lunes, 5 de septiembre de 2016

Incontinencia urinaria: formas de prevenirla


Seis de cada diez personas mayores de 65 años padece incontinencia urinaria, siendo la población femenina la que más se ve afectada por este mal. Obviamente al ser una enfermedad que se presenta luego de los 60 años, no genera preocupación en la mayoría de las mujeres, y es que por lo general no tomamos previsiones de lo que puede suceder más adelante con nuestra salud o simplemente creemos que estamos exentas de padecerla.

Por su puesto que la experiencia de sentir la ropa interior mojada porque se pierde orina no es para nada agradable sin importar la edad, ya que no sólo se trata de un problema incómodo sino estrechamente relacionado a la higiene. Cuando este problema se presenta bastará sólo con toser, reír, estornudar o cargar un bolso pesado para perder orina. Por tanto salir de la casa o ir algún evento social dependerá de cuán cerca habrá un baño, pero lo más penoso es que muchas aceptan esta realidad sin chistar, sólo se limitan a cambiar seguido su ropa interior, a utilizar paños todos el día y sólo ruegan silenciosamente que nadie note que están perdiendo orina. Sin embargo, es imprescindible consultar con un médico especialista sobre esta situación, ya que en muchos casos la incontinencia urinaria puede ser aliviada e incluso curada, empero el primer paso debe ser la prevención y esto supone que años antes se adopten medidas preventivas porque en la mujer hay ciertos factores desencadenantes como la maternidad, la menopausia, el sobrepeso, y ejercicios de alto impacto, entre otros.



Causas

Según Efe Salud, esta enfermedad es más frecuente en mujeres que en hombres debido a la anatomía específica de las primeras, que las hace más propensas a padecerla. De hecho, la prevalencia media de esta patología es del 24 por ciento en el caso de las mujeres frente al 7 por ciento de los hombres, según los datos aportados en el último informe del Observatorio Nacional de la Incontinencia (ONI).

Oli Acosta, experta en cuidados del suelo pélvico femenino, explica a Efe Salud, algunos causantes de la aparición de esta patología.

• Parto: La maternidad es más frecuente ahora en edades más tardías y esto provoca que la recuperación sea más dura debido a que los músculos se han dilatado al dar a luz y tardan más tiempo de lo normal para volver a su estado original.

• Deportes de impacto: Puede provocar que la musculatura se mueva e incentivar el riesgo de que se desarrolle la patología.

• Sobrepeso: Provoca la presión del peso sobre la zona de la vejiga.



Prevención

Ya estamos conscientes que cuidar la salud es la única forma de evitar muchas patologías, y con la incontinencia urinaria es igual. La salud íntima de la mujer en todas las etapas debe ser bien cuidada.

Médicos y fisioterapeutas destacan la importancia de practicar ejercicios que ayuden a mantener el tono muscular de esa zona como principal mecanismo de prevención de la incontinencia urinaria.

Después del embarazo nuestro abdomen y el suelo pélvico tienden a aflojarse y dejan de hacer su función natural, es decir, sostener los órganos internos. Por tanto, nuestro abdomen es muy importante para nuestra salud interna, por eso es importante mantenerlo tonificado. A continuación te sugerimos algunos de los métodos o ejercicios que han dado buenos resultados en la prevención contra esta patología, pero recuerda que siempre debe ser guiado por un experto en el tema.



MÉTODO 1: Método Kegel

Es una práctica que los expertos recomiendan para mejorar el tono del suelo pélvico. El objetivo es fortalecer los músculos que sujetan el útero, la vejiga y el intestino grueso a través de contracciones de diferente duración.

Los ejercitadores pélvicos, más conocidos como bolas chinas, van a ayudar a fortalecer dichas zonas.

“El movimiento que se han de hacer cuando se usan dichos ejercitadores es el que se realiza cuando cortamos la orina. Es preciso hacer estos ejercicios en repeticiones de diez intentando mantener la tensión y relajando lentamente, de este modo la musculatura se tensará al hacer ciertos movimientos espontáneos y así se evitará la incontinencia”, explica Acosta.



MÉTODO 2: Gimnasia hipopresiva

Los ejercicios de gimnasia hipopresiva mejoran la respuesta muscular e incrementan la contracción muscular involuntaria, permitiendo así la disminución del perímetro de la cintura. Además, ésta gimnasia tiene otros beneficios como mejorar la postura corporal, previene hernias, permite reconstruir el vientre tras el embarazo, ayuda a incrementar la función sexual, y a prevenir la incontinencia urinaria.

Para realizar estos ejercicios, necesitas un especialista en gimnasia hipopresiva que pueda guiarte en los ejercicios rítmicos. Es una técnica sencilla a simple vista por su facilidad de práctica, pero está basada en una serie de posturas y movimientos que deben realizarse correctamente para obtener los resultados esperados.



MÉTODO 3: Medidas

La ONI asegura que se deben hacer algunos cambios de hábitos o modificar ciertos aspectos dietéticos como reducir de peso. De hecho en pacientes que sufren sobrepeso, a veces, sólo basta con perder peso para controlar la incontinencia. Luego las pacientes que padecen de bronquitis y/o estreñimiento deben corregir cuanto antes estas condiciones. Por otro lado, se recomienda hacer ejercicios de suelo pélvico (en la web de ONI se puede acceder a estos ejercicios en el programa de entrenamiento del suelo pélvico). Igualmente, recomienda otras medidas como evitar el uso de sedantes nocturnos, reducir el consumo de sustancias excitantes, hacer ejercicio físico, utilizar ropa cómoda y tener una ingesta de líquidos adecuada.

Es importante tomar consciencia de la importancia de mantener la musculatura pélvica desde la juventud e ir sólo al baño cuando realmente se tienen ganas.

La incontinencia urinaria conlleva consecuencias negativas en la calidad de vida de la mujer, ya que repercuten en aspectos de la vida diaria como el entorno social, físico, sexual, laboral y doméstico. Sus efectos trascienden lo estrictamente médico y afectan al ámbito psicosocial de la mujer. Así que a tomar en cuenta que en algún momento nos puede suceder y evitar padecer esta patología es fundamental, y sí se puede lograrlo sólo con adoptar ciertas medidas y tomar algunas precauciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada