domingo, 3 de abril de 2016

La polución causa enfermedades respiratorias y cardiovasculares

El neumólogo Alfredo Maldonado Rossetti habla sobre las consecuencias de la contaminación en la salud.

Un informe de la OMS da cuenta que cada año mueren al menos siete millones de personas en el mundo.

La contaminación atmosférica tiene efectos nocivos en las vías respiratorias, pero también en el aparato cardiovascular, especialmente en uno de los grupos más vulnerables, el de las personas mayores de 65 años.

El neumólogo Alfredo Maldonado Rossetti señaló que una de las consecuencias de la contaminación se observa en la inflamación persistente de las vías respiratorias, que además de causar tos y expectoración aumentadas, produce obstrucción a nivel broncopulmonar.

Si la contaminación atmosférica es muy elevada, la defensa de los pulmones disminuye debido a que los macrófagos (células del sistema inmunitario encargadas de la limpieza) “están englobando” las partículas extrañas que ingresan a los pulmones.

En casos extremos, la persona que se encuentra en medio de una elevada contaminación puede sufrir disminución de su lucidez e incluso requerir hospitalización.

POBLACIÓN VULNERABLE

Maldonado, quien fue catedrático de Neumología en la Universidad Mayor de San Simón, confirmó que entre la población más vulnerable a la contaminación atmosférica están los niños pequeños (menores de cinco años) y los ancianos, pero además los pacientes que presentan afecciones crónicas como insuficiencia respiratoria, en especial por asma bronquial o por enfermedad del tabaquismo (enfermedad pulmonar obstructiva crónica).

“Los enfermos graves cardíacos o de cualquier otra índole son víctimas de agravación y que requieren, muchas veces, hospitalización”, apuntó.

Este extremo es confirmado por un informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que señala que “los nuevos datos revelan un vínculo más estrecho entre la exposición a la contaminación atmosférica en general y las enfermedades cardiovasculares, como los accidentes cerebrovasculares y las cardiopatías isquémicas, así como entre la contaminación atmosférica y el cáncer.

El reporte añade que las nuevas estimaciones de la OMS no solo se deben a un conocimiento más amplio de las enfermedades provocadas por la contaminación atmosférica, sino también a una mejor evaluación de la exposición humana a los contaminantes atmosféricos gracias a mediciones y tecnología más avanzadas. Ello ha permitido a los científicos analizar más pormenorizadamente los riesgos para la salud a partir de una distribución demográfica más amplia que incluye ahora las zonas rurales, además de las urbanas.

“Limpiar el aire que respiramos impide el desarrollo de enfermedades no transmisibles y además reduce los riesgos de enfermedad entre las mujeres y los grupos vulnerables, como los niños y los ancianos”, según la OMS.

La organización mundial advierte que las mujeres y los niños pobres pagan un alto precio por la contaminación del aire de interiores puesto que pasan más tiempo en sus casas respirando el humo y el hollín de las cocinas de carbón y leña.

AGUDOS Y CRÓNICOS

Los principales contaminantes, según el neumólogo Alfredo Maldonado, se pueden clasificar en dos: agudos y crónicos.

Los contaminantes agudos son aquellos producto de los incendios, que no son tan frecuentes en el medio debido a que hay menor cantidad de oxígeno, pero sí se da en los días posteriores a San Juan.

En tanto que la contaminación ambiental crónica se expresa principalmente por las emisiones de gas por parte del parque automotor, que se ha incrementado en los últimos años en forma exponencial.

En los hogares, el principal contaminante sigue siendo el producido por el tabaco, en las ciudades, y en el área rural el uso de los fogones de leña en ambientes estrechos, principalmente en el altiplano.

Los principales agentes contaminantes ambientales, según el neumólogo, son las partículas sólidas, que pueden tener diferentes tamaños. Las más importantes y nocivas son las que tienen una dimensión de menos de 10 micras, pero las más lesivas llegan a ser aquellas que tienen menos de 2.5 micras porque son capaces de ingresar al fondo de los alveolos pulmonares.

Junto con las partículas sólidas, que se denominan internacionalmente PM, están los óxidos de nitrógeno y los óxidos de azufre.

Los efectos

• El Foro Cochabambino sobre Medio Ambiente y Desarrollo (Focomade) señala que el efecto tóxico de la contaminación depende de la concentración del contaminante y el tiempo de exposición.

• Una cartilla elaborada por Focomade como parte de un programa piloto para los colegios señala que el monóxido de carbono reduce el transporte de oxígeno en la sangre y advierte que la exposición prolongada es letal.

• El material particulado (PM10) se aloja en los pulmones, genera daño en los tejidos y produce asma.

• La exposición al plomo reduce la capacidad de filtración en los riñones, afecta al desarrollo del feto en mujeres embarazadas y es un potencial cancerígeno.

Muertes

• Uno de los últimos informes de la Organización Mundial de la Salud (OMS) da cuenta de que al menos siete millones de personas mueren (una de cada ocho del total de muertes en el mundo) como consecuencia de la exposición a la contaminación atmosférica.

• Esta conclusión, según una nota de prensa de la OMS, confirma que la contaminación atmosférica constituye en la actualidad, por sí sola, el riesgo ambiental para la salud más importante del mundo.

• En el caso de las Américas, se estima que hubo en 2012 cerca de 131 mil muertes vinculadas a los efectos de la contaminación ambiental, en países de bajos ingresos, y 96 mil personas murieron por esa causa en naciones con altos ingresos de la región.

Propuestas

• El neumólogo Alfredo Maldonado Rossetti propone que las autoridades del municipio consoliden los puntos de parada del transporte masivo con el fin de evitar que los vehículos frenen a cada paso para recoger pasajeros.

• Asimismo, recuerda la necesidad de disponer de transporte masivo para las rutas troncales.

• Pide a las autoridades elaborar normas para sancionar a los conductores de vehículos que estacionen en lugares prohibidos, por ejemplo en doble fila, porque provocan congestionamiento y mayor quema de combustibles.

• Incluir en la currícula escolar la educación vial para que los niños aprendan, desde pequeños, las normas de tránsito que están vigentes.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada