sábado, 9 de julio de 2016

Hepatitis en niños

Esta semana analizaremos una patología muy frecuente, la hepatitis que en los niños se caracteriza por una inflamación del hígado y está causada por un virus, pero también por otros factores como bacterias, fármacos y agentes tóxicos. De todas las hepatitis virales, la más frecuente es la hepatitis A, aunque también existen hepatitis por virus de tipo B, C, D, E y G, sus manifestaciones clínicas iniciales pueden ser muy similares, pero la evolución varía dependiendo del virus que cause la enfermedad.

Para evitar que los niños contraigan una hepatitis de origen vírico es necesario mantener unos buenos hábitos de higiene y evitar condiciones de hacinamiento, lavarse las manos antes de las comidas y después de salir del baño, recordarles que el contagio es por transmisión oro fecal. La hepatitis A es la más frecuente, este tipo de hepatitis está causado por el virus de la hepatitis A (VHA), los síntomas característicos son náuseas, vómitos, malestar general y fiebre, también puede aparecer dolor abdominal, coloración obscura de la orina, defecación blanquecina, ictericia (coloración amarilla de la piel) tanto en conjuntivas como en la mucosa oral y el malestar general que disminuye al presentarse la ictericia.

Los exámenes de laboratorio a evaluarse son función hepática (bilirrubinas y transaminasas), tiempos de coagulación, glucosa y serología para VHA. No existe un tratamiento específico, pero se deben evitar todo tipo de medicamentos, en especial analgésicos y antipiréticos de manera indiscriminada. Se deben evitar las grasas e irritantes para disminuir los síntomas gastrointestinales. La prevención es a través de la vacunación infantil, la vacuna de hepatitis A se recomienda a los 2 años de edad. El pronóstico es en general muy bueno, el 95 por ciento de los pacientes con hepatitis A se recuperan sin ninguna secuela.

No olviden señores papas acudir ante estos síntomas a su médico pediatra y recordar que lo llamativo de esta patología es la coloración amarilla de la piel y el dolor abdominal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada