miércoles, 27 de julio de 2016

A nivel mundial Una de cada 12 personas es afectada por hepatitis


La vacuna puede prevenir el contagio de hepatitis B, que es considerada la más grave.

La hepatitis afecta a 1 de cada 12 personas a nivel mundial, pero también afecta a todos aquellos que están cerca de personas que las padecen; la hepatitis permanece como un grupo de enfermedades altamente desconocidas, no diagnosticadas ni tratadas.

El Ministerio de Salud, a través del Programa Nacional ITS/VIH/sida-HV, asumió la vigilancia y control de las hepatitis virales B y C, a nivel nacional.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud y la Organización Panamericana de la Salud (OMS/OPS), las infecciones por hepatitis virales se han extendido y afectan a 400 millones de personas en todo el mundo - más de 10 veces el número de personas infectadas con el VIH.

EL MUNDO

A nivel mundial, alrededor de 1,4 millones de personas mueren cada año con hepatitis. Se estima que solo el 5% de las personas con la enfermedad crónica sabe que tiene la infección y menos del 1% de los afectados tiene acceso al tratamiento.

Sin embargo, las hepatitis son prevenibles y tratables: existen vacunas y tratamientos efectivos para la hepatitis B, y más del 90% de las personas con hepatitis C pueden curarse con el tratamiento.

A nivel mundial, la visión de las autoridades sanitarias debe ser la eliminación de la hepatitis como un problema de salud pública para el año 2030.

En la Región de las Américas, al año se calculan: 125.000 muertes asociadas a las hepatitis virales, 99% debido a las hepatitis B y C.

Existen 2,8 millones personas que viven con hepatitis B y 7,2 millones de personas viven con hepatitis C crónica, es decir que 65.000 personas se infectan de hepatitis C cada año.

BOLIVIA

En el país cada 28 de julio se celebra el Día Mundial contra la Hepatitis, el Ministerio de Salud, a través del Programa Nacional ITS/VIH/sida-HV, asumió la vigilancia y control de las Hepatitis Virales B y C.

A través de la formulación de políticas de promoción, prevención, capacitación y las acciones necesarias para el diagnóstico, seguimiento y tratamiento de ambas epidemias. El Programa VIH/sida, desde diciembre de 2014, en el marco de la Resolución Ministerial No. 1636, busca evitar que los casos se incrementen.

Por ese motivo, se propició en el país la conformación del Comité Nacional de Hepatitis Virales, que tuvo su Reunión Ampliada Internacional en el manejo de Hepatitis Virales y VIH/sida en la ciudad de Cochabamba, con la participación de expertos internacionales y médicos especialistas locales de diferentes establecimientos de salud del país. El objetivo fue difundir la nueva norma en el manejo de hepatitis causadas por los virus B y C en Bolivia y su respectiva validación.

LA PAZ

El responsable de epidemiología del Servicio Departamental de Salud (Sedes), doctor Jonny Ayllón, informó que el hígado es el órgano más grande dentro de su cuerpo. Ayuda al organismo a digerir los alimentos, almacenar energía y eliminar las toxinas. Sin embargo, existen tres tipos de hepatitis que se pueden desencadenar debido a una inflamación del hígado.

La hepatitis A es causada por el virus de la hepatitis A (VHA). La enfermedad se disemina principalmente a través de contacto con heces de una persona infectada. Con un tratamiento y cuidados en la limpieza y alimentación, la enfermedad puede ser eliminada y desaparecer.

“En nuestro medio esta clase de hepatitis es una epidemia estacional y con un tratamiento oportuno puede ser tratada efectivamente”, explicó Ayllón.

En tanto, el tipo hepatitis B es causado por el virus de la hepatitis B (VHB). La hepatitis B se contagia por contacto con sangre, semen u otro líquido de una persona infectada. Una mujer infectada puede contagiarle hepatitis B a su bebé durante el parto.

La persona infectada con hepatitis B puede sentirse como si tuviera gripe. También puede tener ictericia, una coloración amarillenta de la piel y los ojos, orina de color oscuro y deposiciones pálidas.

La hepatitis B generalmente mejora por sí sola al cabo de unos meses. Si no mejora, se llama hepatitis B crónica, que dura toda la vida. Este puede conducir a la cicatrización del hígado, llamada cirrosis, insuficiencia hepática o cáncer de hígado. “En nuestro medio se diagnostican entre uno a diez casos por año, es poco frecuente, pero es la más dañina y la que deteriora con mayor precisión los órganos hepáticos”.

La hepatitis C generalmente se disemina a través del contacto con sangre infectada.

El responsable del Sedes señaló que en la actualidad el sistema de salud promueve una vacuna contra la hepatitis B, requiere tres dosis. Todos los bebés deben vacunarse, pero los niños mayores y los adultos también pueden hacerlo. Si viaja a países donde la hepatitis B es común, debe aplicarse la vacuna.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada