domingo, 17 de julio de 2016

60 por ciento de complicaciones respiratorias tiene que ver con asma no diagnosticado

El asma es una de las enfermedades respiratorias más comunes a nivel mundial. Cochabamba al tener un alto grado de contaminación hace que las personas que nacen con la predisposición a desarrollar la enfermedad puedan hacerlo de manera más rápida.

Así lo asegura el neumólogo de la Caja Nacional de Salud, Víctor García, quien señala que el 60 por ciento de los pacientes que presenta complicaciones respiratorias termina diagnosticándose con asma.

El alto porcentaje se debe a que las personas desarrollan la enfermedad más rápido por condiciones mediambientales como el aire contaminado, la exposición al humo del cigarro y las infecciones respiratorias, propias de esta estación del año.

García indica que el diagnóstico no es muy fácil de realizar y que en algunos casos la enfermedad se confunde con un resfrío o una tos.

Sin embargo, cuando los resfríos se presentan por más de tres semanas y en varias ocasiones del año se debe sospechar de la enfermedad y hacer los exámenes correspondientes.

Uno de los principales síntomas que tiene la enfermedad es un silbido en el pecho. Cuando el paciente y el médico escuchan este silbido se puede diagnosticar la enfermedad.

“Por ejemplo que el paciente nos diga que las personas se resfrían cada vez, es una llamada de atención, una alarma. No hay por qué resfriarnos tanto. No hay resfríos mal curados, una persona no puede resfriarse cada vez. Si eso ocurre probablemente es asma”, indica.

Otro dato importante es que estas personas tengan familiares con asma o síntomas parecidos.



¿QUÉ ES EL ASMA?

Es una enfermedad crónica del sistema respiratorio que hace que las vías respiratorias se hinchen y se estrechen provocando dificultad para respirar, presión en el pecho y tos especialmente en horas de la noche o la mañana.

En nuestro medio son dos tipos de asma los más frecuentes: el asma persistente y el intermitente.

El asma persistente es el que necesita ser tratado diariamente.

En el asma intermitente los síntomas aparecen durante todo el año, y en el asma intermitente solo se presentan en momentos determinados, dos o menos veces por semana. En este último caso, las crisis de asma o exacerbaciones suelen ser breves y, entre una crisis y la siguiente el paciente permanece asintomático.

Cuando la enfermedad ya está más avanzada desencadena en un asma crónico, donde los síntomas son continuos. Las crisis o reagudizaciones son muy frecuentes y graves y los síntomas nocturnos son prácticamente diarios.

Otros tipos de asma pueden surgir debido a distintas situaciones como el ocupacional, donde las crisis se desencadenan por la exposición a sustancias químicas del lugar de trabajo, como polvo de madera, metales, compuestos orgánicos, resinas plásticas, entre otros.

La actividad física también puede hacer que desencadene el asma. Los síntomas se presentan mientras el paciente realiza ejercicio, o poco tiempo después de finalizar la actividad física.

El asma estacional es el que empeora en primavera o finales de verano por el polen de las plantas, principalmente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada