martes, 11 de octubre de 2016

¿Qué es la histoplasmosis?



La histoplasmosis es una micosis de origen pulmonar primario, pero que generalmente se disemina a otros órganos, especialmente a los del sistema reticuloendotelial. En la mayoría de los casos la infección pasa desapercibida o se manifiesta por síntomas respiratorios leves. Si se exceptúan los pacientes positivos para el VIH, solo unas pocas personas hacen formas sintomáticas.

La histoplasmosis puede presentarse en forma aguda, subaguda o crónica, de acuerdo al hospedero y al tamaño del inóculo infectante. La enfermedad se adquiere por inhalación de las esporas del agente causal, el hongo dimórfico Histoplasma capsulatum, cuyo hábitat natural son los suelos, especialmente aquellos contaminados con excretas de aves y murciélagos.

El suelo puede estar contaminado hasta una profundidad de 20 cm. Las aves son resistentes a la histoplasmosis y por consiguiente, su relación con el hongo es indirecta. Los hombres y los animales se infectan al disturbar los microfocos donde se encuentra el hongo.

La fuerza de los aerosoles producidos durante el trabajo, así como la concentración de partículas infectantes en el sustrato, determinan la intensidad y la extensión de la contaminación aérea.

La histoplasmosis es más frecuente en ciertas ocupaciones (agricultores, granjeros, constructores, exploradores, etc.) en las que las oportunidades de contacto son mayores.

Antes era considerada una enfermedad rural pero hoy lo es también urbana; más aún, se la considera como una verdadera polución ambiental puesto que el moderno desarrollo urbano, que se hace con base en la utilización de lugares que antes eran bosques, trae consigo la dispersión, por vía aérea y a gran distancia, de las formas infectantes del hongo.

Tratamiento

Por lo general, la histoplasmosis aguda que se presenta en huésped normal no necesita tratamiento específico, salvo los niños de pocos meses que presenten síntomas, tengan adenopatías y megalias o los adultos que continúen enfermos después de 10-12 días y en los cuales debe sospecharse un compromiso del estado inmune.

La anfotericina B es el tratamiento más favorecido para las formas severas en las cuales exista compromiso del SNC, endocarditis y que se manifiesten en pacientes inmunocomprometidos.

Sin embargo, el tratamiento de la histoplasmosis ha experimentado cambios favorables desde la introducción de los derivados azólicos para administración oral, especialmente el itraconazol.

La droga a utilizar, su dosis y frecuencia de administración varían de acuerdo al paciente y al tipo de histoplasmosis.

Fuente: Con datos de Internet

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada