Ultimos Articulos

viernes, 25 de julio de 2014

¿Por qué se produce la fractura de cadera en la edad de oro?

Existen muchos factores que influyen para que un hueso se fracture. Podríamos separarlos en dos grandes grupos, siendo el primero la resistencia del hueso y el segundo, la energía aplicada a este para que se rompa. La resistencia del hueso está determinada fundamentalmente por la masa ósea, es decir la cantidad de hueso de buena calidad, que tiene que ver con la densidad mineral que este contiene. Se estima que en la tercera década de la vida, se llega al máximo nivel de masa ósea, y de ahí en adelante, se pierde paulatinamente hasta la menopausia, en el caso de las mujeres, y sobre los 70 años en los hombres, donde la pérdida es mucho más acentuada. De tal modo que mientras mayor sea la reserva, más resistencia tendrá el hueso al momento de recibir golpes. Las caídas, son un factor esencial en el riesgo de padecer fracturas de cadera, mismas que se producen por la visión defectuosa, falta de equilibrio, etc.

jueves, 24 de julio de 2014

Tras muerte, sube demanda de vacuna contra la influenza

Largas filas de gente esperando su turno para recibir la vacuna contra la influenza se formaron ayer en los centros de salud de la ciudad, un panorama muy distinto al de semanas atrás cuando el interés por la dosis era mínimo. El aumento de casos de gripe y la muerte de una mujer como consecuencia del virus A H1N1 llevó a niños, adultos y a familias enteras hasta los puestos de salud a buscar protección contra el mal.

En algunos centros, como el Elvira Wünderlich, la demanda se triplicó en los últimos días. Hasta la semana pasada se vacunaba un promedio de 30 personas por día, pero desde el lunes el número aumentó a 80. Ayer el trabajo de la enfermera Roxana Chávez y de sus colegas fue aún más intenso; hasta las 10:00 habían vacunado a unas 40 personas y todavía les esperaban unas 30 por atender.

Entre las primeras que fueron atendidas en dicho centro estaba Rossío Alejandra Delgadillo (25), quien acudió temprano acompañada de su madre María Saravia y de su tía, Sandra Lorenza Sáez, que también fueron vacunadas. “Hemos venido casi toda la familia desde Alto San Pedro porque queremos estar protegidos”, indicó Rossío.

En el centro Santa Rosita se vivió una situación similar. Hasta la 10:30 se vacunó a 48 personas y el trabajo continuó durante todo el día. La enfermera María Arteaga indicó que están vacunando unas 100 personas por día. En el centro San Luis, a esa hora, unas 40 personas esperaban su turno para ser atendidas.

La vacuna es para todos

El director del Sedes, Joaquín Monasterio, recordó que todas las personas pueden hacerse vacunar, pues la campaña fue ampliada a toda la población. Según datos del Sedes, de las 250.000 que se pusieron a disposición, se han aplicado hasta la fecha 75.000

Convivir con la enfermedad de Alzheimer

Esta afección neurodegenerativa es parte del envejecimiento patológico. Provoca lesiones irreversibles en el cerebro y es la demencia más común que afecta tanto a hombres como a mujeres.
8 alteraciones COGNITIVAS Y COMPORTAMENTALES

La enfermedad de Alzheimer evoluciona progresivamente y provoca grandes conmociones en la vida de la persona afectada y su familia. Los síntomas, su orden de aparición y la evolución de la demencia varían según los pacientes. En la mayoría de los casos, la enfermedad avanza lentamente. Su duración oscila entre 7 y 10 años, pero puede prolongarse en algunas personas.

memoria

Generalmente, el primer trastorno que aparece en la demencia de Alzheimer son los problemas de memoria episódica, es decir, olvidar los hechos recientes y personales. Durante su evolución, la enfermedad afecta a otras memorias como la de trabajo, la cual permite memorizar datos inmediatos y también la memoria a largo plazo que contribuye a recordar información durante un largo tiempo. Asimismo, se observan alteraciones de la memoria semántica, la cual corresponde a la memorización de conocimientos culturales. En cuanto a la memoria procedural que permite la adquisición progresiva motriz y retención de habilidades, es normalmente la última afectada.

funciones

ejecutivas

Son las funciones implicadas en los procesos de iniciación, planificación, realización y control de las actividades motrices y cognitivas que requieren un nivel alto de integración y las cuales son dirigidas hacia un objetivo preciso. Asimismo, las funciones ejecutivas facilitan la adaptación a nuevas situaciones. En la demencia de Alzheimer, es frecuente observar problemas de categorización y de flexibilidad mental. Por otro lado, también existen trastornos en la resolución de problemas. Además, las pruebas neuropsicológicas destacan una disminución marcada en la capacidad de ignorar o inhibir la información no pertinente.

Lenguaje

Los trastornos de lenguaje, llamados también afasia, son frecuentes en la demencia de Alzheimer. Corresponden a una pérdida parcial o total de la capacidad de comunicar. Estos problemas se desarrollan progresivamente. Empiezan por una reducción del vocabulario, lo que causa una búsqueda de las palabras. Luego, el paciente utiliza las mismas palabras de manera recurrente hasta que su discurso no tenga sentido. En la última fase de la enfermedad, la persona puede perder su capacidad de hablar. Generalmente, la comprensión está más preservada que la expresión. Sin embargo, la capacidad de comprender suele reducirse progresivamente.

orientaciÓN

Al principio de la demencia de Alzheimer, es común que las personas afectadas presenten problemas leves de orientación. Se observan dificultades para ubicarse en el tiempo, es decir, saber en qué año, mes, día de la semana o estación estamos. También suelen aparecer desubicaciones en el espacio como perderse en lugares nuevos y familiares. Desafortunadamente, estos problemas de orientación se acentúan durante la enfermedad. De hecho, los pacientes pueden perderse en su misma calle. Esto suele ser también el origen de algunas desapariciones.

AGNOSIA

Corresponde a la incapacidad de identificar las informaciones del entorno a través de una modalidad perceptiva como la vista, audición o tacto, por ejemplo. La agnosia visual es la más frecuente en las personas afectadas por la enfermedad de Alzheimer. En este caso, los pacientes no reconocen lo que ven. Con la evolución de la demencia, suelen desarrollarse también agnosias táctiles, olfativas y auditivas. En la vida cotidiana, las agnosias suelen estar al origen de actitudes inadaptadas.

APRAXIA

Debido a la evolución de la enfermedad, el paciente suele tener dificultades en ejecutar algunos gestos que ha adquirido durante su vida. Al principio, afecta a acciones complicadas como la escritura. Luego, se produce también en hábitos sencillos como masticar o ingerir alimentos. Este trastorno, llamado apraxia, suele acarrear una gran pérdida de autonomía y puede implicar el requerimiento de una persona para lavar, vestir y alimentar al paciente. Sin embargo, la importancia de la deterioración de estas capacidades es diferente para cada individuo.

TRASTORNOS

AFECTIVOS Y EMOCIONALES

La demencia de Alzheimer suele afectar el humor de las personas. En efecto, los pacientes pueden sufrir de ansiedad, la cual se traduce por un estado de alerta, tensión psicológica y somática que se relacionan con un sentimiento desagradable de miedo o inquietud. También se observa apatía, la cual corresponde a una disminución de motivación y una pérdida de interés. Algunas personas afectadas sufren de irritabilidad y humor inestable, mientras que otras presentan euforia. En algunos casos, generalmente cuando el paciente está consciente de su enfermedad, existen casos de depresión con mucha tristeza, pesimismo y desvalorización.

COMPORTAMIENTO

Los pacientes con esta enfermedad suelen presentar cambios de comportamiento, los cuales pueden manifestarse a través de la agresividad, agitación, trastornos del sueño y/o alimentación, desinhibición, alucinaciones o también conducta motriz aberrante. Los cambios más frecuentes en la demencia de Alzheimer son los trastornos del sueño o alimentación, agitación y agresividad. Generalmente, son causados por una reacción de miedo, amenaza o rebeldía. Nuevamente, cada paciente

reacciona diferentemente a la enfermedad y los cambios de comportamiento suelen depender del nivel de consciencia que la persona tiene de su afección.

La relevancia de un diagnóstico precoz y preciso

//

Isaline Caudron

Máster en Neuropsicología

La demencia de Alzheimer es una enfermedad neurodegenerativa que provoca una pérdida progresiva del funcionamiento cognitivo general y un cambio del comportamiento. Para asegurarse que se trata de esta enfermedad es importante realizar un diagnóstico preciso. Lo más oportuno consiste en ir a un neurólogo o neuropsicólogo. En primer lugar, se efectúa una anamnesis, la cual corresponde a una serie de preguntas que se realizan al paciente para reconstituir los antecedentes médicos, conocer los fundamentos de la queja y los dolores o dificultades que presenta. Luego, se hace una heteroanamnesis que consiste en ejecutar las mismas preguntas al pariente que acompaña al paciente. En el caso de las demencias, es importante conocer el punto de vista del entorno familiar, ya que la persona afectada puede sufrir de anosognosia, la cual es una situación patológica que se puede desarrollar en los pacientes que padecen de problemas neurológicos e impide la percepción de sus déficits funcionales. De hecho, es frecuente que en algunos casos, la persona afectada suela desconocer sus dificultades.

Después de esta serie de preguntas, se realiza una prueba que permite evaluar el funcionamiento cognitivo general del paciente. Según los resultados obtenidos, se efectúa otro conjunto de exámenes neuropsicológicos, los cuales contribuyen a evaluar cada función cognitiva aislada, es decir, pruebas de memoria, atención, funciones ejecutivas, gestos, lenguaje, entre otras. Aunque el examen neuropsicológico suele tener una duración bastante alta y puede ser agotador para el paciente, es esencial para poder realizar un diagnóstico diferencial óptimo. De hecho, solamente con esto es posible darse cuenta de la patología que padece el paciente. Si se trata de una demencia, es importante determinarla, ya que existen un conjunto de diversas patologías demenciales.

Una vez que el diagnóstico de la demencia de Alzheimer está establecido, se propone otra cita con el paciente y los parientes para empezar el tratamiento médico y el acompañamiento. Éste consiste en apoyar tanto a la persona afectada como al entorno familiar para entender la progresión de la enfermedad e intentar mejorar el estilo de vida cotidiano. Asimismo, permite evitar los problemas que acarrea esta afección.

Sin embargo, para poder realizar tanto el examen neuropsicológico como el acompañamiento de manera óptima, es primordial consultar a un médico cuando los primeros signos de la enfermedad aparecen. En efecto, cuando más tiempo se tarda para acudir a un profesional, menos eficaz será el apoyo proveído y la administración de medicamentos, ya que la pérdida cognitiva es progresiva. Por lo tanto, si notas que empiezas a tener dificultades de memoria, cambios de comportamiento, problemas de atención o que un pariente tuyo presenta estos signos clínicos, no dudes en pedir rápidamente una cita a tu médico para poder efectuar un trabajo completo y adecuado. Aunque la noticia del diagnóstico suele ser difícil de aceptar, es mejor poder empezar a recibir ayuda rápidamente y así, evitar mayores dificultades que pueden aparecer con la demencia de Alzheimer.

Contactos: isaline.caudron@gmail.com

martes, 22 de julio de 2014

A,B,C...hepatitis dudas más frecuentes

El nombre de esta enfermedad seguro te resulta muy familiar. Sin embargo, la hubieras padecido o no, hay información importante que tal vez desconozcás por completo.
Carlos Arjona, gastroenterólogo de la Clínica Niño Jesús 1, explicó a Para Ellas lo básico que deberías saber para convivir con la hepatitis

1
¿Qué, cuántas y por qué? La hepatitis no es más que una inflamación del hígado, aclara nuestro experto. Si creías que solo habían tres tipos te equivocás, la Organización Mundial de la Salud reconoce un total de cinco: A, B, C, D y E. Entre las más comunes, es frecuente contraer la A por ingerir alimentos contaminados por heces de personas con el virus; o contagiarse de la B y C por contacto directo con la sangre o los fluidos sexuales de alguien que la presente.

2
Hepatitis A, la primera de la lista Es la más usual en Santa Cruz y la que se puede prevenir y curar con mayor facilidad. Según Arjona, el aseo de las manos y los alimentos es la manera de evitarla. Asimismo, con la debida atención médica es tratable en un periodo de 15 a 30 días, a diferencia de la B y C, que se prolongan de 3 a 6 meses, en caso de que no se hagan crónicas y permanezcan en tu organismo. De suceder esto la enfermedad se puede controlar con antivirales, pero no ser eliminada del todo y acompañarte toda la vida.

3
Los signos y síntomas de cada una. A simple vista los ojos y piel amarillos, el cansancio, las náuseas y vómitos pueden delatar la presencia de esta afección aunque muchas veces la B y C presentan pocos o ningún síntoma. Por eso Arjona sugiere salir de dudas a través de un examen de sangre durante los controles médicos anuales, ya que el tratamiento oportuno evita complicaciones que pueden derivar en lesiones o cáncer en el hígado.

4
Donantes de sangre. No todas las personas que la padecieron están necesariamente excluidas de la lista de donantes de sangre. Según nuestro especialista si exámenes específicos comprueban que te curaste de un cuadro de hepatitis A, podés donar. No sucede lo mismo si sos portadora crónica del virus B o C.

5
Mujeres embarazadas y lactancia. No hay estudios científicos que determinen que un bebé puede contraer el virus A, B o C por la leche materna de una madre infectada. Ante las dudas, Arjona indica que hay médicos que por ello la llegan a prohibir del todo.

Muere en Santa Cruz la primera víctima de gripe A

El Servicio Departamental de Santa Cruz (Sedes) ha confirmado el deceso de la primera víctima mortal a causa la influenza A H1N1en lo que va de este año. De acuerdo al informe, la persona fallecida, de sexo femenino (38), no contaba con la vacuna y tenía una enfermedad de base en el corazón.

La víctima mortal de la influenza A H1N1 falleció la semana pasada en la ciudad de Santa Cruz. Tras el deceso, el Sedes realizó las pruebas y ha confirmado los síntomas de la influenza en la mujer.

Aumentan los casos de influenza

En el departamento de Santa Cruz, en lo que va del año, se han confirmado 136 casos de influenza, en 2013 a esta fecha el Sedes solo tenía reportado 38 casos positivos de influenza A H1N1.

Posibles casos de coqueluche ponen en alerta a autoridades en salud

El ministro de Salud, Juan Carlos Calvimontes, informó ayer que existen 20 casos de posible coqueluche que se habrían registrado los últimos días en nuestro país. Este hecho obligó a evaluar los casos para definir posturas.

La autoridad sanitaria informó que existen denuncias de niños que hayan fallecido, por tanto el Ministerio de Salud se encuentra efectuando un proceso de investigación, sin embargo, hasta que no se demuestre el cien por ciento de la realidad de esta enfermedad no se van a emitir informes preliminares.

Por ello, Calvimontes sostuvo que se realizará un protocolo de prevención epidemiológica, en caso que se verifiquen los supuestos casos de coqueluche.

COQUELUCHE EN BOLIVIA

El Programa Ampliado de Inmunizaciones (PAI), en caso de la coqueluche la tendencia secular decreciente se halla en relación directa con las coberturas de vacunación, utilizando DPT en el período 1979 - 2000 y pentavalente en el período 2000-2010, en menores de un año con el esquema de 3 dosis: 2, 4 y 6 meses y a partir del 2010 se incluyeron dos dosis de refuerzo a los 18 meses y a los cuatro años.

LA ENFERMEDAD

La tos ferina o coqueluche es una infección bacteriana aguda de las vías respiratorias causada por la bacteria “bordetella pertussis” que se transmite infectando a otro.

Tiene un período de incubación de entre siete a diez días, dentro de este período la persona desarrolla síntomas catarrales, incluida la tos. Las distintas fases de la enfermedad (catarral, convulsiva y de convalecencia) pueden durar de uno a varios meses.

ORGANIZACIÓN PANAMERICANA DE SALUD

Según datos que sostiene la Organización Panamericana de la Salud, la tos ferina o conocida comúnmente cómo coqueluche son las primeras causas de morbilidad y mortalidad infantil con un estimado de 50 millones de casos y 300.000 defunciones anuales a nivel mundial.

La tasa de letalidad en países en desarrollo puede llegar hasta un cuatro por ciento en los lactantes menores de 12 meses. En América, el número total de casos anuales registrados oscila entre 20.000 a 30.000.

Investigarán denuncia de rebrote de coqueluche

El Ministerio de Salud recibió en los últimos días la denuncia de 20 casos de rebrote de coqueluche en el país, enfermedad que habría desembocado en la muerte de menores de edad, por lo que esta cartera de Estado investigará la veracidad o no de estos casos.

El ministro del área, Juan Carlos Calvimontes, dijo que ante estos presuntos casos de coqueluche en el país se activaron los “protocolos” de prevención epidemiológica para determinar si se reactivó esta enfermedad.

“Hay denuncias de que algunos niños hayan podido fallecer por esta enfermedad que es la coqueluche, estamos en un proceso de investigación, mientras tanto no se demuestre el 100 por ciento con todos los estudios que se deben realizar, no podemos afirmar”, explicó la autoridad en Salud a los medios de comunicación.

La coqueluche es una enfermedad infecciosa que se caracteriza por una profusa tos que incluso puede llegar a la asfixia, las complicaciones pueden incluir el compromiso de todo el sistema nervioso en general.

La enfermedad aparentemente estaba ausente en brote masivo desde el año 2000 luego de realizar campañas de vacunación en todo el territorio nacional para reducir sus cifras. Los síntomas de este mal son: fiebre, dificultad respiratoria que puede desencadenar en fallas respiratorias y la muerte.