viernes, 9 de septiembre de 2016

¿Qué hacer si tu niño sufre una contusión?

Tu hijo puede sufrir un golpe en la cabeza en muchas situaciones: haciendo deporte en equipo, jugando, o por meterse en un sitio donde no debe. Pero el golpe podría ser más fuerte de lo habitual, y generarle una lesión en el cerebro. Te contamos cómo proceder (y cómo no), si ocurre.

Golpes que a veces no se ven

El cerebro está formado por un tejido suave y rodeado de fluidos espinales, que a su vez está contenido en un fuerte cráneo. Así, este órgano puede moverse e incluso golpearse allí dentro. Pero si lo hace muy fuerte, los vasos sanguíneos y nervios podrían lesionarse, causando una contusión, detalla el sitio KidsHealth, de la Fundación Nemours.

El problema es que muchos padres –sin dudas, con buena intención- exagerarían los cuidados posteriores al golpe, de tal forma, que podrían generar más daños que curas, como encontró una encuesta de UCLA Health publicada recientemente.

"En el pasado, había una tendencia a subestimar la importancia de las contusiones. Pero hoy, muchos padres van demasiado lejos en la otra dirección, más allá de sus buenas intenciones y pueden, sin darse cuenta, complicar la recuperación de su hijo”, señaló el neurólogo pediátrico, Christopher Giza, en el comunicado de prensa de la institución.

Despertarlos, ¿buena idea?

Así, la encuesta reveló lo que se temía: de los 569 padres consultados a lo largo y a lo ancho del país, un 77% (3 de 4), dijo que despertaría a su hijo por la noche para checar si está bien luego de una contusión.

Es que, muchos pensaban que si dejaban dormir a su hijo luego de tal golpe, podrían no notar una inflamación en el cerebro. Y si bien es esencial e impostergable llevarlo a una evaluación médica inmediatamente luego de la lesión, despertarlo en medio de la noche aún una semana después del incidente, podría dañarlos más que ayudarlos, como dijo Giza.

Mejor dejarlo dormir, y otras medidas a tomar

Una vez que el médico ha determinado que el niño está bien, sería bueno alentarlo a que duerma, indicó Giza, ya que esto ayudaría a que su cerebro se cure más rápidamente. Despertarlo cada dos horas podría alterar su humor, memoria y niveles de energía, concluyó, y enumeró otras medidas importantes para la recuperación:

No debería volver a hacer deporte enseguida, pero debe mantenerse activo. Algo de ejercicio aeróbico, como sacar a pasear al perro, pequeñas escaladas o usar una bicicleta fija, sería beneficioso para él. Estar activo lo ayudará a olvidarse de sus síntomas y sentir cierta "normalidad” otra vez.

Deja que siga su vida social. Los niños suelen sentirse muy cómodos cuando están rodeados de gente, por lo que aislarlos totalmente de sus amigos no sería aconsejable.

No le quites por completo sus dispositivos electrónicos. Ya que esto podría llevar a otros conflictos como depresión, ansiedad y cambios en el apetito.

Qué hacer inmediatamente luego de una contusión

Si está haciendo deporte, debe detenerse de inmediato y ser llevado a un médico para su revisión, indica KidsHealth. Muchos se recuperarían dentro de una semana sin secuelas.

Si luego del golpe tiene uno de estos síntomas, llévalo de inmediato a emergencias:

Pérdida de conciencia.
Dolor de cabeza fuerte.
Visión borrosa.
Problemas al caminar.
Confusión y decir cosas sin sentido.
Discurso arrastrado.
Falta de respuesta cuando le hablas.

Y recuerda, si tu niño se golpea, consultar inmediatamente a un médico, así como preguntarle cualquier duda que te genere este tema.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada