lunes, 12 de septiembre de 2016

Lumbalgia

El dolor lumbar es un síntoma que hasta un 80 por ciento de las personas padecerá al menos una vez en la vida. También una de las principales causas de absentismo laboral entre la población activa.

Las lumbalgias son, en su mayoría, episodios transitorios producidos por lesiones poco importantes, pero existe un porcentaje de ellas que tienen su origen en una patología sistémica grave, que puede incluso poner en peligro la vida del paciente, o ser cuadros de dolor que se prolonguen durante meses o incluso años, produciendo graves trastornos personales, sociales o psicológicos a quien los padece.

Desde el punto de vista clínico y de tratamiento del paciente, clasificaremos las lumbalgias en dos grandes grupos en función de las características del dolor:

1.- Lumbalgia mecánica: el dolor mecánico se relaciona con la movilización, mejora con el reposo, no existe dolor nocturno espontáneo. Puede ser debido a alteraciones estructurales y sobrecarga funcional y postural. Ambas causas referidas a los elementos que forman parte la columna vertebral: cuerpo vertebral, ligamentos, discos vertebrales, musculatura paravertebral.
2. - Lumbalgia no mecánica: el dolor es diurno y/o nocturno, no cede con el reposo, puede alterar el sueño. La gravedad que se esconde detrás de algunos cuadros de lumbalgia se presenta en este grupo clínico.
Este parámetro ayuda a orientar y definir más el cuadro y es de especial interés en las lumbalgias mecánicas, ya que su tratamiento cambia según el tipo de evolución.

L. Aguda: se denomina así a la que dura menos de seis semanas.
L. Subaguda: cuando se sitúa entre seis semanas y tres meses.
L. Crónica: aquella cuyo tiempo de evolución es mayor a tres meses.

TRATAMIENTO. MEDIDAS GENERALES:
Reposo en cama, dura no más de 4-5 días, con movilización temprana.
Disminución de peso en caso de obesidad.
Ejercicios para desarrollar la musculatura lumbar y abdominal.
Actitudes posturales adecuadas.

TRATAMIENTO MÉDICO
Dolor lumbar agudo: Antiinflamatorios: Diclofenaco, Indometacina, relajantes musculares y otros.
Dolor lumbar crónico: El tratamiento inicial es conservador (médico y ortopédico) y, según la evolución, puede derivar en un tratamiento quirúrgico.
TRATAMIENTO QUIRÚRGICO. INDICACIONES
Dolor intenso, duradero o incapacitante
Fracaso del tratamiento médico
Déficit neurológico grave o progresivo
Estenosis espinal grave
Radiculitis adhesiva
Síndrome de la cola de caballo (urgencia quirúrgica)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada