lunes, 18 de abril de 2016

Nefropatía diabética

El tratamiento médico de la diabetes mellitus (DM) cambia continuamente, a medida que aparecen nuevas terapias y conocimientos sobre el perfil de seguridad de los medicamentos disponibles. La detección de la nefropatía diabética (ND), junto con la intervención precoz, es fundamental para dilatar su progresión.

Para el médico, es muy importante conocer el uso seguro de los diversos hipoglucemiantes en los pacientes con nefropatía. Por otra parte, esencial tratar de modificar los factores de riesgo de la enfermedad cardiovascular.

En general, el conocimiento sobre la prevención y el manejo de la ND, junto con otros aspectos de la atención de la DM, es parte de la atención integral de cualquier paciente diabético.

La DM es una epidemia creciente y la causa más común de enfermedad renal crónica (ERC) y de insuficiencia renal. La ND afecta a entre 20 y 40% de los diabéticos y es una de las complicaciones más comunes de la DM.

Los pacientes con progresión a la enfermedad renal tienen mayor riesgo de hipoglucemia debido a la disminución del “clearance” de insulina y a algunos medicamentos utilizados para tratar la DM, así como al deterioro de la gluconeogénesis renal debido a la disminución de la masa del riñón.

Recomendaciones
Los estudios para la detección de la nefropatía en los pacientes con DM deben hacerse anualmente. En las personas con DM tipo 1 (DM1), el control de la nefropatía debe comenzar cinco años después de ese diagnóstico, ya que el momento de su inicio es conocido y las complicaciones
microvasculares tardan más o menos ese tiempo en desarrollarse.

En cambio, en los pacientes con DM tipo 2 (DM12) el control debe comenzar al hacer el diagnóstico de DM, ya que a menudo el comienzo de este tipo de DM se desconoce.

También se debe considerar que el desarrollo de la nefropatía puede no estar relacionado con la propia diabetes. En los pacientes con DM1, la aparición de retinopatía suele preceder al desarrollo de la nefropatía.

En un individuo que presenta nefropatía, pero no retinopatía, deben investigarse otras causas. Cuando estas son inciertas, el paciente debe ser derivado a un nefrólogo.

Los nefrólogos pueden ayudar a tratar las complicaciones de la progresión de la enfermedad renal, como la hipertensión de difícil control, la hiperpotasemia y la progresión rápida (…)

Fuente: Intramed.net

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada