Ultimos Articulos

miércoles, 20 de agosto de 2014

El estómago hace ruido por hambre

Cuando se está más tiempo sin comer del que se debería y el estómago está vacío, comienza una cascada de reacciones químicas en el cuerpo que provocan respuestas fisiológicas.

El ruido se debe básicamente al movimiento de los gases y líquidos a través del tracto intestinal debido a los movimientos del mismo, conocidos como movimientos peristálticos que provocan ruidos muy audibles en el exterior, pues al estar vacío el tracto digestivo, el sonido se propaga mucho mejor.

En condiciones óptimas de salud, estos ruidos y movimientos son normales y consecuencia de los procesos digestivos y de los mecanismos de limpieza intestinales. Cuando se acumulan gases en exceso, estos movimientos los van dirigiendo poco a poco hacia su punto de salida natural.

Cuando se lleva más tiempo sin comer del que se debería y el estómago está vacío hay una cascada de reacciones químicas en el cuerpo que provocan respuestas fisiológicas que indican que es necesario comer.

Así, se liberan hormonas encargadas de despertar la sensación de hambre, estimulando impulsos nerviosos que envían una señal al cerebro. Éste lo primero que hará será enviar la orden de “limpiar” los intestinos, asimilando los últimos restos de comida que quedan. Para esto, se activan y se contraen los músculos del intestino, aumentando los movimientos peristálticos.

Vigilantes ante el ébola Todo lo que hay que saber sobre la epidemia

Conocer cómo se propaga, los síntomas y cuál es el protocolo que debe ser ejecutado al detectar un caso son factores fundamentales para la prevención de la Enfermedad del Virus del Ébola (EVE).

La expansión letal del virus en África occidental ha puesto en alerta a todos los países del mundo después de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró "emergencia de salud pública de importancia internacional" y otros organismos advirtieran que el avance imparable podrá ser controlado en un tiempo mínimo de seis meses.

La OMS pidió recientemente a las naciones de América estar vigilantes y prepararse ante la potencial introducción del virus.

La preocupación global se debe a que la EVE, aunque no se transmite vía aérea, tiene una alta tasa de letalidad, de hasta el 90 por ciento. Es una de las infecciones más virulenta del mundo.

Bolivia también se ha sumado aunque aún la población no conoce mucho sobre la enfermedad y cómo se la previene.

El director de Servicios de Salud del Ministerio de Salud, Rubén Colque, explicó que el Gobierno tomó como primera medida instruir el control en los aeropuertos y durante viajes aéreos. Indicó que para identificar a una persona con la Enfermedad del Virus del Ébola se debe analizar los síntomas, su historia de viaje y con quiénes tuvo contacto.

El Ministerio reparte cartillas sanitarias con datos sobre la sintomatología y cuál es protocolo en caso de que se detecte a una persona que podría padecer el mal. Los pasajeros están en la obligación de informar al asistente de vuelo para que se comunique al piloto y éste a la torre de control. El posible portador de ébola, tras aterrizar su avión, debe ser conducido a una unidad médica aeroportuaria establecida específicamente para atender esta enfermedad.

Una segunda fase del protocolo exige que los centros médicos cuenten con lugares aislados para recibir a los enfermos y contar con todo lo requerido para la atención como trajes especiales. Colque indicó que en este tema han estado trabajando los Servicios Departamentales de Salud. Agregó que la vigilancia también debe hacerse en las fronteras terrestres.

El virus y la enfermedad

El ébola se transmite por contacto directo con la sangre, fluidos corporales y tejidos de animales o personas infectadas.

Los pacientes gravemente enfermos requieren cuidados intensivos. Las personas que están en mayor riesgo de infección durante un brote son los trabajadores de salud, familiares y otras que estuvieron en contacto cercano con personas enfermas y pacientes fallecidos.

El virus se detectó por vez primera en 1976 en dos brotes simultáneos ocurridos en Nzara (Sudán) y Yambuku (República Democrática del Congo). La aldea en que se produjo el segundo de ellos está situada cerca del río Ébola, que da nombre al virus, según datos difundidos por la OMS.

El género Ebolavirus es, junto con los géneros Marburgvirus y Cuevavirus, uno de los tres miembros de la familia Filoviridae (filovirus) y comprende cinco especies distintas.

Transmisión

La OMS explica que el virus se introduce en la población humana por contacto estrecho con órganos, sangre, secreciones u otros líquidos corporales de animales infectados. En África se han documentado casos de infección asociados a la manipulación de chimpancés, gorilas, murciélagos frugívoros, monos, antílopes y puercoespines infectados que se habían encontrado muertos o enfermos en la selva.

Posteriormente, el virus se propaga en la comunidad mediante la transmisión de persona a persona, por contacto directo (a través de las membranas mucosas o de soluciones de continuidad de la piel) con órganos, sangre, secreciones, u otros líquidos corporales de personas infectadas, o por contacto indirecto con materiales contaminados por dichos líquidos.

Las ceremonias de inhumación en las cuales los integrantes del cortejo fúnebre tienen contacto directo con el cadáver también pueden ser causa de transmisión. Los hombres pueden seguir transmitiendo el virus por el semen hasta siete semanas después de la recuperación clínica.

La infección del personal sanitario al tratar a pacientes con EVE es frecuente cuando ha habido contacto estrecho y no se han observado estrictamente las precauciones para el control de la infección.

Signos y síntomas

La EVE es una enfermedad vírica aguda grave que se suele caracterizar por la aparición súbita de fiebre, debilidad intensa y dolores musculares, de cabeza y de garganta, lo cual va seguido de vómitos, diarrea, erupciones cutáneas, disfunción renal y hepática y, en algunos casos, hemorragias internas y externas. Los resultados de laboratorio muestran disminución del número de leucocitos y plaquetas, así como elevación de las enzimas hepáticas, dice la OMS.

Los pacientes pueden contagiar el virus mientras éste esté presente en la sangre y las secreciones.

El periodo de incubación (intervalo desde la infección hasta la aparición de los síntomas) oscila entre 2 y 21 días.

Diagnóstico

De acuerdo con los protocolos sanitarios, antes de establecer un diagnóstico de EVE hay que descartar el paludismo, la fiebre tifoidea, la shigelosis, el cólera, la leptospirosis, la peste, las rickettsiosis, la fiebre recurrente, la meningitis, la hepatitis y otras fiebres hemorrágicas víricas.

Las infecciones por el virus del ébola sólo pueden diagnosticarse definitivamente mediante distintas pruebas de laboratorio.

Colque explicó que en Bolivia no hay laboratorios que puedan realizar el test, por lo que si hubiera la necesidad de hacer análisis de muestras de potenciales enfermos con ébola éstas tendrían que ser enviadas a Estados Unidos o Canadá.

Las muestras de los pacientes suponen un enorme peligro biológico, y las pruebas tienen que realizarse en condiciones de máxima contención biológica.

Prevención y tratamiento

No hay vacuna contra la EVE. Se están probando varias, pero ninguna está aún disponible para uso clínico.

Los casos graves requieren cuidados intensivos. Los enfermos suelen estar deshidratados y necesitan rehidratación por vía intravenosa u oral con soluciones que contengan electrólitos. Tampoco hay ningún tratamiento específico, aunque se están evaluando nuevas opciones.

A falta de un tratamiento eficaz y de una vacuna humana, la OMS resalta que la concienciación sobre los factores de riesgo de esta enfermedad y sobre las medidas de protección que las personas pueden tomar es la única forma de reducir el número de infecciones y muertes humanas.

Agrega que los mensajes educativos de salud pública para reducir los riesgos deben centrarse en varios factores y no descuidar ninguno de ellos a la hora de ejecutar medidas concretas de prevención.

Los Mecanismos de detección deben ser efectivos

En un escenario como el actual en países de América, en el que lo mas probable es la introducción de pocos casos, es importante que los mecanismos de detección, a fin de evitar la diseminación posterior del ébola, sean muy sensibles.

Los mecanismos deben actuar de manera que ante la menor sospecha de que un individuo pueda estar infectado se reporte esta situación a las autoridades de salud pública y a la comunidad internacional, aconseja la OMS.



El historial de viaje y de contactos son claves

Para la identificación de un caso importado de infección por el virus, dice la OMS, se deberá tomar en cuenta tanto las manifestaciones clínicas, la historia de viaje y la de exposición reportada por el paciente u obtenida a través de la investigación epidemiológica.

La detección de estos eventos inusuales de salud posiblemente asociados con la introducción del ébola puede ocurrir en diferentes puntos por lo que es importante que el personal en todas las áreas esté debidamente capacitado e informado.



El sistema de salud tiene que estar preparado para la atención de casos

Debido a que los pacientes con sintomatología compatible con la Enfermedad del Virus del Ébola pueden ser detectados en diferentes niveles de atención del sistema de salud o en los puntos de entrada al país, los casos sospechosos deberán ser manejados aplicando las precauciones estándares para el control de infecciones de la OMS.

El paciente debe ser transferido y manejado en un establecimiento de salud designado el cual debe cumplir con las siguientes características: condiciones para el aislamiento por contacto; provisión adecuada de equipos de protección personal y personal de salud capacitado en prevención y control de infecciones.

Idealmente, dice la OMS, se deberá mantener a los pacientes en habitaciones individuales; en caso de que esto no sea posible, se deberá colocar a estas personas separadas aunque estén en una misma habitación.

El país deberá considerar el contar con un número de establecimientos de salud preparados para una emergencia, según su administración geográfica y administrativa.

martes, 19 de agosto de 2014

¿Por qué la diabetes produce caspa?


Altos niveles de glucosa estimulan las glándulas sebáceas en el cuero cabelludo. Imagen: DICYT

Al respecto, María Teresa Guillot Cárdenas, especialista en dermatología del Hospital General Regional No. 12 del IMSS, señala que, de 35 a 80 por ciento de los pacientes diabéticos padece dermatitis seborreica.

Por la glucosa elevada se origina una condición inflamatoria que causa un cambio en los vasos sanguíneos, que en este caso estimula las glándulas sebáceas, es decir, se produce exceso de grasa en el cuero cabelludo.

Además, el estado inflamatorio de esta área brinda las condiciones propicias para el incremento del hongo Pityrospo-rum ovale, causante de la caspa y que requiere de ambientes húmedos, pero que no haya sol y viento para su proliferación. En cuanto el microorganismo se instala utiliza la grasa del cuero cabelludo como alimento y tiende a reproducirse rápidamente en pocos días, manifestándose con pequeñas escamas blancas.

En los hombres es más común debido a la acción de las hormonas masculinas, que generan mayor cantidad de grasa en la piel, y en quienes usan frecuentemente gorras o sombreros. Los casos se incrementan; en el caso de las chicas, el abuso de geles para el peinado y que se recojan el cabello húmedo favorece la aparición y permanencia del hongo productor.

Existen dos tipos de caspa: seca y gruesa. La primera es la más frecuente y se presenta con escamas finas y secas que se desprenden fácilmente y ocupan toda la piel cabelluda que ocasiona comezón moderada; la caspa grasa presenta escamas más grasosas, espesas y amarillas, se localizan preferentemente en la parte frontal de la cabeza y pueden llegar a formar placas que ocasionan comezón intensa.

La doctora Guillot Cárdenas puntualiza que la dermatitis seborreica es una en-fermedad multifactorial que puede tener origen endógeno a través de factores genéticos, estrés, mala nutrición, tipo de piel grasosa, alcoholismo o incluso ciertos medicamentos. Entre las causas externas se encuentran los cambios ambientales que estimulan la producción de grasa por la piel, como ciertas actividades deporti-vas, malos hábitos higiénicos y dietéticos, y el uso excesivo de cremas grasosas.

Asimismo, hace hincapié en que la cas-pa no es contagiosa, como muchas perso-nas creen, y que se puede transmitir por contacto directo de una persona a otra o por medio de peines u otros artículos per-sonales.

Sin embargo, sí requiere de control me-diante tratamiento para combatir la derma-titis seborreica con productos de base médica que contienen ácido salicílico, se-lenio, azufre, ketoconasol, termibitafina y ciclopiroxolamina en gel. Si el grado de afectación es severo, es necesario un me-dicamento oral, como emirasoles, esteroi-des y termibinafina oral.

La especialista asegura que en nuestros días la gente es más consciente de que la caspa es un problema médico, por lo que es causa frecuente de consulta.

Finalmente, la doctora Guillot Cárdenas aclara que la dermatitis seborreica puede desaparecer con el tratamiento, pero que si no se controlan los factores que la de-sencadenan puede volver a aparecer; por ello la persona con diabetes debe cuidar en todo momento sus niveles de glucosa y no faltar a las indicaciones de su médico. (Agencia ID).

Fuente: Agencia Iberoamericana para la difusión de la tecnología (DICYT).

CIENCIA - Wikipedia.

lunes, 18 de agosto de 2014

Eclampsia y preeclampsia son principales causas de muerte materna

En el Hospital de la Mujer, un promedio de seis casos de mortalidad materna se registraron por complicaciones durante el embarazo por la eclampsia y preeclampsia, según informó el director del nosocomio Gustavo Marconi.

En este hospital se atienden alrededor de 5.000 partos al año, de estos 3.000 son normales y 2.000 cesáreas, este último es un número muy elevado porque al nosocomio llegan en su mayoría pacientes de gravedad y con principios de preeclampsia y otros que llegan a eclampsia.

En embarazos con peligro de desarrollar preeclampsia, se produce vasoconstricción e incremento del tono vascular que posteriormente provoca hipertensión y lesión de las células de la sangre (glóbulos rojos y plaquetas).

La causa de la preeclampsia es desconocida, aunque conocemos perfectamente la secuencia de las distintas alteraciones, que produce en distintos órganos, como la elevación de la presión, que debe ser diagnosticada por personal médico especializado

Los síntomas pueden ser cefalea, dolor de estómago, incremento excesivo de peso, valores de tensión arterial superiores a 140/90 y si se analiza la orina se detecta la presencia de proteínas.

En tanto, la eclampsia está motivada por la hipertensión durante el embarazo y es la fase grave de la preeclampsia. Se caracteriza por la presencia de convulsiones y estados de coma, que son los síntomas con que se diferencian la eclampsia de la preeclampsia.

Prueban con éxito fármaco contra Chagas en Bolivia

Un nuevo medicamento contra el mal de Chagas fue probado exitosamente en Bolivia y se aplicará a más pacientes en distintos países, informó la Iniciativa Medicamentos para Enfermedades Olvidadas (DNDI, por sus siglas en inglés).
Se trata del fexinidazol, un fármaco que estaba en desuso desde la década de los años 80, informó AP. La DNDI anunció en el Congreso Internacional de Parasitología (Icopa) celebrado en México el "lanzamiento de un estudio farmacológico de fase dos, ya con pacientes” para probar el medicamento.
El estudio de fase dos con fexinidazol como monoterapia para pacientes en etapa crónica se realizó en Bolivia para probar la eficacia y seguridad del fármaco, informó la organización en un boletín de prensa.
"Hemos obtenido grandes beneficios del estudio, el cual nos proporcionó los conocimientos técnicos que necesitábamos para impulsar este ensayo clínico”, dijo el director de la organización Bernard Pécoul.
La DNDI es una organización no lucrativa dedicada a la investigación y desarrollo de medicamentos para enfermedades olvidadas, que afectan sobre todo a los más pobres en el mundo como la leishmaniasis, Chagas, malaria entre otras.
De las ocho millones de personas afectadas por el Chagas, solamente el 1% tiene acceso a tratamientos. En 21 países de Latinoamérica hay 100 millones de personas en riesgo de enfermar por Chagas y en Bolivia se calcula que hay un millón de bolivianos con el mal que causa enfermedades cardiacas infecciosas y la muerte por parásitos.

17 enfermos de ébola huyen de un centro tras un saqueo

Hombres armados, que aseguraban que no hay ébola en Liberia, atacaron un centro de aislamiento de enfermos del virus en Monrovia, la capital, provocando la huida de 17 pacientes.
"Forzaron las puertas y saquearon el centro. Todos los enfermos huyeron, afirmó Rebecca Wesseh, una testigo del incidente ocurrido en la noche del sábado al domingo.
Su declaración fue confirmada por varios habitantes y por el secretario general de los Trabajadores de Sanidad en Liberia, Georges Williams. Éste dijo que un total de 29 enfermos de ébola estaban aislados en el centro.
Los pacientes seguían tratamientos preliminares antes de su evacuación a un hospital. "Todos habían dado positivo en los tests de ébola”, dijo Williams, que explicó que nueve murieron, sin precisar cuándo ni tampoco cuántos enfermos huyeron tras el ataque.
Según Wesseh, los individuos, en su mayoría jóvenes, armados con porras, entraron por la fuerza en este centro de aislamiento instalado en un colegio de un suburbio de Monrovia.
Los asaltantes invadieron el lugar gritando: "Ellen (Johnson) Sirleaf (presidenta de Liberia) está arruinada. Quiere dinero, no hay ébola” en Liberia, explicó la testigo, quien dijo que también los enfermeros huyeron.
El colegio atacado había sido escogido recientemente por las autoridades sanitarias para aislar a las personas que presentaban síntomas de la fiebre hemorrágica ébola.
El barrio donde se encuentra el centro es considerado como uno de los epicentros de la epidemia en la capital. "Les dijimos que no instalaran el centro aquí, pero los funcionarios no nos escucharon. Que se vayan a construirlo a otra parte. No creemos en este asunto del ébola”, afirmó un habitante del lugar que pidió no se revelara su nombre.

Desde principios de año, la epidemia, la más grave desde la aparición de la fiebre hemorrágica en 1976, dejó 1.145 muertos.

Caso negativo
Negativo Los exámenes médicos realizados en España a la primera persona presuntamente infectada por el virus ébola desde la muerte del misionero a principios de agosto en Madrid dieron negativo.
Confirmación "Los resultados de las muestras analizadas por el Instituto de Microbiología han dado negativo al virus de ébola”, informó ayer el departamento sanitario de la región de Valencia.
Prevención Los médicos aislaron al paciente, de origen nigeriano, el sábado en el hospital alicantino de Sant Joan ante el riesgo de la presencia de este virus.

domingo, 17 de agosto de 2014

La odisea del médico que fue en busca del ébola

En septiembre de 1976, un paquete con una botella térmica azul y brillante llegó al Instituto de Medicina Tropical de Amberes, en Bélgica.

Trabajando en el laboratorio ese día estaba Peter Piot, un científico de 27 años y graduado de la escuela de medicina, empleado como pasante de microbiología clínica.

"Era una botella normal y corriente como la que usarías para mantener el café caliente", recuerda Piot, ahora director de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres.

Pero ese termo no llevaba café, sino algo totalmente diferente. Entre unos cuantos cubitos de hielo había varias muestras de sangre y una nota.

La nota estaba firmada por un doctor belga; venía desde Zaire, la actual República Democrática del Congo, y explicaba que la sangre era de una monja, también belga, que había caído enferma de una misteriosa condición sin identificar.

Este raro paquete había viajado desde la capital, Kinshasa, en un vuelo comercial, de la mano de uno de los pasajeros.

"Cuando abrimos la botella observamos que uno de los tubos estaba roto y la sangre se mezclaba con el agua descongelada de los cubitos de hielo", afirma Piot.

Él y sus colegas no eran conscientes del peligro que estaban corriendo: la sangre contenía un virus desconocido y mortal. (...)

Piot sabía de la seriedad de Margburg, pero tras hablar con expertos del mundo entero tuvo confirmación de que lo que veía en el microscopio no era Marburg: era algo distinto, algo nunca visto.

"Es difícil de describir pero lo que sentí fue un entusiasmo increíble", afirma Piot. "Había una sensación de privilegio: era un momento de descubrimiento".

Hasta Amberes llegaron las noticias de que la monja de la que procedía la sangre, que estaba bajo cuidado de un doctor en Zaire, había muerto.

El equipo también supo de otros que habían enfermado del misterioso mal en un área remota del norte del país –los síntomas incluían fiebre, diarrea y vómitos, seguido de sangrado y posteriormente la muerte.

Dos semanas después, Piot, que nunca había estado en África, embarcaba en un vuelo hacia Kinshasa. "Fue un vuelo nocturno y no pude dormir. Estaba muy entusiasmado por ver el continente por primera vez, por investigar este virus y por parar la epidemia".

EL HORROR

El viaje no terminó en Kinshasa –el equipo tuvo que viajar al centro del brote, un pueblo en el bosque tropical, unos 1.000 kilómetros más al norte.

Cuando aterrizaron en Bumba, un puerto en el punto más al norte del río Congo, el miedo que rodeaba la misteriosa enfermedad era tangible. Incluso los pilotos no se querían quedar demasiado, ya que mantuvieron los motores en marcha durante la descarga. No tardaron mucho en irse.

"No tuve miedo. Las ganas de parar la epidemia podían con todo. Habíamos oído que había mucha más gente muriendo que lo que habíamos pensado inicialmente y queríamos ponernos a trabajar en seguida", dijo Piot.

Pero todavía quedaba camino por recorrer. El destino final del equipo era el pueblo de Yambuku, a unos 120 kilómetros de Bumba, el lugar de aterrizaje.

En Yambuku había una antigua misión católica –había un hospital y una escuela que llevaban un grupo de monjas y sacerdotes, todos belgas. (...)

La belleza de Yambuku ocultaba el horror que azotaba a los que allí vivían.

Cuando Piot llegó, las primeras personas que conoció fueron un grupo de monjas y un sacerdote que se habían retirado a una casa de huéspedes y establecido su propio cordón sanitario -una barrera utilizada para prevenir la propagación de la enfermedad.

Había un cartel en el cordón, escrito en el idioma local lingala, que decía: "Por favor no entres, cualquiera que cruce puede morir."

La llegada de Peter Piot a Yambuku

"Ya habían perdido a cuatro de sus colegas debido a la enfermedad", recuerda Piot del momento en que llegaron a la misión en Yambuku. "Estaban rezando y esperando la muerte". Piot saltó el cerco y les dijo que el equipo les ayudaría y que detendrían la epidemia. "Cuando uno tiene 27 está lleno de confianza", dice Piot.
El misterio del contagio del virus

La prioridad del equipo de Piot era detener la epidemia, pero primero el equipo debía averiguar cómo el virus pasaba de persona a persona -por aire, por la comida, por contacto directo o transmitida por insectos.

"Tuvimos que empezar a hacer preguntas. Fue realmente como una historia de detectives", dice Piot.

3 Preguntas para entender la epidemia

Piot y su equipo se hicieron tres preguntas para entender la epidemia. La primera fue: ¿Cómo evolucionó la epidemia? Saber cuándo cada persona contrajo el virus dio pistas sobre qué tipo de infección era.

Procedencia de las personas infectadas

La segunda pregunta que se planteó Piot fue: ¿De dónde vienen las personas infectadas? El equipo visitó todos los pueblos de los alrededores y registró el número de infecciones. Y la tercera: ¿Quién se infecta? El equipo descubrió que más mujeres que hombres contrajeron la enfermedad y, sobre todo, mujeres de entre 18 y 30 años de edad.