jueves, 12 de abril de 2012

Enfermos renales, en riesgo por fallas en la infraestructura

Sólo 10 de 23 camas de la unidad están en buen estado y las máquinas son obsoletas.

Paredes quebradas, humedad, rajaduras, camas en mal estado... El descuido es evidente en la unidad de Hemodiálisis del Hospital de Clínicas, en La Paz. Así, la vida de 80 pacientes que acuden a diario a sus sesiones de diálisis se encuentra en peligro.
Durante un recorrido de La Prensa por el nosocomio, se constató que hay 23 camas, de las cuales sólo 10 están en buen estado y las demás son deficientes porque no tienen sus accesorios completos y deben ser sujetadas por sillas. En cada turno establecido —mañana, tarde, noche y trasnoche—asisten 20 enfermos cada día para someterse a las sesiones.
La molestia. Edwin Cutili, un paciente que sigue el tratamiento en el nosocomio, señaló que el tema de bioseguridad no se cumple en el hospital, a pesar de que en gestiones anteriores, los enfermos solicitaron a la Dirección de la unidad la refacción de los ambientes y la implementación de nuevos de equipos médicos e insumos.
“Hace un año atrás que pedimos ayuda y el problema data de hace más de cinco. Los ambientes no son adecuados para la unidad y mucho menos para un hospital de tercer nivel como éste”.
Recordó que hace dos semanas se contaminó el agua ultrapurificada que se usa en el tratamiento de los enfermos, lo que puso en riesgo la vida de los pacientes. “El agua tiene un tratamiento especial de purificación y resulta que ese día no cambiaron las membranas y las sales correspondientes, lo que produjo la contaminación, y eso nos afectó”.
Ante esa situación, seis enfermos fueron internados, ya que presentaron reacciones adversas.
OTROS PROBLEMAS. Un especialista de la unidad, quien pidió mantener su identidad en reserva, indicó que de las 23 máquinas de hemodiálisis que hay en el centro hospitalario, tres no funcionan, a pesar de que éstas son de reserva, es decir que cuando una de las 20 máquinas tiene un desperfecto debería ser reemplazada por una de esas tres.
“Así no se puede trabajar, e incluso la mayoría de las máquinas son bastante antiguas. Las reparaciones demoran una semana”.
El especialista pidió a las autoridades que trabajen para mejorar la situación de la unidad.

“El personal nos trata bien e incluso dobla sus turnos, lo único que nos preocupa es la carencia de insumos y equipos médicos”.
Gerald Conlley, / PACIENTE DE HEMODIÁLISIS

EN PRINCIPIO, LAS SESIONES DE hemodiálisis SoN una experiencia DESAGRADABLE PORQUE son interrumpidas frecuentemente por alarmas durante LAS CUATRO HORAs QUE DURAn, SEGÚN explica UN PACIENTE DE LA UNIDAD DE HEMODIÁLISIS.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada