miércoles, 7 de diciembre de 2016

Parasitosis, el riesgo de comer fuera de casa



El consumo de comida fuera de casa es cada vez más común, los puestos de venta proliferan, pero ¿se corre el riesgo de contraer enfermedades?, sí, según datos oficiales, en al menos el 70% de los casos, el comprador puede contagiarse de algún parásito porque no se cumplen las normas de venta de alimentos.

El promedio de manipuladores de alimentos con algún parásito o enfermedad sube cada año, para esta gestión, la tendencia muestra que más del 70% de las personas encargadas de preparar alimentos o de venderlos tiene al menos un tipo de parásito. ¿Qué se puede hacer?

En primer lugar, de acuerdo con la responsable de Salud Ambiental del Servicio Departamental de Salud (SEDES) Chuquisaca, Elsa Ortega, al menos 2.000 centros o puestos de comida no están registrados en sus oficinas, por lo que no tienen una certificación de que cumplan con los requisitos mínimos para vender o preparar alimentos.

A esa gran cantidad de centros de venta fantasmas, se suma el hecho de que el 75% de los manipuladores de alimentos, es decir aquellos que venden productos o los cocinan, –según datos finales 2015 que se mantienen en tendencia en lo que va de esta gestión– sufren de algún tipo de parásito o de enfermedades más delicadas, como la sífilis.

De acuerdo con la normativa vigente, los manipuladores no pueden continuar con la venta de sus productos hasta que terminen su tratamiento de manera adecuada, pero ¿cómo se controla eso? con el carnet de manipulador que extiende el SEDES a quienes cumplen con el estado de salud adecuado para dedicarse a ese rubro.

El problema es que una gran parte de los vendedores no cumple con la norma de exhibir su carnet de manipulador o ni siquiera se registra en el SEDES, como se advierte a diario en las calles y en la ausencia de registros de todos los centros de comida en instancias oficiales.

Según Ortega, sin embargo, parte de la responsabilidad y de la solución, está en los consumidores y compradores, ya que si ellos exigirían que se les muestre el carnet de manipulador y en caso de que los vendedores no lo tengan, desistiría de comprar sus productos, motivaría a que los comerciantes se preocupen por obtener ese documento y en cumplir con todo lo requerido para evitar la transmisión de enfermedades, es decir, que la venta se realice con la indumentaria adecuada, en lugares desinfectados y limpios, y con el aplicación de medidas de prevención, lo que tampoco se pide cumplir cuando se compra comida, sostiene.

En 2014, el promedio porcentual de personas infectadas con parásitos era del 65%, empero, para 2015 las cifras aumentaron al 75% y esta gestión se estima que se repita ese mismo porcentaje ya que mantiene la misma tendencia que la pasada gestión, según el informe del SEDES.

La mayor parte de las parasitosis además son a causa de contagio a través de materia fecal, por lo que los manipuladores de comida las contrajeron a través de pequeños restos que quedaron en sus alimentos y es así como pueden contagiarlas a otras personas.

Estas parasitosis provocan diarreas, fiebres y problemas gastrointestinales causando varias molestias en las personas o incluso provocando la muerte en el caso de los niños pequeños, a los que un cuadro diarreico puede provocar una seria deshidratación y pérdida de defensas.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), en un informe detallado sobre las muertes a causa de enfermedades de transmisión alimentaria, publicado en 2015, advierte que más del 34% del total de muertes por enfermedades de transmisión alimentaria se producen en niños menores de cinco años de edad, pese a que ese grupo etario representan únicamente el 9% de la población mundial.

El informe detalla que la contaminación de alimentos con virus, parásitos, toxinas y químicos produjo la muerto de hasta 600.000 millones de personas en todo el mundo, arrojando un promedio de que casi una de cada diez personas en el mundo, se enferma luego de consumir algún alimento contaminado.

Cada daño, en América se enferman 77 millones de personas, de las que más de 9.000 mueren. Del total, 31 millones son niños menores de cinco años de edad, de los que más de 2.000 fallecen a causa de enfermedades diarreicas principalmente (95%), indica el informe de la OMS.

Derechos y deberes

¿A qué tienen derecho los consumidores?

Según la Ley 453 denominada “General de los derechos de las usuarias y los usuarios y de las consumidoras y los consumidores”, los usuarios y consumidores tiene derecho a recibir productos o servicios en condiciones de inocuidad en resguardo de su salud e integridad física.

¿A qué están obligados los proveedores?

Los proveedores deben suministrar productos o servicios de manera inocua, con calidad y seguridad, y son responsables del riesgo o daño que causen a la salud e integridad física de los consumidores.

¿Cómo se deben vender los productos alimenticios?

Los vendedores o manipuladores deben tener mandiles, gorros para alejar el cabello, guantes y barbijos, además de utensilios limpios y espacios adecuados para los productos y la actividad que realizan.

¿Cómo se sabe que un manipulador de alimentos está en condiciones saludables para vender?

El carnet de manipulador de alimentos certifica que el vendedor está en buen estado de salud o que concluyó su tratamiento para vender alimentos. Este documento debe ser exhibido siempre.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada