jueves, 26 de mayo de 2016

Prevenir embarazos ahora es más sencillo

La anticoncepción y el control de la natalidad datan desde hace mucho tiempo en la historia de la humanidad. Desde épocas ancestrales las personas han utilizado todo tipo de sustancias y artefactos para controlar los embarazos. Actualmente, los métodos anticonceptivos se pueden dividir –entre otros- en dos categorías: por su duración y si dependen o no de la elección de la usuaria.

Entre los de corta duración se encuentran la inyección, píldora, anillo vaginal y parche, métodos que también forman parte de aquellos que dependen de la usuaria junto al condón, diafragma y espermicida, entre otros. Mientras que en la categoría de larga duración se puede enumerar el sistema intrauterino hormonal (SIU-Lng), el dispositivo intrauterino (DIU) y el implante.

Una opción perfecta para cuidarse. Dentro de esta gama de métodos, el sistema intrauterino con levonorgestrel (SIU-Lng) es una de las opciones más eficaces, confiables y que brindan beneficios adicionales que van más allá de la prevención de embarazos, convirtiéndose en una alternativa para las mujeres que necesitan un adecuado control de la fertilidad.

“A diferencia del tradicional dispositivo intrauterino o T de cobre, el SIU con levonorgestrel ofrece una protección del 99,8%1, por lo que su eficacia se puede comparar con la esterilización femenina, pero con la gran diferencia de que es reversible, es decir, al momento de retirarse la mujer vuelve a sus niveles de fertilidad habituales”, destacó el doctor Víctor Mundo, experto en salud reproductiva.

Se la puede adquirir. Bayer ha desarrollado este anticonceptivo con un material blando y flexible, en forma de T, su tamaño es de 3,2 x 3,2 centímetros, se inserta en el útero para liberar diariamente pequeñas dosis de una hormona llamada levonorgestrel durante un periodo de cinco años. “Y debido a que tiene su efecto anticonceptivo a nivel local (útero), la concentración de la hormona en la sangre es mínima,1 lo cual disminuye algunos efectos secundarios que se presentan con otros anticonceptivos hormonales”, destacó.

La hormona levonorgestrel de este sistema intrauterino tiene la función de espesar el moco del cuello de la matriz e inhibir el movimiento y la función de los espermatozoides, evitando así la fecundación.

1. Perfecto. Libera la hormona a nivel local, por lo que su concentración en la sangre es mínima. Es un método anticonceptivo reversible.

2. Económico. A mediano y largo plazo, es uno de los métodos más económicos y efectivos. Es por ello que muchas damas optan por su uso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada