personas están en riesgo de padecerlo y que, solamente en Europa, existen de 50 a 100 millones de personas con deficiencia yódica.
Entre los síntomas están las dificultades respiratorias (con bocios muy grandes), especialmente al acostarse sobre su espalda, tos, ronquera, dificultades para deglutir, especialmente alimentos sólidos y también dolor en la zona de la tiroides.
Los tratamientos que recomiendan los médicos son pastillas de reemplazo de hormona tiroidea si el bocio se debe a una tiroides hipoactiva; dosis pequeñas de solución de yodo de Lugol o de yoduro de potasio si el bocio se debe a una falta de yodo; yodo radiactivo para encoger la glándula, especialmente si la tiroides está produciendo demasiada hormona tiroidea y por ultimo cirugía (tiroidectomía) para extirpar toda la glándula o parte de ella.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada