jueves, 23 de junio de 2016

Los tres cuidados para evitar lesiones en rodillas

La rotura de ligamentos anterior y cruzada es la lesión más frecuente que se presenta en la actividad futbolística a causa de golpes, excesiva articulación o malos movimientos al correr.

Esta afección puede ser evitada con tres cuidados básicos en la práctica del deporte, explicó el traumatólogo Nils Calderón.

Una de las principales recomendaciones es el calentamiento antes del juego, el uso de zapatillas deportivas adecuadas al tipo de cancha y la práctica con personas de la misma edad, para evitar así esfuerzos físicos.

Con la práctica de estas recomendaciones, el jugador reduce el riesgo de padecer la lesión, sin embargo, al no estar libre de caídas y golpes durante el juego hay una exposición a la afección.

El especialista en deportología explicó que jugadores de otros deportes como básquet y fútbol americano también pueden sufrir la lesión, al igual que empleados que trabajan realizando un esfuerzo físico con cargamentos.



¿QUÉ ES LA ROTURA DE LIGAMENTOS?

Un ligamento es un conjunto de fibras de colágeno en forma de banda que tiene por función principal limitar el movimiento de la articulación.

La estabilidad de la rodilla está asegurada por cuatro ligamentos: los cruzados anterior y posterior y los laterales interno y externo.

La lesión más importante es la del ligamento cruzado anterior (LCA), que tiene como función evitar que la tibia se desplace hacia adelante con respecto al fémur. Este ligamento consta de dos estructuras que se cruzan en el interior de la rodilla y se encargan de unir la tibia con el fémur proporcionando así estabilidad en los movimientos de extensión y flexión.



SÍNTOMAS

Al momento de la lesión se escucha un sonido "crujiente" y se produce una inflamación en la rodilla en al menos seis horas posteriores al accidente.

Hay dolor especialmente cuando se trata de poner peso sobre la pierna lesionada. En algunos casos el afectado no se pude levantar tras la lesión. Según Calderón, en algunos casos puede no sentirse dolor, pero con el paso de los días la lesión se puede volver crónica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada