jueves, 4 de agosto de 2016

Uso de lentes sin revisión médica impide detectar males oculares



El uso de lentes sin prescripción médica es común en Bolivia. Por eso en los mercados del país se puede observar la venta de lentes de todo tamaño y medida, las personas interesadas se prueban varios hasta encontrar uno que los “ayude” a ver mejor.

Sin embargo, esa práctica puede impedir que se detecten algunas enfermedades oftalmológicas y que avancen con consecuencias irreversibles, como la ceguera.
De acuerdo a los datos del Instituto Nacional de Oftalmología (INO), en Bolivia, aproximadamente un 45 por ciento de la población necesita usar lentes. Las personas que pasan de los 45 años necesitan por lo menos uno de lectura.
Para la representante de la Fundación de Ojos del Mundo en Bolivia, Patricia Prárraga, la gente cree que un problema de la vista se soluciona con usar lentes, por lo que acuden directamente a una óptica, pero resulta que el individuo puede tener otra enfermedad, como el glaucoma, que es una enfermedad que no se puede revertir y termina con la ceguera, pero si es detectada a tiempo se la puede controlar.
Por lo cual, manifestó que en esas circunstancias el uso de lentes es una mala praxis, porque es un acto netamente médico y no de estética.
Sobre este aspecto se refirió el director del INO, Joel Moya, quien explicó que hay circunstancias “muy” especiales en las que una persona de un rato a otro se siente miope o con hipermetropía, lo que demanda investigar, porque hay enfermedades como la diabetes que pueden producir miopía, o el glaucoma que pueden producir alteraciones en el nervio óptico, y con el uso de lentes, peor si no es bajo recomendación médica, esos males no se curarán o controlarán.
“Si se quiere buscar algo porque siente que parpadea mucho y tiene el ojo seco, a algunos les queda bien, tienen suerte, pero otros les puede llegar fallados-dijo-. Por eso el usar lentes tiene que ser por recomendación médica y con las características adecuadas”.
De acuerdo al INO, las primera causa de la ceguera en Bolivia es la catarata, la segunda el glaucoma, después la retinoplastía diabética, después las alteraciones de la cornea que el paciente puede desarrollar con queratocono (desgaste progresivo).
El glaucoma es hereditario y se produce porque permanentemente se forma líquido dentro del ojo (el cual es necesario), pero la vía de salida de éste se obstruye y aumenta la presión. Pero la persona no se da cuenta y acude al médico cuando pierde la visión. Por lo que recomiendan que si un familiar tuvo ese problema, es necesario hacerse revisar con un especialista, porque la enfermedad se puede controlar. Empero, si el mal avanza, es irreversible. Éste es frecuente a partir de los 40 años.
La catarata ocasiona que el ojo se opaque, y puede ser congénita (que el niño nazca con el problema), producida por un golpe, metabólica (causado por otra enfermedad como la diabetes), pero la catarata senil es la que más afecta en el mundo, y Tarija no es la excepción. Por lo general se presenta a partir de los 50 y 60 años.
De acuerdo a la fundación Ojos del Mundo, Tarija es el segundo departamento de Bolivia con mayor incidencia de ceguera. Y según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el 80 por ciento de la discapacidad visual es fácilmente tratable o prevenible.

Acuerdo para detección temprana de males

En la última semana de julio el Gobierno Municipal de Cercado, la fundación Ojos del Mundo, el Instituto Nacional de Oftalmología (INO) y la Federación Departamental de Juntas Vecinales (FEDJUVE), firmaron un acuerdo para la detección temprana de males oculares. Consiste en la capacitación de personal médico y de maestros. El Municipio debe adquirir oftalmoscopios para cada centro de salud de primer nivel.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada