lunes, 25 de abril de 2016

La contaminación desencadena alergias y enfisemas pulmonares

La contaminación atmosférica puede provocar enfermedades que antes eran atribuidas solamente al uso del tabaco, por ejemplo, el enfisema pulmonar, advirtió el neumólogo de la Caja Nacional de Salud (CNS) Víctor Hugo García.

El médico señaló que cada vez hay más evidencias científicas de que el aire contaminado, generado por el humo de los vehículos, produce la denominada enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), especialmente en las ciudades donde los niveles de contaminación son elevados.

La contaminación se agrava en invierno en Cochabamba, debido a que el valle se encuentra encerrado entre montañas y hay poca ventilación para despejar los contaminantes.

García agregó que en la época invernal, los contaminantes generados por los vehículos se mantienen casi en la superficie, por lo que la gente está más en contacto con estos gases.

La salud de las personas que tienen enfermedades crónicas, como los mineros o fumadores, puede empeorar a causa de la contaminación atmosférica, especialmente en la época invernal.

¿Es posible que la contaminación atmosférica produzca cáncer?

El neumólogo asegura que existe la posibilidad, pero aclara que la contaminación ambiental no es necesariamente una causa del cáncer pulmonar, “sin embargo, tampoco se puede descartar”.

García precisó que hoy en día la principal causa de cáncer pulmonar es el tabaquismo y no se habla, todavía, mucho de los contaminantes.

ALERGIAS

Los contaminantes que generan los vehículos (que funcionan con gasolina, diésel o gas natural) producen enfermedades alérgicas respiratorias como el asma y la rinitis.

La alergóloga Nelva Guillén explicó que estas afecciones son activadas por la contaminación que producen no solamente los vehículos sino también las fábricas y las quemas de terrenos de cultivo.

Los contaminantes provocan la inflamación de la mucosa de la nariz, lo que desencadena los síntomas de la alergia que son la tos, la falta de aire y el cansancio rápido, además de la producción de flema abundante.

La inflamación ocasiona que el bronquio se vaya cerrando a tal punto que el aire no ingresa ni sale del organismo. El desenlace puede ser fatal: la muerte del paciente si no recibe atención oportuna.

EL ASMA

La alergóloga Nelva Guillén puntualizó que antes se diagnosticaban en forma errónea las alergias y se las confundía con resfríos comunes.

Por ejemplo, si un niño se resfriaba con bastante frecuencia (cinco o seis veces al año), su entorno pensaba que el pequeño no tenía defensas o era demasiado enfermizo.

“Estos niños que se resfriaban de manera muy continua son ahora los adultos que sufren de asma, porque el problema de la nariz ha pasado al pulmón”, explicó Guillén.

Y como Cochabamba es una de las ciudades más contaminadas de Bolivia, los padecimientos por alergia se incrementan.

RIESGO DE MUERTE

Guillén advirtió que la contaminación atmosférica puede llevar a la muerte de la persona, especialmente a los pacientes que sufren de enfermedades crónicas como son las alergias y la silicosis.

“Si nos centramos en los pacientes alérgicos, estos pueden tener crisis asmáticas con muerte inminente, porque el bronquio se va inflamando de a poco y cuando se respira una ola de contaminantes, hace que el bronquio se cierre y es difícil abrirlo”.

Los pacientes con asma deben saber reconocer cuando tienen una crisis y actuar en consecuencia. Si bien es difícil controlar la contaminación atmosférica, la alergóloga recomienda el lavado de la nariz por lo menos tres veces al día.

Un consejo drástico para los pacientes que sufren de asma es que se muden a un lugar menos contaminado.

Otra alternativa es acudir periódicamente al médico para el control de rutina y evitar que el asma se agrave.

A largo plazo

* Los pulmones son el blanco de la contaminación en el organismo porque el aparato respiratorio está en contacto directo con el medio ambiente, explicó el neumólogo de la Caja Nacional de Salud Víctor Hugo García.

* Una persona respira casi todo el tiempo contaminantes, los gases que emiten los vehículos en las calles y el humo en su fuente de trabajo y en su domicilio.

* Las enfermedades por efecto de la contaminación no se desencadenan de manera inmediata, sino que se presentan a largo plazo, dependiendo del tiempo que una persona esté expuesta a los contaminantes.

* En el área rural, por ejemplo, las mujeres estaban antes muy expuestas al humo de los fogones a leña.

Las alergias

* La alergia es una reacción exagerada del organismo humano al tomar contacto con determinadas sustancias, denominadas alérgenas, como el polen de árboles, pastos, malezas, moho, polvo, ácaros, excremento de cucarachas; caspa y epitelio de animales, entre algunos.

* Entre los síntomas de la alergia se pueden señalar los siguientes: Ojos llorosos, lagrimeo, enrojecimiento y picor (conjuntivitis alérgica); la urticaria, eccema, picor, sarpullido (dermatitis); los estornudos, congestión nasal y picor (rinitis alérgica); el asma y las inflamaciones (aparato respiratorio).

* La alergóloga Nelva Guillén recomienda a las personas que sufren de alergias limpiar el polvo de sus hogares con trapo húmedo y evitar que las mascotas ingresen en los dormitorios y que no duerman dentro de la casa.

Recomendaciones OMS

* Un informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS) destaca la urgente necesidad de reducir las emisiones del carbono negro, el ozono y el metano.

* Disminuir las emisiones de los vehículos a través de la implementación de estándares sobre emisiones altas y eficiencia, pueden reducir el carbono negro y otros co-contaminantes de combustibles fósiles, así como también mejorar la calidad del aire.

* Políticas e inversiones para priorizar el tránsito rápido de transporte colectivo como autobuses y trenes, así como la promoción de la seguridad de los peatones y la creación de ciclovías pueden promover beneficios, como la seguridad en el transporte activo y la reducción en los riesgos a la salud derivados de la contaminación atmosférica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada