domingo, 9 de octubre de 2016

Lo que debes saber sobre las alergias



¿Cómo se puede distinguir entre una alergia y un resfriado?

Alergia es un término general, existen alergias respiratorias, de piel y conjuntivitis alérgica. En relación a alergias respiratorias es un tanto difícil para los pacientes diferenciarlas de un resfrío común, sobre todo, por la frecuencia con la que los síntomas de ambos cuadros se superponen.

Aunque las características clínicas de estas dos enfermedades se producen cuando el sistema inmunológico del cuerpo reacciona frente a un antígeno (cuerpo extraño), en el caso de resfriados, este cuerpo extraño es un virus, y en alergias, el culpable es generalmente un antígeno habitualmente inocuo o varios.

La sintomatología asociada a resfrío generalmente es más intensa y dura poco en relación a reacciones alérgicas, que suelen ser de menor gravedad y mayor duración.

Una alergia muy rara vez se manifiesta con fiebre, a menos que en su evolución se presente un cuadro gripal. Las secreciones de un resfriado son generalmente más densas, las de alergia suelen ser transparentes. En los cuadros alérgicos son frecuentes el escozor nasal, faríngeo, lagrimeo, congestión, diferentes del resfriado, en este último puede pesentarse también dolor de garganta además de todo lo anterior.

Entonces, es importante distinguir estas dos situaciones clínicas, tomando en cuenta el tiempo de duración, la intensidad de los síntomas y la relación de estos con algún tipo de exposición específica, o época del año.

¿Cuáles son los síntomas más comunes de las alergia respiratorias?

En rinitis: Congestión nasal, prurito (escozor), lagrimeo, estornudos frecuentes y goteo nasal.

Faringitis alérgica: Prurito faríngeo, tos y en algunas ocasiones secreciones frecuentemente transparentes.

Asma: Tos, más intensa por las noches y con el esfuerzo físico, dificultad respiratoria, y sibilancias (pitidos en el pecho), como lo más característico, también puede asociarse secreciones bronquiales transparentes y sin olor, si no está asociada a complicaciones (infección).

¿Cómo se pueden prevenir las alergias?

La polución, el tabaco, los conservantes, colorantes, etcétera, han contribuido a que aumente la incidencia de alergias. Y por supuesto, a que si ésta ya está presente se exacerbe por el contacto con estos potentes alérgenos.

Los hábitos saludables sin duda contribuirían a evitar la aparición de reacciones alérgicas respiratorias y también de piel, aunque no existe una evidencia clara al respecto. El tabaco actualmente es un potencial productor de múltiples enfermedades y también alergia. El polen, especialmente en esta época del año, primavera, está entre los primeros causantes de estas entidades.

El epitelio de las mascotas de la misma manera, pueden producir rinitis, faringitis, asma.

Los pacientes con alergias relacionadas con este tipo de exposiciones pueden reducir sus síntomas sólo evitando el contacto con sus alérgenos específicos.

¿Cuáles son las causas de las alergias de primavera?

Durante la primavera, la principal causa de alergia es el polen, precisamente porque nos encontramos ante una época del año en que las plantas tienden a producirlo con mayor frecuencia y luego lo esparcen a la atmósfera. Además del polen en sí mismo, debemos tener en cuenta que cuando éste se combina con partículas químicas procedentes de la contaminación, se crean a su vez compuestos que podríamos considerar como más complejos, siendo incluso aún más peligroso para nuestro sistema inmunológico.

En una ciudad como Cochabamba que es tan seca, ¿hay más riesgos de tener alergias respiratorias?

El riesgo de alergias respiratorias no sólo está ligado al clima o estación del año. Existen numerosos factores de riesgo que pueden predisponer a padecer alergia, como por ejemplo, la predisposición genética. Probablemente sea uno de los factores decisivos para la aparición de procesos alérgicos, sobre todo en niños, cuando los antecedentes alérgicos afectan a las líneas familiares materna y paterna. En los primeros meses de vida, el niño contacta con la mayoría de alérgenos a los que seguirá expuesto el resto de su vida y debido a la inmadurez de su sistema inmunológico y a la elevada capacidad de absorción de las mucosas respiratoria y también digestiva, es entonces cuando corre el riesgo de quedar sensibilizado.

La susceptibilidad personal en relación a un exceso de producción de IgE, un componente del sistema inmunológico relacionado con alergias. Susceptibilidad racial, las personas de raza blanca tienen más alergias que los africanos, hispanos y asiáticos.

¿Cuál es el tratamiento para las alergias?

Antihistamínicos H1, H2 (antialérgicos), de primera o segunda generación, corticoides cuando los síntomas no ceden al tratamiento de primera línea. Y en casos graves, como anafilaxia o asma grave, situaciones en las que están comprometidas las vías respiratorias, adrenalina (fármaco de uso controlado y siempre bajo supervisión médica).

Este tratamiento es sintomático, habitualmente temporal.

El tratamiento definitivo, que se ha visto disminuye sustancialmente la sintomatología alérgica, reduce el uso de fármacos antialérgicos y en muchas ocasiones cura al paciente, es la Inmunoterapia, vacunas, elaboradas con base a los mismos alérgenos a los que el paciente tiene hipersensibilidad.

¿Existen tratamientos naturales?

Realmente estos tratamientos al igual que los antihistamínicos, corticoides, etc. sólo alivian el cuadro temporalmente.

La miel, el té verde, ortiga, menta, pueden contribuir al alivio de los síntomas alérgicos de la rinitis, pero no curarlos.

¿Qué es la rinitis alérgica?

La rinitis consiste en una inflamación de la mucosa nasal y se caracteriza por síntomas como mucosidad nasal (rinorrea), estornudos, congestión nasal y/o picor nasal. Estos síntomas se presentan generalmente durante dos o más días consecutivos y a lo largo de más de una hora la mayoría de los días. La rinitis alérgica es la forma más frecuente de rinitis no infecciosa y está asociada a una respuesta inmunitaria mediada por IgE ante la presencia de alérgenos.

¿A quiénes afecta principalmente? ¿Cuáles son los factores de riesgo?

La rinitis alérgica es una patología multifactorial, producida por la interacción entre los genes y el entorno. Los hijos de padres alérgicos tienen mayor probabilidad de desarrollar una enfermedad alérgica. Sin embargo, los factores ambientales a los que se exponga la persona acabarán determinando si un individuo presentará o no una rinitis alérgica. La denominada hipótesis de la higiene postula que las infecciones y el contacto antihigiénico podrían ofrecer protección frente a la alergia, mientras que un entorno estéril fomentaría su aparición. La exposición a los alérgenos del entorno, favorece la formación de anticuerpos específicos encargados de las reacciones alérgicas. Así, según el lugar donde se viva o trabaje, los alérgenos responsables de la rinitis alérgica pueden ser diferentes.



LA ESPECIALISTA

Dra. Melina Noelia Nava Gonzáles, es médico especialista en Inmunología y Alergias (Hospital Universitario Central De Asturias – España). Tiene un Post Grado en Educación Superior, trabaja en la Clínica Los Ángeles y es docente de Univalle.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada