domingo, 3 de julio de 2016

Tres tipos de conjuntivitis afectan a los niños

La temporada de invierno que viene acompañada de vientos e infecciones respiratorias es oportuna para que la conjuntivitis ataque a los ojos de los más pequeños de la casa.

Esta afección que puede ser de tipo bacteriana, viral o alérgica afecta a los niños que están en contacto con la tierra y se llevan las manos a los ojos.

La enfermedad hace referencia a la inflamación de la conjuntiva, el tejido fino y transparente que cubre el interior del párpado y la parte blanca del ojo. Esta inflamación hace más visibles los vasos sanguíneos, lo que le da al ojo un color rosado o rojizo.

La oftalmóloga Sandra Mendoza Albornoz explica que la enfermedad de tipo bacteriana se da cuando se lleva microbios y bacterias a los ojos. Otra causal es la tierra.

La de tipo viral se presenta por lo general cuando hay un cuadro de infección respiratoria. Una gripe o resfrío en el que el ojo se irrita y presenta lagrimeo y sensación de disconformidad. Si se reinfecta se puede convertir también en bacteriana.

La conjuntivitis tipo alérgica se da como una respuesta inmunitaria, porque la persona afectada tiene alergias al excesivo viento, al aire frío, a los cambios de temperatura, al sol y a la luz. Se presenta con escozor y ardor acompañado de lagrimeo.

Para evitar la enfermedad se debe tener una buena actitud de limpieza, medidas higiénicas y constante lavado de manos. Evitar estar en lugares con mucha tierra, además usar gorras y gafas polarizadas en casos de viento.

“En los niños la enfermedad es bastante frecuente porque les gusta estar en lugares abiertos, jugar con las mascotas y no hay una cultura de lavado de manos”, menciona.

Entre los síntomas de la enfermedad están los ojos rojos, enrojecimiento o inflamación de la parte blanca del ojo o del interior del párpado.

Aumento en la cantidad de lágrimas, ojos o pestañas con lagañas, mayor sensibilidad a la luz y sensación de tener arena en los ojos, picazón y ardor.

Algunos niños pueden experimentar visión borrosa que desaparece al parpadear o limpiarle la secreción. La conjuntivitis nunca se asocia con una visión borrosa o una disminución de la visión constante.
Colirio y compresas

Para el tratamiento

El tratamiento de la conjuntivitis depende del tipo de la afección.

En el caso de la bacteriana se trata con un antibiótico denominado colirio en gotas que se debe aplicar entre siete y diez días.

En el caso de la conjuntivitis viral, uno de los tratamientos más rápidos y efectivos es el de las compresas frías, indica la oftalmóloga Sandra Mendoza. Cuando se presentan las conjuntivitis alérgicas también se puede tratar con corticoides unas dos veces al día para disminuir el escozor y ardor de los ojos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada