lunes, 16 de mayo de 2016

LA PÍLDORA QUE INCREMENTA EL DESEO SEXUAL EN LA MUJER DEBE SER PRESCRITA POR UN MÉDICO ESPECIALISTA, YA QUE TIENE CONTRAINDICACIONES.

El deseo sexual puede verse mermado tanto en el hombre como en la mujer por varios factores como el estrés, la ansiedad, el malestar físico o el desconocimiento de habilidades sexuales. En el caso de los hombres se cuenta, desde hace tiempo, con un medicamento para la disfunción eréctil, se trata del viagra o la famosa “píldora azul”. En el de las mujeres, hasta hace poco, parecía no haber una solución para las que padecen de deseo sexual hipoactivo (TDSH), pero en agosto del año pasado la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) aprobó la comercialización de la flibanserina, la primera píldora en el mercado que incrementa el deseo sexual de la mujer.

La decisión llegó después de que un panel de expertos recomendara su aprobación en junio de ese mismo año y permitiera que estas pequeñas píldoras de color rosa estén disponibles en las farmacias estadounidenses a partir del mes de octubre bajo el nombre comercial de Addyi.

“La aprobación brinda a las mujeres consternadas por su bajo deseo sexual una posibilidad de tratamiento aprobado”, afirmó la doctora Janet Woodcock, directora del Centro de Evaluación e Investigación de Medicamentos (CDER) de la FDA. Sin embargo, la recomendación para su aprobación fue otorgada con advertencias sobre posibles efectos secundarios y a otros aspectos que han generado cierta polémica con relación a esta píldora.

En principio, la controversia sobre este medicamento se debió a que inicialmente fue aprobado como un antidepresivo, entonces debido a ello y a otros factores no podía comparase con el viagra o llamársele siquiera “viagra femenino”.

Luego varios estudios recientes y serios sobre los efectos secundarios que podría traer la ingesta de este fármaco, han demostrado no ser severos y que no deben causar alarma, pero, la comunidad médica si ésta de acuerdo en que las mujeres no deben auto medicarse debido a que es necesario analizar las causas para que se presente el deseo sexual hipoactivo (TDSH), lo cual incluye revisar factores como la lubricación eficaz vaginal, por ejemplo, e incluso la presencia de un buen acompañante sexual.



SOBRE LA PÍLDORA

Esta píldora modifica tres sustancias químicas claves en el cerebro, aumentando la dopamina y la norepinefrina y disminuyendo la serotonina, lo que hace incrementar la libido en las mujeres y su deseo sexual.

El medicamento, que comercializará Sprout Pharmaceuticals, está pensado para ser administrado diariamente a mujeres premenopáusicas que sufran un desorden de anorexia sexual, es decir, la pérdida repentina de cualquier deseo de practicar sexo.

“La FDA se esfuerza por proteger y promover la salud de las mujeres, y estamos comprometidos a apoyar el desarrollo de tratamientos seguros y eficaces para la disfunción sexual femenina“, añadió Woodcock en un comunicado.

El fármaco también fue objeto de debate durante varios meses antes de su aprobación, ya que la Organización Nacional para la Mujer y otras asociaciones feministas acusaron a la FDA de estar sometiendo a mayores escrutinios esta medicación que las diseñadas para incrementar la libido masculina, como Viagra y Cialis.

Los principales responsables del atraso en su aprobación fueron los efectos secundarios, que podrían ser posibles desmayos y disminución de la presión arterial, riesgos que aumentan con el consumo de alcohol y con el uso de otros medicamentos que interfieren con la descomposición de Addyi en el organismo.

La FDA rechazó en otras dos ocasiones anteriores el compuesto después de que otros paneles de asesoramiento concluyeran que había dudas sobre su seguridad, y no consideraba que hubiera pruebas suficientes que demostraran que el fármaco es eficaz para las mujeres con poco apetito sexual.

“El tratamiento con Addyi sólo estará disponible a través de profesionales sanitarios certificados y farmacias certificadas. Los pacientes y los médicos que la prescriban deben comprender totalmente los riesgos asociados con el uso de Addyi antes de considerar el tratamiento”, concluyó Woodcock.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada