jueves, 28 de julio de 2016

Primeros auxilios ante una quemadura de segundo grado



Las quemaduras se definen como la lesión de tejidos blandos del cuerpo a causa de las altas o bajas temperaturas. Se pueden producir por distintos tipos de agentes: físicos, químicos o radiaciones.

Se las divide también por la profundidad de piel afectada en: 1er grado, 2º grado y 3º grado. En este artículo se explicará que hacer en una quemadura de segundo grado.

Las quemaduras de segundo grado son las que afectan la epidermis y la dermis, es decir, la capa externa de la piel y la dermis es la capa de piel situada bajo la epidermis y firmemente conectado a ella. De este modo, al quemarnos deberemos evaluar la gravedad de la quemadura y determinar así si podemos curarla nosotros mismos o es necesario dirigirnos de urgencia a un centro médico. Y es que según el grado en que la piel haya sido afectada, deberá ser el personal especializado quien intervenga para tratar la quemadura, así como también si la quemadura se ha producido por algún agente químico o por electricidad.

Así pues, las quemaduras de segundo grado se caracterizan por el nrojecimiento del área afectada, dolor intenso, ardor y quemazón, aparición de ampollas

Si se trata de una quemadura menor de segundo grado en una parte del cuerpo distinta a las citadas en el paso anterior, lo primero que deberás hacer será mojar la herida bajo el grifo de agua fría o sumergirla en un recipiente con agua durante al menos unos 5 minutos. De este modo, podrás aliviar la sensación de ardor causada por la inflamación y, al mismo tiempo, estarás limpiando el área afectada para evitar que prolifere infección. También puede resultar útil cubrir la zona afectada con una gasa estéril humedecida.

A continuación y lo antes posible, podremos aplicar una patata cruda sobre el área quemada para así reducir el dolor gracias a las propiedades calmantes de este tubérculo. Sin embargo, esta es solo una solución momentánea y que no nos eximirá de curar la quemadura de segundo grado y las posibles ampollas que se pueden derivar.

Así mismo, es muy importante destacar que las ampollas que aparecen a causa de las quemaduras de segundo grado nunca deberán reventarse, ya que el líquido de su interior es el que protege las capas más internas de la piel. De lo contrario, una herida abierta o en carne viva será un foco de infecciones y, por ende, de complicaciones.

Si el dolor es muy intenso, lo más recomendable será acudir al médico de inmediato para que pueda examinar la quemadura y determinar cuál es el tratamiento más adecuado. Así mismo, quizá podrá recetar algún fármaco que ayude a reducir la inflamación y aliviar el dolor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada