miércoles, 29 de junio de 2016

¿Cómo sé si tengo influenza?

Si tiene una enfermedad respiratoria podría ser influenza, pero cómo reconocerla. Los síntomas son muy parecidos a los de una gripe estacionaria fuerte, así que es imposible diagnosticar con certeza la influenza basándose solo en los síntomas.

Si usted tiene influenza puede tener fiebre, tos, dolor de garganta, secreción o congestión nasal, dolores corporales, dolor de cabeza, escalofríos y fatiga. Algunas personas pueden presentar vómitos y diarrea.

Si su médico necesita saber con certeza si usted tiene influenza, se pueden realizar análisis de laboratorio. Las más comunes se denominan “pruebas de diagnóstico rápido de la influenza”. Estas pruebas pueden arrojar resultados en 30 minutos o menos. Desafortunadamente, la capacidad de estas pruebas puede variar considerablemente. Por lo tanto, puede tener influenza incluso si el resultado de la prueba rápida es negativo.

Además de las pruebas rápidas, existen otras pruebas más precisas que requieren de un servicio de laboratorio, no es necesaria una muestra de sangre, solo se pasa un hisopo por la parte interna de la nariz o la parte de atrás de la garganta.

Las pruebas de influenza pueden ser útiles para mujeres embarazadas o aquellas personas que tienen un sistema inmunitario débil y para quienes un diagnóstico de influenza .

SEÑALES DE ADVERTENCIA

Si los síntomas se agravan, será necesario acudir a un servicio de emergencias. Las señales de advertencia de emergencia de la influenza son:

En los niños:

Respiración acelerada o problemas para respirar

Coloración azulada de la piel

Consumo insuficiente de líquidos

Dificultad para despertarse o falta de interacción

Estado de irritación tal que el niño no quiere que lo carguen en brazos

Síntomas similares a los de la influenza que mejoran pero luego reaparecen con fiebre y agravamiento de la tos

Fiebre con sarpullido

Busque atención médica de inmediato si algún niño presenta cualquiera de los siguientes signos:

No poder comer

Dificultad para respirar

Llorar sin lágrimas

Cantidad significativamente menor de pañales mojados que la normal

En los adultos:

Dificultad para respirar o falta de aire

Dolor o presión en el pecho o abdomen

Mareos repentinos

Confusión

Vómitos graves o persistentes

Síntomas similares a los de la influenza que mejoran pero luego reaparecen con fiebre y agravamiento de la tos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada