jueves, 2 de junio de 2016

Tu olor corporal podría revelar tu estado de salud



En tu cuerpo existen entre tres y cuatro millones de glándulas productoras de sudor, que suele ser inodoro hasta que ciertas bacterias o problemas de salud comienzan a alterarlo, generándote un olor corporal especifico que no debes ignorar.

Aunque cada persona tiene un olor muy particular, que está determinado por su dieta, raza y procesos químicos del propio cuerpo, hay unos muy específicos que pueden indicar que algo no anda bien con la salud.

Como explica en el diario La Opinión el Dr. Claudio Burstein, especialista en Medicina Familiar en Kaiser Permanente de Woodland Hills (California), a pesar que diferentes olores corporales pueden ser un indicio de una enfermedad subyacente, generalmente no es utilizado por los médicos en sus evaluaciones.

“La razón: la percepción del olor puede ser demasiado subjetiva y variar de una persona a otra”, dice. Sin embargo, el experto asegura que “hay ciertas descripciones comunes en la comunidad médica” sobre algunos olores que el cuerpo emite ante la presencia de ciertas enfermedades.

Si últimamente has percibido un olor corporal que no es el habitual, te presentamos estos datos que fueron publicados en los portales web Bienestar180 y Siempre Mujer:

1. Tienes demasiado estrés

Cuando estás muy estresada las glándulas apocrinas producen más secreciones en tus axilas y al combinarse con las bacterias se genera una elevación de tu olor corporal haciéndolo más perceptible como algo desagradable, afirma el químico orgánico George Preti.

Solución. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS) realizar 30 minutos al día de ejercicios, como correr o nadar, reduce los niveles de estrés significativamente.

2. Tus niveles de glucosa están altos

De acuerdo con un estudio de la Università degli Studi di Milano, la diabetes provoca en las personas un olor corporal similar al de la acetona. Por lo que para los especialistas cuando el aliento huele a removedor de esmalte puede ser un indicio de niveles altos de glucosa.

3. Los riñones te están fallando

A medida que los riñones comienzan a trabajar mal, la orina y en menor medida la piel, despiden un olor como a amoníaco, debido a que dichos órganos no pueden eliminar las toxinas de la sangre en forma correcta. Algo similar ocurre cuando hay fallas en el hígado.

Solución. Desintoxicarte una vez cada tres meses puede ayudar al buen funcionamiento de tus riñones e hígado.

4. Los efectos de los cambios hormonales y trastornos nerviosos

¿Alguna vez te han olido mal los pies? Lo que provoca ese desagradable olor son unas bacterias que cuando entran en contacto con el aire se descomponen, despidiendo ese aroma tan desagradable que nos recuerda el olor del queso. Y estas bacterias pueden producirse, entre otras cosas, por cambios hormonales, trastornos nerviosos, por llevar una alimentación con muchas grasas saturadas, o por tener hongos.

5.- Problemas después del sexo o la menstruación

Un mal olor a pescado proveniente de la vagina, que se hace más intenso después del sexo o después de la menstruación, es señal de una vaginosis bacteriana: cuando las bacterias malas son más numerosas que las buenas (lactobacilos). También podrás notar una secreción gris, sentir dolor, picazón y ardentía.

6. Cuando las bacterias provocan mal aliento

Muchas veces el mal aliento o halitosis se produce cuando debido a una mala higiene bucal las bacterias que hay en la boca segregan compuestos de azufre. Entre las causas del mal aliento también están tener un absceso, una caries, tener enfermedad de las encías, infección pulmonar, infección de garganta o ingerir alimentos como el ajo y la cebolla cruda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada