Ultimos Articulos

viernes, 1 de mayo de 2009

Epidemia. Ahora se llama AH1N1. El número de casos confirmados en el mundo asciende a 236

La Organización Mundial de la Salud (OMS) cambió la denominación de gripe porcina por gripe AH1N1 tras reconocer que el virus se está convirtiendo en humano, mientras no deja de expandirse.
“La razón por la cual decidimos dejar de usar el nombre de gripe porcina es porque el virus está en el proceso de convertirse en un virus de gripe humana", aseguró el director adjunto de la OMS, Keiji Fukuda.
“Estábamos recibiendo informes de que en algunos lugares los cerdos estaban siendo sacrificados, y eso no está bien. Los animales no son los culpables de lo que está ocurriendo”, confirmó el director. El funcionario internacional explicó que recibieron quejas de algunas instituciones internacionales, como el Fondo para la Agricultura y la Alimentación de Naciones Unidas (FAO), y que, además, eran conscientes de que las asociaciones de criadores de cerdos estaban reclamando por los perjuicios ocasionados por la relación establecida entre los animales y la enfermedad.
Fukuda explicó que en sustitución de la denominación original, se estaban barajando varios nombres, la mayoría con relación a un área geográfica específica, “lo que estaba creando una gran confusión, y decidimos poner un nombre que no cree estigma para nadie".
Por todas estas razones, la OMS decidió llamar al virus Haemaglutinin 1 Neuraminidase 1 (H1N1), que es la definición de la gripe estacional, y añadirle una A porque es nuevo, y porque esta letra designa el tipo de virus que tiene el potencial de convertirse en pandemia.
Según los datos con los que cuenta la agencia de la ONU, el número de personas infectadas con el virus de la gripe AH1N1 asciende ya a 236 personas. Este significativo aumento desde los 148 casos contabilizados en el último balance se debe, sobre todo, a que México está verificando numerosas infecciones en laboratorios.

Conozca más sobre este mal

¿Qué es la gripe porcina? Es una infección respiratoria aguda y muy contagiosa de los cerdos, causada por alguno de los varios virus gripales de tipo A de esa especie. El virus se transmite entre los cerdos a través de aerosoles, por contacto directo o indirecto, y a través de cerdos portadores asintomáticos. Durante todo el año se producen brotes en esos animales, pero la incidencia es mayor en otoño e invierno en las zonas templadas. Muchos países vacunan sistemáticamente a sus cabañas de cerdos contra este tipo de enfermedad.

¿Cómo se expande en humanos? La mayoría de los casos se producen cuando las personas entran en contacto con animales infectados o con objetos contaminados que están entre los puercos y los seres humanos. Los cerdos pueden contraer influenza humana y aviaria. Cuando los virus de la gripe de diferentes especies infectan a los puercos, las cepas pueden mezclarse dentro del animal y
formar nuevos virus combinados. Los puercos pasan los virus mutados nuevamente a las personas y entonces puede iniciarse la transmisión de humano a humano. El contagio entre las personas sucedería de la misma manera que en el caso de la gripe estacional, por entrar en contacto con algo contaminado con el virus y luego tocarse la boca o la nariz, o a través de los estornudos y la tos.

¿Cómo se manifiesta? Los síntomas de la gripe porcina en las personas son similares a los de la influenza estacional: fiebre repentina, tos, dolor muscular y fatiga extrema. La nueva cepa también parece generar más diarrea y vómitos que la gripe común.
¿Hay vacunas para el hombre? No hay una vacuna para proteger a los humanos de esta gripe. La vacuna contra la gripe estacional ayudaría a brindar protección parcial frente a la cepa porcina H3N2, pero no contra los virus H1N1 que están circulando actualmente.

¿Qué medicamentos hay para el tratamiento? En algunos países se dispone de antivíricos contra la gripe estacional, y esos medicamentos permiten prevenir y tratar eficazmente la enfermedad. Hay dos tipos de fármacos: los adamantanos (amantadina y rimantadina) y los inhibidores de la neuraminidasa (oseltamivir y zanamivir). Los virus obtenidos a partir de los casos humanos recientes de gripe porcina registrados en Estados Unidos eran sensibles al oseltamivir y el zanamivir, pero resistentes a la amantadina y la rimantadina. Bolivia está haciendo las gestiones para la adquisición de los medicamentos.

¿Se puede comer carne de cerdo? Sí. No hay datos que demuestren que la gripe porcina pueda transmitirse al hombre a través de la carne de cerdo u otros productos derivados de éste que se hayan manejado y preparado adecuadamente. El virus de la gripe porcina se destruye a temperaturas de 70 ºC, lo que corresponde a las condiciones recomendadas para cocinar la carne de cerdo y otras carnes.

¿Qué hacer si tengo contacto habitual con porcinos? Aunque no hay indicios claros de que los casos humanos actuales de infección por la gripe porcina estén relacionados con eventos presentes o pasados de síndromes gripales porcinos, sería aconsejable reducir al mínimo el contacto con cerdos enfermos y notificar esos animales a las autoridades veterinarias correspondientes. En cualquier contacto con animales es esencial el respeto de unas buenas prácticas de higiene, y ello es especialmente importante durante las manipulaciones propias del sacrificio y las operaciones posteriores, para evitar la exposición a los agentes patógenos. Ningún animal que haya muerto de enfermedad debe someterse al procedimiento de matanza. Hay que atenerse a los consejos que dicten las autoridades competentes.

¿Cómo puedo protegerme del contagio de la nueva gripe de personas infectadas? Para protegerse, aplique las medidas generales de prevención de la gripe: evite el contacto directo con personas de aspecto enfermizo o que tengan fiebre y tos. Lávese las manos con agua y jabón líquido a menudo y concienzudamente. Lleve una buena higiene de vida, es decir, duerma bien, coma alimentos nutritivos y manténgase físicamente activo. En caso de presentar algún malestar evite la automedicación y acuda al centro de salud. Procure evitar los lugares de gran concentración humana.