martes, 5 de abril de 2016

Niños bolivianos con problemas cardiacos salvan sus vidas



La habilidad y las tasas de éxito del equipo quirúrgico de Health City Cayman Islands son conocidas en los círculos médicos en el Caribe, pero es su alcance humanitario el que tocó vidas en América del Sur. Dos niños bolivianos fueron beneficiados por esa organización.

Los especialistas consideran que en Bolivia, en la cordillera de los Andes se complica la vida de aquellos que sufren de problemas de corazón y pulmón, y casi 40 de cada 1.000 niños bolivianos mueren cada año debido a la falta de atención médica.
Health City trabaja en colaboración con Samaritan’s Purse, una organización humanitaria cristiana evangélica que proporciona ayuda a personas necesitadas, y Have a Heart Cayman Islands, quien subvenciona y proporciona operaciones de corazón a los niños.
Después de someterse a una evaluación médica, Carlos Villca Valdez, de ocho años de edad, y Abdael Mita Montero, de dos años, fueron trasladados rápidamente a las Islas Caimán.
Villca tenía un agujero entre sus dos cámaras superiores del corazón y fue diagnosticado con síndrome de Noonan, un trastorno genético que impide el desarrollo normal en varias partes del cuerpo. Abdael sufría de episodios de tetralogía de fallot, un cambio de color de los labios y las yemas de los dedos comúnmente conocido como “síndrome del bebe azul”.
Los niños fueron colocados en el cuidado del médico Binoy Chattuparambil, jefe cirujano cardiaco de Health City, y el galeno Sripadh Upadhya, consultor intervencionista de cardiología pediátrica.
Con el cuidado del equipo de profesionales y la experiencia en Health City Cayman Islands, Mita se sometió a una compleja pero exitosa cirugía de corazón pediátrico, y Villca a un procedimiento mínimamente invasivo, ahora están de nuevo con sus familias en Bolivia.
Con lágrimas en los ojos, la madre de Villca recordaba cómo le gustaba el futbol, pero no podía jugar el juego hasta que el procedimiento restaurará la función saludable de su corazón.
Sripadh recordó que la familia de Carlos estaba preocupada de que podría necesitar una cirugía de corazón abierto, pero estaba encantado de aprender que el agujero en su corazón se cerró con un procedimiento de laboratorio de cateterización transcutánea, usando un dispositivo especial, sin necesidad de una cirugía mayor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada